En directo
    Economía
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    Durante la próxima década, los inversores chinos podrían aumentar un 70% el volumen de sus transacciones extranjeras, que alcanzaría un valor de 1,5 billones de dólares, señala el informe de la empresa jurídica internacional Linklaters.

    Aunque en 2017, el volumen de estas transacciones ha disminuido, las iniciativas a largo plazo de las autoridades chinas, como Made in China 2025 y la Nueva Ruta de la Seda, asegurarán el crecimiento de las inversiones extranjeras, opinan desde Linklaters.

    Los ámbitos más atractivos para la inversión serán los de las altas tecnologías, la electrónica y la infraestructura energética. No obstante, estas áreas pueden ser consideradas por los reguladores extranjeros como 'estratégicas' en términos de seguridad e intereses nacionales, lo cual podría complicar la presencia china en estos sectores.

    Más aquí: EEUU… ¿vasallo de China? Inversiones del gigante asiático debilitan a la primera economía

    En 2016, aunque la cantidad anunciada de fusiones y adquisiciones extranjeras con la participación china ascendió a unos 220.000 millones de dólares, una parte significativa —entre 40.000 y 75.000 millones— fue bloqueada por los reguladores nacionales o cancelada por los propios inversores debido a las amenazas de bloqueo.

    Los reguladores extranjeros, especialmente los europeos, también están preocupados por la apertura recíproca de sus economías a la inversión extranjera directa, por lo tanto, su actitud hacia los inversores chinos estará directamente ligada a la futura liberalización de la economía del gigante asiático.

    Lea también: La Casa Blanca se prepara para investigar la política comercial de China

    Además, los inversores chinos se enfrentan a ciertos obstáculos dentro de su propio país: desde finales de 2016, las autoridades chinas endurecieron los controles sobre las salidas de capital y comprueban minuciosamente la solvencia de los inversores.

    Sin embargo, los especialistas de Linklaters estiman que el entorno empresarial de China seguirá siendo favorable para la inversión en proyectos estratégicos extranjeros. Es posible eludir las restricciones a través de los proveedores de capital extranjero y mediante el uso de personas jurídicas extranjeras en nómina de las empresas chinas.

    En cuanto a la inversión china en Rusia, el informe de Linklaters advierte de que los inversores pueden enfrentarse a importantes restricciones en los campos de la industria militar y nuclear, los medios de comunicación, la minería, la energía, la agricultura, la infraestructura aeroportuaria y, en menor medida, en el sector financiero y de seguros. Asimismo, en la Federación Rusa están prácticamente cerradas a los inversores la industria pesquera, así como la de extracción de piedras y metales preciosos.

    Sin embargo, en julio, el Fondo de Inversión Directa de Rusia y el Banco de Desarrollo de China acordaron establecer un fondo conjunto en yuanes para invertir en proyectos conjuntos hasta 10.000 millones de dólares. Actualmente, se están estudiando 30 proyectos en el campo de la venta al por menor, la agricultura, el procesamiento de alimentos, el sector inmobiliario y la industria farmacéutica.

    Además:

    Rusia y China buscan dejar a EEUU y al dólar fuera de juego
    China, en pleno proceso de compra de Alemania
    América Latina: ¿menos EEUU y más China?
    Etiquetas:
    yuan, incremento, inversiones, China, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook