En directo
    Economía
    URL corto
    0 14
    Síguenos en

    La nueva compañía gestionará los negocios de la nube, pero estará dirigida desde Irlanda. El entramado societario obedece a una arquitectura fiscal para pagar los menos impuestos posibles. Pero la próxima entrada en vigor en el país ibérico de la llamada 'tasa Google', podría desbaratar este esquema.

    Con el nombre Google Cloud Spain SL y con un capital social de un millón de euros, el objeto de su negocio es "la compra, importación, exportación, comercialización, venta, en calidad de distribuidor o por cualquier otro medio, de servicios de almacenamiento en la nube, así como de todos los materiales, productos, sistemas informáticos (hardware y software)", según consta en el Registro Mercantil.  

    Se da la coincidencia de que su administrador, Paul Terence, es también el director de Google Cloud Emea Limited, su socio único y con sede en Irlanda. No sucede otro tanto con Google Spain SL, la filial creada en España en 2003 encargada de la comercialización de la publicidad online, que tiene como dueña a la matriz de la compañía tecnológica con sede en EEUU. En cualquier caso, el negocio que genera esta última se refactura a través de Irlanda.

    Es decir, este entramado empresarial atiende a una arquitectura fiscal creada para esquivar el gravamen de impuestos, dado que el país celta ofrece una fiscalidad muy baja a las empresas. Así es como Google, que emplaza sus dos filiales en la Torre Picasso de la capital española (Google Spain SL desde 2012), paga menos impuestos en España.

    Con la 'tasa Google' en perspectiva

    La nueva filial Google Cloud Spain SL llega a España en un momento en que el Gobierno ultima la tramitación de la denominada tasa Google en el Congreso de los Diputados.

    Se trata de una nueva ley en materia tributaria destinada a que las grandes compañías tecnológicas paguen el impuesto de sociedades correspondiente en España. Objeto de la futura normativa son aquellas empresas que, dedicadas a los servicios de publicidad en línea, a los de intermediación en línea y venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad, o, simplemente, a la venta de metadatos, ingresen anualmente al menos 750 millones de euros de manera global, y al menos tres de ellos en España. Con la perspectiva de aprobarse en el Congreso de los Diputados en las próximas semanas, la tasa Google podría estar vigente en 2021.

    La intención es que empresas como Google, Facebook o Amazon paguen impuestos en España de una manera más acorde a lo que realmente facturan en el país. Baste como ejemplo la última facturación oficial de Google disponible, la de 2018, cuando ingresó algo más de 100 millones de euros, una cantidad a todas luces mucho menor de lo estimado realmente. En el caso de España, en 2018 solo abonó 6,89 millones de euros en concepto de impuestos.

    Etiquetas:
    Amazon, Facebook, Irlanda, impuestos, Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de España, política fiscal, tasas, Google
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook