Widgets Magazine
06:19 GMT +319 Octubre 2019
En directo
    Dicen y Diremos

    Crimea: su realidad vs delirios de Occidente

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por ,
    5240
    Síguenos en

    Incapaces. Así están los medios internacionales de Occidente al momento de encarar la reunificación de Crimea a Rusia. Repiten el mismo mantra desde hace un lustro, pero sus artículos pierden lustre por no mostrar todas las facetas de la situación: se niegan a publicar el verdadero sentimiento de los crimeos tras cinco años de este hecho.

    Celebraciones por el quinto aniversario de la reincorporación de Crimea a Rusia
    © Sputnik / Alexey Malgavko
    El presidente ruso, Vladímir Putin, visitó Crimea para participar en varios actos en las celebraciones del quinto aniversario de su reincorporación a Rusia. Algo que causó fuertes críticas, tanto desde la capital ucraniana, Kiev, como desde Washington y Bruselas, que han reiterado que nunca reconocerán lo que califican como 'anexión' y el cambio de fronteras más importante en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

    Mientras, lo que se niegan a reconocer los políticos aparentemente es cada vez más evidente para algunos medios de comunicación internacionales. En una crónica de la CNN en español titulada "Así conmemoró Vladimir Putin el quinto aniversario de la anexión de Crimea", la cadena incidió en algo

    "El Congreso de Estados Unidos continúa aprobando nuevas sanciones y actos contra el Gobierno de Rusia por la anexión de Crimea, pero el presidente ruso Vladímir Putin parece no sentirse presionado. Cinco años después, Putin está reuniendo a las multitudes de Crimea diciendo que ha surgido una nueva Rusia poderosa que defenderá sus intereses".

    Es curioso escuchar que, según el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, ahora el principal obstáculo para mejorar las relaciones bilaterales con Rusia no es Crimea –ni mucho menos– sino la situación política interna de Estados Unidos.

    Vea también: Senador ruso: EEUU tendría una base en Crimea si no fuera por la reunificación con Rusia

    Mientras tanto, la posición oficial de la Unión Europea respecto al tema de Crimea parece bastante más rigurosa.  El diario español El País publicó un artículo titulado: "La primavera negra de Crimea". Su autor considera que "la anexión de la península es el cambio de fronteras más importante en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y un peligroso antecedente".

    "Han pasado cinco años y la crisis abierta por la anexión de Crimea no ha hecho más que profundizarse. Putin ha viajado este lunes a Simferopol, la capital, donde ha reivindicado la incorporación de la península a la Federación Rusa como una 'reunificación', una palabra que inevitablemente evoca la protagonizada por Alemania tras la caída del Muro de Berlín en 1989.

    […] El zarpazo sobre Crimea fue la respuesta al Maidán, la revolución que echó del poder al presidente de Ucrania, Viktor Yanukóvich el 22 de febrero de 2014.

    […] Esta anexión es el cambio de fronteras más importante en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y un peligroso antecedente. Atestigua la torpeza europea, tanto de la OTAN como de la UE, a la hora de establecer unas relaciones estables con Moscú, pero también su escasa capacidad de disuasión ante una anexión por la fuerza en su región fronteriza.

    […] La conquista de Crimea no le ha salido gratis a Putin. Fue expulsado del G7 y sometido al actual régimen de sanciones económicas, además de perder buena parte de su credibilidad internacional. Su compensación ha sido la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, rodeado por colaboradores que pugnaron por aligerar las sanciones a Rusia y defensor sin rebozo alguno del regreso de Moscú al G7, con el argumento de que Crimea es Rusia puesto que allí se habla ruso".

    El problema principal de este artículo es que no explica por qué en el titular se habla de una "primavera negra". Sugiere que en el texto habría referencias a las víctimas de la 'anexión' rusa, información de un éxodo de la población local de la península o, al menos, un par de párrafos sobre duras condiciones de la vida en Crimea.

    También se refirió a este acontecimiento como una anexión, un precedente peligroso, y el cambio de fronteras en Europa más alarmante desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Desde este enfoque cabe preguntarse qué opina de la desaparición de la antigua Yugoslavia.

    Sin embargo, no hay nada de eso. Más aun, se nota que el autor está algo perdido en el tema y no sabe muy bien qué es lo que debería hacer la Unión Europea cinco años después. Menciona las sanciones antirrusas de Bruselas que siguen en vigor, pero no menciona que esas sanciones no funcionan y que no han conseguido nada de lo que se pretendía. 

    Además: En el Parlamento alemán llaman a levantar las sanciones antirrusas por Crimea

    Lo curioso es que el autor de El País no es el único que siente confusión a la hora de determinar el papel de la Unión Europea en el tema de Crimea. "Cinco años de la anexión rusa de Crimea: ¿qué pinta la Unión Europea en esto?", se pregunta El Confidencial en uno de sus titulares.

    "Cuando Rusia tomó posiciones en Crimea y Sebastopol en 2014, la UE reaccionó tal y como suele hacer en estas ocasiones: convocar una reunión extraordinaria. Los ministros de Asuntos Exteriores hicieron lo poco que tenían en su mano y se canceló la participación de los socios europeos en la reunión del G8 en Sochi (Rusia). El Consejo Europeo se reunió tres días después con el primer ministro ucraniano, pero poco más.

    Este domingo, Federica Mogherini, Alta Representante de la UE para Exteriores, señalaba que la UE "se mantiene firme en su compromiso con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania". Pero hasta ahí puede llegar Europa. No tiene muchos más instrumentos más allá de su influencia política y una caja de herramientas que se limita a las sanciones económicas. Como se demostró recientemente con Venezuela, la batalla exterior de Europa está en las palabras, en poner una coma aquí o allá, o en denominar una acción exterior con un término más o menos duro. Pero la UE, como agente global, vive atada de pies y manos.

    Además, la crisis ucraniana ha puesto a prueba el compromiso de los Estados miembros y la ruptura no tanto entre el sur y el norte, sino entre el este y el oeste. Mientras los primeros tienen la crisis ucraniana como una de sus prioridades, así como la amenaza rusa en general, los segundos andan centrando su atención en otros aspectos, como la crisis migratoria o asuntos de seguridad exterior."

    La conclusión que uno podría sacar de este artículo es que "la crisis abierta por la anexión de Crimea", como la denominan los medios europeos, es más bien una crisis de la política exterior europea y de la unidad de los Estados miembro que han quedado divididos sobre el tema de la península.

    Mientras tanto, como reconocen varios medios internacionales, la reunificación con Crimea ha causado un auge de patriotismo en Rusia y aumentó el apoyo al presidente Putin que está reuniendo a multitudes en Crimea diciendo que ha surgido una nueva Rusia poderosa que defenderá sus intereses.

    No te lo pierdas: Ministro ruso: Crimea muestra un alto nivel de crecimiento económico

    El reportaje que ofrece Euronews en español habla de una fiesta a lo grande en Rusia con motivo del quinto aniversario de la reunificación de Crimea con Rusia. Nada de primavera negra.

    Aplaudida por la mayoría de los rusos, dice el informe. ¿Y los habitantes de Crimea? Lo que falta en la mayoría de los reportajes de los medios occidentales es un panorama de la propia península. Porque si hablan de 'anexión' o de 'ocupación', tendrían que reconocer que se trata de una ocupación sin precedentes, una ocupación bienvenida y aplaudida por la población local.

    Una ocupación cuyo aniversario celebran juntos los ocupantes con los 'esclavizados'. Un hecho sin precedentes… Da la impresión de que los medios internacionales han perdido interés en viajar a la península 'anexionada' precisamente porque la realidad allí no cuadra con el cuadro que pretenden pintar desde hace cinco años.

    Cualquier intento de hablar con los propios residentes lo comprueba. "Presidente Putin visita Crimea, a 5 años de su reunificación a Rusia", titula Telesur uno de sus reportajes. 

    Diría que lo que falta en la mayor parte de los reportajes de los medios internacionales sobre la presunta crisis de Crimea es el sentido de la realidad. Hace cinco años se podría hablar de la anexión o de ocupación militar. Pero no es lo mismo decirlo ahora, en 2019, cuando todo el mundo ya se ha dado cuenta de que no existe ninguna crisis y de que nadie en Crimea está luchando para que la península vuelva a ser parte de Ucrania.

    Hay problemas económicos, hay problemas para integrar las infraestructuras, pero la verdad es que lo único que podría ahora provocar una crisis en Crimea es seguir insistiendo en que Crimea es parte de Ucrania y que siempre lo será.

    Te puede interesar: Putin inaugura las centrales térmicas de Balaklava y Táuride en Crimea

    Quienes repiten esta consigna, antes que nada deberían pensar cómo ubicarlo en la realidad. Y lo mejor que pueden hacer para darse cuenta de lo absurdo que es, sería viajar a Crimea e intentar convencer a los propios habitantes de la península de que son "parte de Ucrania".

    Este quinto aniversario de la reunificación de Crimea a Rusia ha sido la gran oportunidad que han perdido los medios internacionales para hacer este histórico viaje.

    Etiquetas:
    reincorporación, anexión, reunificación, prensa, El Confidencial, El País, UE, Vladímir Putin, Occidente, Crimea, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik