En directo
    Cultura
    URL corto
    Por
    0 230
    Síguenos en

    El Museo Nacional de Arte Decorativo de Buenos Aires está emplazado en el inigualable Palacio Errázuriz Alvear. Se trata de una obra arquitectónica de estilo europeo que puede parecerse a otras por afuera, pero solo por afuera. Sus interiores ofrecen un verdadero "viaje al pasado" y allí se guarda un pequeño gran tesoro ruso.

    Sobre la avenida Libertador del centro de Buenos Aires —en la zona conocida como Barrio Parque donde se ubican las principales mansiones de las familias patricias argentinas—, se alza un edificio de cuatro plantas. De tipo francés neoclásico, su imponente estructura de 4.300 m2 no pasa desapercibida.

    Los jardines del museo evocan el diseño de los del Palacio de Versalles en Francia
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Los jardines del museo evocan el diseño de los del Palacio de Versalles en Francia

    Desde afuera, una imagen majestuosa, imperial. Un frente blanco de piedra maciza tallada con un frontispicio y columnas que evocan los templos griegos y romanos y un jardín que imita el diseño de Versalles pero a pequeña escala. Si bien la capital argentina es hogar de otras edificaciones de esta categoría, ninguna contiene los interiores del Museo Nacional de Arte Decorativo.

    "Entrar al Palacio Errázuriz es como hacer un viaje al pasado a una especie de burbuja en el tiempo que ha quedado intacta desde la Argentina opulenta del centenario", sintetiza a Sputnik Hugo Pontoriero, jefe del Departamento de Museología.

    A su juicio, el palacio representa con precisión cómo vivía la burguesía terrateniente, "un mundo bastante artificial" en sus palabras. "Terminan vendiéndose todo y terminan estas residencias convirtiéndose en embajadas o edificios públicos porque ya nadie los podía mantener", completa.

    El edificio fue, desde su terminación en 1918, el hogar de la familia de Matías Errázuriz, miembro de la clase dominante chilena y diplomático, y Josefina de Alvear, descendiente de una de las dinastías de abolengo locales. La construcción demandó ocho años y la mayor parte de sus materiales fueron importados desde Europa.

    • La piedra y el mármol tallado, así como la mayor parte de los materiales, fueron traídos desde Europa
      La piedra y el mármol tallado, así como la mayor parte de los materiales, fueron traídos desde Europa
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • El Gran Hall destaca por su doble altura, sus tapices y piezas del siglo XVI y su estilo renacentista
      El Gran Hall destaca por su doble altura, sus tapices y piezas del siglo XVI y su estilo renacentista
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Piezas exhibidas en el museo, con tapiz del fondo
      Piezas exhibidas en el museo, con tapiz del fondo
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Salón de Baile del Museo Nacional de Arte Decorativo
      Salón de Baile del Museo Nacional de Arte Decorativo
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • El salón de baile está diseñado al estilo Regencia, del siglo XVIII
      El salón de baile está diseñado al estilo Regencia, del siglo XVIII
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • El salón comedor tiene influencias del estilo barroco francés utilizados en algunos salones de Versalles
      El salón comedor tiene influencias del estilo barroco francés utilizados en algunos salones de Versalles
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Dormitorio y sala de baño de Matías Errázuriz Ortúzar
      Dormitorio y sala de baño de Matías Errázuriz Ortúzar
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Libro en exhibición
      Libro en exhibición
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    1 / 8
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    La piedra y el mármol tallado, así como la mayor parte de los materiales, fueron traídos desde Europa

    El diseño interior de cada ambiente imita estilos que van desde el Renacimiento francés, con guiños a las abadías y claustros del siglo XVI, salones y vestíbulos inspirados en los estilos Luis XVI y Regencia propios de los palacios reales del siglo XVIII, habitaciones estilo Imperio de principios del siglo XIX, además de un único ambiente de corte más moderno propio de inicios del siglo XX.

    En 1937, dos años después de la muerte de Josefina, el palacio es vendido junto a todo su mobiliario y patrimonio artístico al Estado nacional, que lo transforma en museo como ejemplo máximo del eclecticismo estilístico. "Se convierte en un documento de época, entonces es interesante salvarlo, preservarlo, comunicarlo", explica el referente en museología.

    "Los Errázuriz tenían una gran colección, más o menos 700 piezas, y desde su inauguración hasta la actualidad se potencia hasta alcanzar las 6.000 piezas a través de compras, donaciones en vida o legados testamentarios", detalla.

    Atracciones del Museo Nacional de Arte Decorativo en Buenos Aires

    Colección de retratos en miniatura donada por el Marqués Vittorio Asinari di Bernezzo en 2000
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Colección de retratos en miniatura donada por el Marqués Vittorio Asinari di Bernezzo en 2000

    El museo posee valiosas esculturas, pinturas, tapices, armas, libros, cerámicas y muebles, europeas y orientales, de los siglos XVI al XX. Destacan los tapices alegóricos de gran escala del siglo XVI, una pintura al óleo del reconocido artista El Greco, una escultura en hierro del célebre Auguste Rodin y la colección de miniaturas donada por la familia del conde ruso Serguei Zubov.

    Parte de una familia de la nobleza rusa que se exilia en Europa occidental luego de la Revolución bolchevique, Zubov se casa con Rosario Schiffner de Larrechea, integrante de la élite terrateniente argentina, con quien tienen una única hija, Tatiana.

    Tatiana muere en un accidente vial en Punta del Este, Uruguay, a la edad de 33 años. En 1977, en memoria de la hija, su madre dona la colección de miniaturas al museo, junto a otras pinturas de gran tamaño y mobiliario. Son 160 miniaturas, pequeños retratos de personajes de la nobleza europea pintados principalmente sobre alhajas y alhajeros de marfil, con incrustaciones de piedras preciosas y marcos de oro.

    La colección de miniaturas donadas por la familia del conde ruso Zubov es la más importante de Latinoamérica
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    La colección de miniaturas donadas por la familia del conde ruso Zubov es la más importante de Latinoamérica

    Las piezas datan del siglo XVI al XVIII y son el antecedente a la fotografía por su reproducción realista y por ser artículos reservados para la intimidad, fáciles de transportar durante viajes y que muchos llevaban colgados en pendientes, según Pontoriero. El tesoro se exhibe en una de las habitaciones superiores del museo.

    "La colección está dividida en dos. En Ginebra, Suiza, está el Museo Zubov en el palacete en el que vivían, donde está parte de la colección; y otra sala que es muy importante a nivel patrimonial, única en su tipo en América Latina por la cantidad de piezas y firmas de grandes autores", presenta el museólogo.

    El acervo incluye pequeños retratos de personajes como Napoleón, la emperatriz Catalina II de Rusia, María Antonieta (reina de Francia), Nicolás I de Rusia, Carlos II de Inglaterra, Pedro I de Rusia, Jorge IV de Inglaterra y la emperatriz María de Rusia.

    Etiquetas:
    Buenos Aires, cuadros, pintura, esculturas, Catalina la Grande, Pedro el Grande, museo, arte, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook