En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    España prorroga el estado de alarma por el coronavirus (165)
    0 179
    Síguenos en

    La ayuda pactada en el seno de la UE está dirigida a combatir la pandemia, no tanto a paliar los efectos del desempleo. Para el Gobierno español supone un paso hacia los coronabonos. La vuelta a la actividad de algunos sectores económicos puede entrañar riesgos y los niveles actuales de deuda también podrían variar.

    En su reunión por videoconferencia con los dirigentes autonómicos, el presidente del Gobierno español presentó el medio billón de euros activado por Bruselas como un "instrumento positivo" para hacer frente a la crisis, calificándolo también de "primer paso para la mutualización europea". Diversas voces saludan el acuerdo, como la del expresidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien además estima que "la idea de los coronabonos se abrirá paso con el tiempo".

    Sin embargo, salta a la vista que el Banco Central Europeo (BCE) todavía no ha tomado una decisión de impacto, por cuanto se recurre al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y a una intervención del Banco Europeo de Inversiones. El acuerdo firmado en el Eurogrupo prevé la asignación de recursos mediante los grandes bancos y corporaciones a través de la lógica de la rentabilidad mercantil. Sánchez lo presentó con optimismo: un préstamo sin condiciones y, a corto plazo, la exención de cumplir los objetivos del Pacto para la Estabilidad, ni en términos de déficit ni de deuda. "La deuda se puede ir al 200% y no pasaría nada", señala a Sputnik el economista Fernando Luengo. Pero recuerda:

    "Hay que tener en cuenta que, aunque no tengan condicionalidad, los recursos del MEDE  se dirigen exclusivamente a la lucha contra la pandemia. Pero la deuda acumulada, sí tendrá condicionalidad económica".

    Mientras tanto, las previsiones de los diferentes organismos mundiales respecto a la crisis se revisan a la baja. "Ya no se habla de desaceleración, sino de caída. Ya no se habla de caída moderada, ahora se habla de un desplome del PIB del 10%, 15% o incluso el 20%, algo nunca visto", declara Luengo.

    Vuelta escalonada de riesgo

    No sin disenso interno, el Gobierno español ha apostado por la reincorporación paulatina a la actividad económica de algunos sectores económicos no esenciales a partir del 13 de abril.

    "Ojalá salga bien, pero es un riesgo", explica este economista, autor del blog Otra Economía. "Por una parte pones en marcha una parte de la actividad económica que estaba parada, pero hay empresas que no tienen mercados o suministros", dice, al tiempo que afirma que, en su lugar, habría sido preferible la implantación de una renta básica de emergencia que garantizara la supervivencia de todo el mundo durante algún tiempo. "Así no habría sido tan imprescindible esta pequeña desescalada. Pero como no la hay y la pobreza está aumentando de manera galopante, pues el Gobierno toma una decisión arriesgada en términos de salud pública", declara.

    Ayuda vs. Deuda

    Medio billón de euros a prestar a los países miembros en principio sin condiciones parece una buena solución, pero podría no bastar. El caso es que ese dinero se habilita como deuda a través del MEDE y de avales bancarios. "Además se ha cerrado la opción de los coronabonos, que al menos ofrecerían la posibilidad de mutualizar la deuda, pues llegarían recursos que no computarían como tal", explica Fernando Luengo. Aparte del problema que supone una ayuda que entraña deuda, este economista madrileño tilda la cantidad acordada en el Eurogrupo de insuficiente por dos motivos:

    1) No bastará para atajar la magnitud de un desempleo que se disparará en España por encima de un 20%, y 2) "Porque son recursos que se dirigirán no tanto a cubrir el desempleo como a financiar que las empresas conserven el empleo".

    La exposición de España a la crisis derivada por la pandemia es muy peligrosa, pues la estructura de su economía es muy dependiente del sector servicios. Y el turismo es una industria especialmente golpeada por el virus. El vicepresidente del BCE y exministro de Economía de España, Luis De Guindos, calcula que sólo se verá "algo de crecimiento a partir del tercer trimestre", pero que no será hasta 2021 cuando haya "una recuperación real de la actividad". "En todo caso, en 2021 no se compensará toda la caída de 2020", declaró a los medios. Este funcionario europeo vaticina que aunque los estados sufran una merma en sus ingresos, los niveles de la deuda en la eurozona "son sostenibles", por lo que no cabría aplicar una condonación de la misma "en ningún escenario". "Ahora mismo la deuda es sostenible porque los tipos de interés están cercanos a cero y las primas de riesgo todavía no se han disparado", señala al respecto Fernando Luengo.

    "Pero el reembolso de la deuda tiene prioridad en el gasto del Estado, a tal efecto se modificó el artículo 135 de la Constitución a manos del PSOE y el PP, que consigna  que el pago de la deuda tiene prioridad en el gasto público. ¿Cómo puede alguien decir que la deuda es sostenible cuando existe este golpe de mano constitucional?, advierte.

    "Es decir", continúa Luengo, "lo primero que habrá que atender antes que el gasto hospitalario será la devolución de los préstamos y los pagos de intereses", afirma este economista, para el que la solución no pasa por incrementar el endeudamiento de los gobiernos. "Además, en esta crisis nadie puede garantizar que los tipos de interés puedan mantenerse bajos. Y si tú tienes un nivel de deuda tan grande, tu posición es muy vulnerable, porque dependes de los intermediarios privados", sostiene.

    Este economista lamenta la falta de una acción enérgica por parte del BCE. "Lo que no aumentaría la deuda sería que el BCE se comportara como un verdadero banco central, generando liquidez directamente a los Gobiernos", dice. Y concluye:

    "Habrá que reflexionar sobre la globalización. El esquema económico actual es vulnerable. El virus también tiene algo que ver con una determinada manera de producir".
    Tema:
    España prorroga el estado de alarma por el coronavirus (165)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook