12:19 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    Donald Trump, presidente de EEUU

    El arte de ceder: China vuelve a ganarle una batalla a Trump en la guerra comercial

    © Sputnik / Vladimir Astapkovich
    Economía
    URL corto
    8823
    Síguenos en

    China decidió suspender por tres meses las elevadas tarifas arancelarias que impuso a las importaciones de automóviles y piezas de repuesto procedentes de EEUU. Al hacer esta jugada, China está tratando de solucionar sus propios problemas, afirma el periodista ruso Maxim Rúbchenko en su artículo para Sputnik.

    El columnista considera que con esta concesión, los chinos volvieron a ganarle la partida a Trump.

    El sector automovilístico

    Actualmente el mercado chino de automóviles está viviendo una crisis: las ventas siguen reduciéndose por primera vez en los últimos 30 años.

    "Parece que una de las principales causas de esta reducción ha sido el problema relacionado con el suministro de combustible. En agosto había un déficit de gasolina y diésel prácticamente en todas las ciudades de China", escribe el autor del artículo.

    Rúbchenko destaca que los productores de automóviles estadounidenses experimentarán dificultades a la hora de regresar al mercado chino debido a la caída de la demanda.

    Además, sus competidores, los productores de Alemania y Japón, han consolidado sus posiciones en China. La empresa japonesa Toyota llegó a un acuerdo con la compañía china Geely Automobile Holdings para organizar la producción conjunta de autos híbridos y compartir tecnologías.

    Más: Rusia no quiere escoger bando en la guerra comercial entre EEUU y China

    Mientras tanto, los productores automóviles siguen sufriendo daños a causa de las tarifas arancelarias impuestas por Pekín. El presidente de las operaciones globales de Ford, Joe Hinrichs, afirma que los aranceles introducidos por Trump hicieron que el precio del acero en EEUU se disparara.

    "El acero en EEUU vale más caro que en cualquier otro lugar del mundo", declaró Hinrichs, citado por el portal BNN Bloomberg.

    Según el medio, los productores de acero en EEUU se aprovecharon de la desaparición de los competidores chinos y subieron los precios en un 28% en el 2018. Como resultado, Ford perdió 1.000 millones de dólares de sus ingresos debido a que ahora el acero en EEUU vale 260 dólares más caro que el acero en China.  

    Rúbchenko considera que con este aumento en el precio del acero que indudablemente se reflejará en el valor de los automóviles de Ford, será muy difícil para esta empresa competir en el mercado de China.

    El mercado de la soja

    Aparte de las concesiones hechas en el sector automovilístico, China volvió al mercado de la soja de EEUU. Sus empresas estatales compraron 500.000 toneladas de soja estadounidense, informa la cadena CNBC.

    También: La guerra comercial entre EEUU y China podría tener graves consecuencias para otros países

    En los últimos años China ha sido el consumidor más grande de soja estadounidense. No obstante, Pekín gravó con aranceles del 25% los suministros de soja de EEUU después de que Trump desencadenara la guerra comercial.

    "Como resultado, la rentabilidad de las exportaciones estadounidenses a China se redujo casi a cero dado que los suministros disminuyeron un 98%", recuerda el autor del artículo. 

    Esta es la razón por la que los precios de la soja en las bolsas siguen siendo un 10% menor a los registrados en mayo.

    "Eso significa que al comprar la soja estadounidense ahora, Pekín se ahorrará millones de dólares en comparación con las adquisiciones que hizo en los tiempos de paz", recalca Rúbchenko.

    El ámbito tecnológico

    Por si fuera poco, Pekín está considerando aplazar sus objetivos marcados en su programa 'Made in China 2025'. Su hoja de ruta busca impulsar la producción doméstica de tecnologías críticas para China por lo que el programa se ha convertido en la 'manzana de la discordia' en la guerra comercial con EEUU, informa Bloomberg.

    En particular, Washington critica 'Made in China 2025' por el hecho de que Pekín ofrece grandes subsidios a las empresas nacionales especializadas en el desarrollo de altas tecnologías, recuerda el autor.

    "Según la Casa Blanca, esta medida viola los principios de la competencia honesta y, lo más importante, crea la perspectiva de la derrota de EEUU en la carrera tecnológica", enfatiza Rúbchenko. 

    La semana pasada Pekín prometió reducir los subsidios a sus empresas y aplazar las principales etapas de la implementación del programa.

    "Los expertos destacan que al hacer esta jugada, Pekín busca solucionar sus propios problemas", escribe el periodista ruso.

    Resulta que el vice primer ministro de China, Liu He, y otros altos funcionarios han criticado en repetidas ocasiones este programa por el gasto ineficaz de los recursos financieros del Estado.

    "En particular, los créditos baratos y subsidios condujeron a la aparición de un número sobrante de plantas que producen acumuladores para automóviles eléctricos. Al frenar la implementación del programa los chinos buscan eliminar los desequilibrios y desproporciones existentes ", concluyó.

    El 14 de diciembre el Ministerio chino de Finanzas decidió suspender a partir del 1 de enero de 2019 los aranceles adicionales a los vehículos y piezas automotrices de EEUU.

    Para saber más dale aquí: China suspende por tres meses los aranceles a vehículos y piezas automotrices de EEUU

    Etiquetas:
    guerra comercial, aranceles, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik