06:14 GMT20 Septiembre 2020
En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    6398
    Síguenos en

    La compañía energética española Iberdrola está sopesando detener finalmente un proyecto de inversión, valorado en 1.200 millones de dólares, para construir una central de ciclo combinado en Tuxpán, en el Estado de Veracruz. La decisión podría estar motivada por la postura soberanista en materia energética del presidente López Obrador.

    El proyecto preveía la construcción de una planta capaz de generar 1.204 megavatios de potencia que implicaría además la creación de unos 2.000 puestos de trabajo directos en la región y unos cuantos miles más indirectos.

    Supuestos desacuerdos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el órgano estatal regulatorio mexicano en materia energética, en el contexto de la nueva política en este campo del presidente Andrés Manuel López Obrador, habrían provocado que Iberdrola retirase el proyecto, declaró a la publicación Reforma el alcalde Tuxpán, Juan Antonio Aguilar Mancha. Según explicaron a Sputnik desde Iberdrola, la compañía se abstiene de hacer valoraciones al respecto hasta obtener datos más precisos a través de su oficina de Comunicación en México.

    Un proyecto de futuro incierto

    En principio las obras debían iniciarse a finales del próximo mes de julio o inicios de agosto. El proyecto entrañaba la construcción de varios elementos: dos unidades turbogeneradoras de gas, una turbina de vapor, dos generadores de vapor por recuperación de calor,  tres generadores eléctricos asociados a las turbinas de gas y de vapor.

    La central en Tuxpan se encuadraba dentro de un plan más amplio, por el que Iberdrola contemplaba destinar una inversión de 5.000 millones de dólares a la construcción de una central de cogeneración en San Juan del Río (Querétaro), y un parque fotovoltaico en Puebla. El alcalde de Tuxpan declaró estar consternado por el fracaso del proyecto. "Es una inversión que iba a dar un respiro importante a Tuxpan e iba a generar miles de empleos", declaró a los medios Aguilar Mancha, quien asegura que Iberdrola tenía "todo en orden" e hizo todo "de manera transparente", tramitando los permisos con los municipios "oportunamente".

    La decisión de la CFE

    Ha sido el Gobernador del Estado de Veracruz, Cuitláhuac García, quien informó de que el proyecto de la central térmica en Tuxpan cobrará un nuevo impulso por la decisión de la Comisión Federal de Electricidad de abrir las licitaciones del proyecto a otras empresas tras recibir el visto bueno de la Secretaria de Energía, Rocío Nahle. Y lo hizo a través de la red Twitter:

    Según el alcalde de Tuxpan, la razón de la retirada de Iberdrola radica en la negativa de la CFE para suministrar el gas. Y esta negativa se explicaría porque el gas debe llegar a través del gaseoducto Sur de Texas-Tuxpan, cuya capacidad se reserva la empresa estatal. Y no ha habido acuerdo con CFE en este sentido. Por otra parte, el proyecto ya se detuvo anteriormente con motivo de la disputa en torno a la adjudicación de los contratos laborales, terreno en el que chocaron dos organizaciones sindicales: el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) y la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM).

    La llegada de la pandemia de coronavirus a México provocó otro parón en el arranque de las obras. En el momento actual, no se ha extendido ningún permiso para reanudar los preparativos, en los que se llevan invertidos unos 40 millones de dólares.

    La posición del Gobierno de México

    Aparte del alcalde de Tuxpan (perteneciente al PAN), representantes del espectro político opositor lamentan también lo ocurrido en torno al proyecto de Iberdrola, de cuyo fiasco acusan a las políticas lideradas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

    Julen Rementería, senador del Partido de Acción Nacional (PAN), ha acusado a la CFE de orquestar "complicaciones artificiales". Rementería habla de "expropiación moderna" y de pretender "robar el proyecto intelectual". López Obrador es partidario de incrementar la soberanía energética de México mediante un refuerzo del control estatal del sector, pues ha asegurado que anteriores Gobiernos mexicanos favorecieron con contratos a empresas como Repsol y la misma Iberdrola, con una presencia en el mercado mexicano del 15%. 

    "Decirle a los de Iberdrola y a todos los de estas empresas que está abierta la posibilidad de diálogo para llegar a un acuerdo”, declaró a medios mexicanos el pasado 17 de junio, luego de denunciar prácticas monopolistas.

    "Se acabó el saqueo", llegó a decir en rueda de prensa el 16 de junio. "Ahora hay inconformidad porque las empresas eléctricas particulares extranjeras, sobre todo las españolas, tenían el gran negocio de cobrar a precios elevadísimos la energía eléctrica, se le tenían que pagar hasta subsidios y estaban en un plan, en un contubernio con las autoridades para destruir a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a la empresa pública de México, de la nación”, denunció.

    ¿Posible daño al medioambiente?

    Por otra parte, el proyecto de Iberdrola tampoco contaba con el beneplácito de las comunidades asentadas en la zona de su futura edificación, pues el posible impacto ambiental de la planta había generado inquietud entre los habitantes de los municipios de Sabanillas y Tamiahua.

    Según el líder de su comunidad agraria, Rubén Cruz Sagastume, los pobladores no tienen datos de las obras adicionales para conectar con el gasoducto Texas-Tuxpan y llevar así el gas. A tal efecto Iberdrola ha adquirido ya 20 hectáreas de terreno, pero no informa de los posibles daños al entorno natural, habida cuenta de que, según este líder agrario, la compañía española no aporta ningún estudio de impacto medioambiental.

    Etiquetas:
    central eléctrica, energía eléctrica, energía, Gobierno de México, Comisión Federal de Electricidad (CFE), energética, política económica, Iberdrola, Veracruz, Andrés Manuel López Obrador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook