En directo
    Una instalación para extracción de petróleo en Texas, EEUU

    Las empresas petroleras de EEUU pierden su optimismo y este es el porqué

    © AP Photo / LM Otero
    Economía
    URL corto
    2150

    Las empresas petroleras de EEUU que lograron sobrevivir a la crisis del mercado del crudo están tratando de recuperar sus posiciones. Descubre las causas por las que su optimismo se desvanece poco o poco.

    Resulta que las empresas que lograron superar la bancarrota tropiezan con una serie de problemas a medida que tratan de regresar al mercado, escribe el periodista Alex Nussbaum en su artículo para Bloomberg.

    De acuerdo con la empresa Haynes & Boone LLP, tras el desplome de los precios de petróleo de 2014, al menos 134 empresas estadounidenses se declararon en bancarrota. 

    "Con los precios del petróleo en alza, empresas como SandRidge Energy y Ultra Petroleum Corp., que cayeron en bancarrota y ahora se están recuperando, saben que el segundo acto para ellos no será tan fácil", sostiene Nussbaum, al tiempo que enfatiza que los inversores no se apresuran a inyectar dinero en ellas.

    De acuerdo con el periodista, las acciones de SandRidge se han depreciado un 33% durante lo que va de año, mientras que las de Ultra Petroleum han perdido el 54% de su valor.

    Lea más: Los juegos de esquisto: ¿podría Washington colapsar los precios del petróleo?

    El analista Timothy Rezvan de la Mizuho Securities considera que incluso los productores de petróleo con un balance financiero más favorable han podido certificar últimamente el debilitamiento de las bolsas. Este desplome ha ocurrido ante temores de que surja un exceso de oferta a nivel global. 

    Lo peor para muchos de los que cayeron en bancarrota es que tienen sus pozos fuera de la cuenca Permian, localizada entre Texas y Nuevo México y considerada la más grande y más rentable de petróleo de esquisto en EEUU, señala Rezvan. Además, estas tienen problemas con los inversores. 

    Los accionistas que habían invertido en las empresas petroleras en las etapas iniciales de su creación se fueron cuando estas cayeron en bancarrota, dejándolas con los acreedores. Las deudas se convirtieron en sus nuevos activos. 

    Muchos de estos nuevos propietarios no tienen experiencia en el sector energético, ni responsabilidades como sus antecesores, opina el abogado Charles Beckham de la empresa Haynes & Boone. 

    "La mayoría de ellos son fondos de cobertura y personas mortificadas que adquirieron las deudas a precios con descuento. Las empresas acaban en manos de grupos ajenos. Esta gente no comparte los sueños de los propietarios anteriores de desarrollar la propiedad y claro está no tienen capital suficiente para eso", asegura Beckham.

    Como ejemplo, Nussbaum menciona la empresa Ultra Petroleum, que regresó al mercado tras declararse en bancarrota en abril de 2017 y rápidamente acumuló una deuda de más de dos billones de dólares. 

    Lea también: El 'cuento' del petróleo de esquisto de EEUU

    Otro problema consiste en que la revolución de esquisto en EEUU condujo a la ampliación de las líneas de crédito, los bonos y otros capitales para financiar la industria. Este incremento complicó el transcurso de las negociaciones. 

    "Es difícil entender cómo evitar la bancarrota o cómo operar después porque la estructura de capital es ahora más compleja y tiene más capas", recalca Beckham.  

    Además:

    El colapso de la revolución de esquisto o cómo EEUU no ha podido acabar con la OPEP
    Financial Times confirma el fin de la revolución de esquisto
    Etiquetas:
    empresas, petróleo, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik