18:17 GMT +320 Noviembre 2019
En directo
    La llegada de Lenin a Rusia (1917) de Konstantín Aksiónov (reproducción)

    Los puntos clave para entender la ideología bolchevique del año 1917

    © Sputnik / S.Kogan
    Sociedad
    URL corto
    2017, el centenario de la Revolución rusa (117)
    2211
    Síguenos en

    La figura de Lenin y la ideología bolchevique son objeto de discusión y debate en el marco del centenario de la Revolución de Octubre. Y no solo en Rusia, sino en todo el mundo. El presentador ruso Konstantín Siomin ha hecho un esfuerzo periodístico por tratar de ayudar a comprender la ideología de los revolucionarios bolcheviques allá por 1917.

    Los ecos del debate sobre la Revolución de Octubre reverberan en todo el mundo. Algunos critican y otros elogian la controvertida figura de Lenin.

    Según apuntó la líder del partido izquierdista alemán Die Linke, Sahra Wagenknecht, "todos los que se encargan de juzgar a Lenin se caracterizan por una incomprensión de su doctrina, de las causas de su popularidad y de los motivos que estaban detrás de la aparición de la URSS. Apenas han leído sus obras".

    El periodista y el presentador de la popular cadena estatal rusa Rossiya 1, Konstantín Siomin, conocido por sus posturas prosocialistas, ofrece una compilación de hechos necesaria para comprender la lógica de los bolcheviques del año 1916. El material ha sido ampliamente divulgado entre las comunidades de tendencia izquierdista en Facebook.

    Siomin afirma que las crisis son una consecuencia inevitable del desarrollo del capitalismo, y siempre se resuelven mediante guerras que van siendo cada vez más devastadoras. Durante las guerras imperialistas, la sociedad enseña su estructura de clases: los pobres son los que fallecen primero, mientras que los ricos están a salvo lejos del frente.

    El Imperio ruso capitalista tenía un carácter semicolonial y dependiente de las potencias más desarrolladas, y tenía pocas posibilidades de ganar una guerra mundial.

    El país dependía de sus acreedores externos y, por ello, se veía obligado a luchar para sus aliados en el frente occidental. Un nivel relativamente bajo de tecnología tampoco permitía que el Estado sobreviviera a un conflicto de gran envergadura.

    "La rapidez con la que la Entente aceptó la abdicación de Nicolás II y empezó a repartirse el legado imperial demuestra claramente" que Rusia era el siguiente objetivo de las potencias capitalistas avanzadas de Europa, apunta Siomin.

    Para evitar una sangrienta guerra mundial hacía falta establecer un nuevo sistema económico y estatal que resultó ser la URSS. Y para defender el país recién aparecido de la agresión capitalista, sus fundadores habían de efectuar un avance técnico, educativo y médico para que cada ciudadano tuviera una razón para defender a su país.

    Lea más: "A pesar de los grandes sacrificios humanos, los rusos recuerdan a la Unión Soviética por sus logros"

    Para unir a gente tan dispar de varias naciones que integraban el antiguo Imperio ruso se requería una ideología convincente para todos los pueblos. La equidad y justicia social resultó ser tal ideología. La forma apta para un Estado de tal naturaleza era una unión y no el imperio, explica el periodista.

    Retrato de Vladímir Lenin, líder de la Revolución rusa (archivo)
    © Sputnik / Varvara Gertiye
    Siomin indica que el nuevo sistema habría de haberse enfrentado inevitablemente a un bloqueo si no hubiera emprendido una ofensiva propia "los dos sistemas son incapaces de coexistir", lo que confirió importancia a la declaración de la 'revolución permanente', la mundial, para vencer globalmente a la oposición.

    Esta tesis fue rechazada después a favor de la doctrina de la coexistencia y la necesidad de desarrollar un único país, la URSS, un concepto promovido por Iósif Stalin. Esta idea resultó ser errónea, "ya que la coexistencia no se logró y la URSS fue a la defensiva", según el autor.

    El periodista afirma que la desintegración de la URSS no eliminó los problemas mencionados:

    "El capitalismo está al borde de una crisis jamás vista en la historia, que se resolverá, como de costumbre, solo a través de una guerra".

    En conclusión, Siomin se dirige a los oponentes de Lenin proponiéndoles acordar 'programas alternativos' para tratar de salir de la crisis que tuvo que afrontar Rusia a principios del siglo XX y, más ampliamente, evitar las mismas tendencias en su forma contemporánea.

    Tema:
    2017, el centenario de la Revolución rusa (117)

    Además:

    Cómo ven los latinoamericanos la Revolución rusa
    Etiquetas:
    bolchevismo, historia, Revolución de Octubre, Vladímir Lenin, URSS
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik