09:13 GMT +312 Diciembre 2018
En directo
    Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México

    Indígenas mexicanos esperan que López Obrador frene abusos en sus territorios

    © REUTERS / Gustavo Graf
    Entrevistas
    URL corto
    Víctor Flores García
    0 0 0

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Las comunidades indígenas de México esperan que el nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador frene los abusos perpetrados por megaproyectos de explotación de recursos naturales, dijo a Sputnik el coordinador del programa Territorio, Derechos y Desarrollo del centro de análisis Fundar, Edmundo del Pozo.

    "El desafío de las condiciones que viven las comunidades indígenas que luchan por la defensa de sus territorios procede de un conjunto de políticas de corte neoliberal, de apertura a inversiones extranjeras, que han profundizado el modelo de extracción agresiva de sus recursos naturales", dijo el experto en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

    El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en vigor hace casi 25 años, "la ley minera de los años 1990, la reforma agraria y la reciente reforma energética, flexibilizaron el marco legal para autorizar un conjunto de actividades legales sobre el uso del territorio de las comunidades, donde se implementan 950 megaproyectos en las industrias extractivas en todo el país", dijo Del Pozo.

    Los gobiernos anteriores autorizaron más de 24.700 concesiones para proyectos mineros que afectan 20 millones de hectáreas, indicó.

    "Esos proyectos se implementan en gran parte del territorio de comunidades indígenas, de los cuales más del 60% son canadienses", indicó Del Pozo, autor de libros y ensayos sobre políticas públicas y filosofía del derecho.

    El equipo de transición del próximo Gobierno ya tuvo acercamientos con autoridades de Canadá, sin embargo el programa de las próximas autoridades no contiene un rechazo tajante a la minería y la explotación petrolera.

    Te puede interesar: "Impacto ambiental de mineras y petroleras es zona opaca en México"

    No obstante, actores del próximo gabinete, como el encargado de la Comisión de Desarrollo Indígena, Adolfo Regino Montes, anunció que "se van a revisar todas las concesiones para la explotación de recursos naturales", matizó el investigador.

    En efecto, Montes hizo ese anuncio y la creación del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.

    "Lo que estamos viendo es un proyecto de ordenación que es una apuesta muy seria a la explotación de gas y petróleo, con la proliferación de termoeléctricas y energía hidroeléctrica", acotó el experto.

    Del Pozo observa un cambio importante en ese enfoque, dado que el principal impulso no estará centrado en las inversiones extranjeras.

    Sigue aquí: Disminuye actividad industrial en México debido a la caída en el sector minero y petrolero

    Al declarar la urgencia de extraer más hidrocarburos fósiles, el próximo presidente enfatiza que "el Estado asumirá la rectoría de la industria energética con el nuevo proyecto de nación", prosigue el especialista.

    En la producción petrolera, las comunidades indígenas observan con satisfacción que López Obrador haya descartado claramente la tecnología de fractura hidráulica (fracking) desarrollada en el estado de Texas (sur de EEUU) para la producción de gas de esquisto (shale).

    "Nos hemos posicionado claramente junto con las comunidades en la Alianza Mexicana Contra el Fracking para que esa declaración del presidente electo se traduzca en una prohibición legal, porque actualmente la petrolera estatal Pemex ya la utiliza", dijo Del Pozo.

    Por ejemplo, los grupos indígenas que protestan contra el uso de esta técnica en el central estado de San Luis Potosí, por el uso intensivo de los mantos acuíferos que implica.

    Persecución de las comunidades

    Por la resistencia a la explotación agresiva de los recursos naturales se cometen múltiples asesinatos y hechos de violencia contra las comunidades, perpetrados por funcionarios estatales y privados.

    "En muchos lugares se ha vulnerado y criminalizado a las personas que defienden el territorio contra la visión extractivista de los recursos naturales, eso no cambiará de la noche a la mañana", apuntó Del Pozo.

    El más reciente informe anual de Global Witness sobre defensores de derechos humanos indica que al menos 207 personas fueron asesinadas en el mundo por defender los derechos humanos, su tierra y el ambiente el año pasado.

    "En México, la situación empeoró respecto de 2016, pasando de tres a 15 personas defensoras asesinadas durante 2017; y 13 de estas 15 personas pertenecían a comunidades indígenas que defendían sus territorios ancestrales", indica el informe.

    La apuesta de las nuevas autoridades aún persiste en mantener los megaproyectos, pero con la meta de redistribuir la riqueza, abatir la desigualdad y la pobreza y proteger los derechos a la autonomía.

    "No es sencillo aplicar esa visión, todavía hay que resolver el problema de la violencia, poner un alto a los conflictos en los territorios y saber de dónde saldrán los recursos necesarios para los programas sociales comprometidos en ese nuevo modelo de desarrollo", advierte Del Pozo.

    El problema no es solo la promesa del respeto al Estado de derecho y de consulta a las comunidades, "un anhelo creíble del próximo presidente, sino del respeto a la autodeterminación indígena sobre los territorios, el derecho a definir su propio modelo de su desarrollo", comentó.

    Por ejemplo, "podría haber conflictos en la implementación de los 25 grandes proyectos estratégicos", anunciados por López Obrador, como el gran corredor transístmico en el sur del país, que incluye un ferrocarril para conectar el Golfo de México con las costas del Pacífico.

    Los pueblos indígenas quieren que se discutan otro tipo de alternativas, con proyectos de menor escala, según Del Pozo.

    "La apuesta debería ser discutir un nuevo modelo con toda la sociedad civil, y no solo los 25 o 30 megaproyectos de infraestructura" que serán el eje del próximo Gobierno, recomendó.

    Te puede interesar: Minera de Canadá quiere explotar oro y plata en México sin permisos

    Finalmente, Del Pozo consideró positivas algunas señales de diálogo de cara al escepticismo de movimientos indígenas rebeldes, como los zapatistas del sureño estado de Chiapas, que rechazan colaborar con el nuevo Gobierno.

    Por otra parte, la apuesta de López Obrador podría entrar en tensión con proyectos comunitarios de menor escala, cooperativos y domésticos, para construir un modelo de energías renovables más accesible.

    Para ello habría que abandonar la lógica de los grandes megaproyectos y minería a cielo abierto, y renunciar a la construcción de grandes parques eólicos que han sido rechazados por las comunidades.

    Sigue aquí: Un estudio demuestra que los pueblos originarios cuidan mejor la Tierra

    Las comunidades indígenas y movimientos ambientalistas presentaron a López Obrador 10 propuestas para proteger la riqueza natural de México, con un mecanismo para garantizar el abastecimiento de agua y determinar precios justos.

    La propuesta contempla proteger de la explotación comercial al menos el 30% de los mares mexicanos; fortalecer el ordenamiento ecológico de las áreas naturales protegidas; alcanzar una tasa cero de deforestación y reducir el 36% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y proteger el patrimonio natural de las ciudades.

    También plantean que para 2024 el 35% de las energías generadas sean limpias, así como mitigar el impacto de los megaproyectos con un enfoque ambiental transversal en un sistema nacional de planeación democrática.

    Además: "En 2024 México ya no utilizará carbón para la generación eléctrica"

    Esos son los dilemas del nuevo Gobierno que comenzará el 1 de diciembre, de cara a los 68 pueblos indígenas de México. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    México apuesta a que un 35% de su energía sea renovable en 2018
    México espera inversiones energéticas por $200.000 millones para las próximas décadas
    Etiquetas:
    pueblos indígenas, Andrés Manuel López Obrador, México