En directo
    Fractura hidráulica (archivo)

    La fractura hidráulica duplica la cantidad de los enfermos de cáncer

    © Wikipedia/ Joshua Doubek
    Ecología
    URL corto
    0 95312

    El Gobierno de Baja Sajonia ha recibido una solicitud para permitir la extracción de petróleo a través de la fractura hidráulica, el llamado 'fracking'. En una entrevista con Sputnik, el doctor germano Paul Matthias Bantz aclara, apoyándose en estadísticas, que el 'fracking' causa un aumento del 50% de casos de cáncer en las zonas donde se aplica.

    Ha sido el segundo intento de reiniciar los trabajos de extracción mediante la fractura hidráulica en la Baja Sajonia alemana desde que el año pasado fue emitida la prohibición en el estado federado.

    A finales de 2015, adelantándose a las pretensiones revisionistas de las empresas petroleras, el doctor de Ecología Paul Bantz envió a la ministra de Salud de Baja Sajonia, Cornelia Rundt, una carta en nombre del consorcio internacional de médicos contra la energía nuclear, solicitando investigar las consecuencias de la fractura hidráulica e intensificar el control sobre este sector industrial que, hasta el día de hoy, opera sobre la base de la Ley de Minería de 1930.

    Hablando de los resultados de dicha iniciativa, el protagonista de la entrevista ha admitido a Sputnik que estos han sido insuficientes. Primero, la propia ministra de Salud se negó a reunirse con los solicitantes. Segundo, la misiva no ha tenido consecuencia legislativa alguna.

    Al mismo tiempo, Bantz ha admitido que el primer ministro de Baja Sajonia hizo caso a la petición al autorizar y financiar las sucesivas investigaciones con los fondos presupuestarios del estado federado. Sin embargo, otras peticiones de los médicos no han sido escuchadas por el Bundestag.

    "Para nosotros, los médicos, el problema más grave es la emisión de sustancias tóxicas. En el curso del estudio hemos descubierto un detrito de perforación expulsado sin registro adecuado. De momento, Baja Sajonia busca una plataforma para almacenar los residuos que no solo son radioactivos, sino que contienen benceno, xileno, tolueno, mercurio y arsénico, poniendo así en peligro las aguas subterráneas y, al fin y al cabo, el agua potable".

    "Tampoco hay que perder de vista las sustancias radioactivas que pueden entrar en el cuerpo y provocar la aparición de tumores malignos. El benceno también es un carcinógeno que causa leucemia y linfomas", ha aseverado Bantz.

    A modo de ejemplo, el doctor germano ha citado el caso del municipio de Rothenburg, en Sajonia, cuyo terreno está salpicado de pozos y donde la cantidad de enfermedades cancerígenas supera la media estadística en un 30%. La quema de los gases asociados con el proceso del 'fracking' provoca la emisión de sustancias nocivas, pero de momento no hay datos suficientes para comprobar el impacto real. En los últimos nueve meses se ha llevado a cabo tan solo un estudio que ha revelado la ausencia de emisiones que sean significativas.

    "ExxonMobil el gigante petrolero estadounidense ha usado los resultados con fines propagandísticos. Al mismo tiempo, tanto en la institución encargada del estudio como en ExxonMobil sabían que en este período no se ha quemado nada, de modo que midieron el aire limpio".

    Paul Matthias Bantz se plantea como meta la adopción de una legislación, tanto en Baja Sajonia como a nivel federal, que regule las actividades de las petroleras. Dicho marco legal debe centrarse en el tema del agua potable. Precisamente, en las regiones proveedoras de agua para consumo humano, la extracción a través de 'fracking' debe ser prohibida.

    En segundo lugar, la mezcla venenosa proveniente de los pozos desmantelados, normalmente se genera en las canalizaciones. Los estudios muestran que incluso las nuevas tuberías instaladas en el interior de los pozos permiten la fuga de un 5%, y en 30 años este índice alcanza el 50%.

    "En la industria petrolera afirman que no hay riesgos, en tanto que ponen un revestimiento de cemento en las tuberías. Sin embargo, la fractura provoca periódicamente terremotos inducidos de unos 2-3 puntos de magnitud. Estos temblores causan grietas en el revestimiento de cemento. Y las sustancias filtradas acaban en las aguas subterráneas".

    El interlocutor de Sputnik insiste en que la "salida ideal" sería prohibir completamente el 'fracking', aunque personalmente no está seguro de que sea posible.

    "Sí, este tipo de extracción genera nuevos puestos de trabajo, pero conservar estos puestos a costa de la salud es un enfoque erróneo", zanja.

    Además:

    ¿Se agotó la revolución del fracking?
    El mundo ante el estallido de una nueva burbuja
    Etiquetas:
    cáncer, entrevista, fracking, Baja Sajonia, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik