23:39 GMT +314 Diciembre 2019
En directo
    Una instantánea registrada por Darian Vólkova en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba

    Una reconocida fotógrafa rusa captura el día a día del ballet cubano

    © Foto : Darian Volkova
    Cultura
    URL corto
    0 160
    Síguenos en

    Desde hace casi una década, Darian Vólkova se dedica a captar con su cámara el hermoso mundo del ballet. A mediados de noviembre, la exbailarina llegó a La Habana para una exposición de sus trabajos y aprovechó la oportunidad para registrar el día a día de los alumnos de la Escuela Nacional de Ballet de Cuba.

    Diversas estrellas del ballet de San Petersburgo arribaron a la Habana con motivo de los 500 años de la fundación de la capital cubana, celebrado el 16 de noviembre. Durante la jornada cultural, se llevó a cabo una clase magistral, tuvo lugar una gala en el Teatro Nacional y se exhibió la muestra fotográfica titulada La música petrificada de San Petersburgo, con obras de Vólkova.

    Tras volver a Rusia, esta bailarina, que cambió sus zapatillas por las cámaras fotográficas, habló con Sputnik y contó más acerca de su historia, del delicado arte de fotografiar el ballet y de cómo ha sido visitar Cuba y fotografiar sus bailarines y bailarinas.

    — Empezaste a hacer fotos cuando eras bailarina. ¿Era un sueño, tenías un plan definido o fue un accidente?

    — Empecé a hacer fotos cuando era bailarina de ballet.

    Inicialmente, la fotografía era una especie de terapia y de pasatiempo para mí. Cuando estás siempre en el teatro, en la sala de ensayo o de gira, es muy difícil encontrar tiempo para otra cosa. El círculo de intereses, las personas, todo gira alrededor del ballet. Al principio yo hacía fotografías entre bastidores. Luego empecé a invitar a mis amigos del ballet al estudio. Unos meses después, empecé a trabajar con personas del ballet de otros teatros.

    La verdad es que, en las giras largas, la fotografía me salvaba; ese era mi búnker. Podía distraerme, entrar de cabeza en el proceso. Así era más fácil superar los duros meses de trabajo.

    Nunca soñé con ser fotógrafa. Pero cuando tuve mi primera cámara analógica, me cautivó tanto que no pude volver atrás. El amor y el interés por la fotografía aumentaron.

    El plan definido sobre 'qué hacer' y 'cómo evolucionar' surgió mucho más tarde, después de darme cuenta de que quería quedarme en el mundo del ballet, pero no físicamente, sino con la fotografía. Decidí claramente que quería perfeccionar mi técnica fotográfica de ballet, captar artistas y proyectos relacionados con este ámbito.

    — ¿Cuál es la diferencia entre el trabajo de un fotógrafo de ballet y el de uno de cualquier otro género?

    — En mi opinión, un fotógrafo de ballet debe entender el ballet, amarlo, arder de pasión por esta disciplina, respetarla, interesarse por lo que está sucediendo allí y aportar una parte de sí mismo a su trabajo.

    Siempre les digo a mis alumnos: 'El ballet es hermoso sin ustedes, pero ¿qué pueden darle a cambio de lo que quieren tomar de él?'. 

    Esto es lo que tengo en mi cabeza todo el tiempo. Estos pensamientos me disciplinan.

    Una instantánea registrada por Darian Vólkova en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba
    © Foto : Darian Volkova
    Una instantánea registrada por Darian Vólkova en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba

    Es necesario tener dedicación y dar tus ideas para que ayuden a los artistas o al ballet en general. Hay que entender la formación de la postura, conocer los ángulos y las posiciones, saber capturar el clímax. Tengo toda una técnica para construir poses, que me ayuda a entender que no todo lo que es correcto en el ballet o en la escuela de ballet puede ser transferido a la fotografía de esta disciplina. Aquí tenemos que analizar cómo se construye el movimiento y adaptarlo a la foto. En todo hay matices. Puedo hablar de ello para siempre. Tengo mucha experiencia en las sesiones de fotos, me ocupo de esto desde hace cerca de 10 años, pero sigo explorando y descubriendo nuevas facetas. Esto es interesante y con esto puedes crecer para siempre.

    — Eres miembro de la Unión de Artistas Fotógrafos de Rusia. ¿Crees que todo el mundo es capaz de fotografiar el ballet?

    —  No se puede enseñar, se puede aprender. Y aprender a tomar fotografías solo es posible a través de la práctica y del análisis del propio trabajo.

    — Las fotografías de ballet son muy populares y adornan no solo colecciones privadas, sino también espacios públicos. ¿Hay algún secreto para tener éxito en este campo? ¿Está el secreto en la belleza propia de los artistas o todo depende del estilo del fotógrafo?

    —  El ballet es hermoso. La tarea del fotógrafo es captar momentos que son inaccesibles a los ojos, como el clímax de un salto, por ejemplo. La fotografía ideal depende del fotógrafo en un 50% y del modelo en un 50%. El estilo y la visión del fotógrafo son muy importantes. Hay muchos ejemplos en internet, donde la excelente actuación de una bailarina es destruida por la simple ignorancia del fotógrafo de los matices de la fotografía de ballet.

    — Visitaste Cuba recientemente. ¿Qué fue lo que más te impresionó?

    —  Es difícil responder de manera definitiva. Cuba son colores y contrastes. A lo largo de cuatro días es imposible evaluar adecuadamente todo el país, comprenderlo, sentirlo.

    Pero si hablamos de la impresión más fuerte, para mí fue la escuela de ballet donde se llevaron a cabo los acontecimientos. Nunca he visto un lugar así. Es probablemente el lugar más hermoso que he visto en mi vida.

    — Cuando fuiste a La Habana, ¿ya te imaginabas, como fotógrafa, alguna imagen? ¿Querías registrar algo específico? ¿Lo lograste?

    —  No, no hice ningún plan. Fotografié solo en la escuela y en el concierto de gala. ¡Soy fotógrafa de ballet al fin y al cabo!

    En los viajes trato no de tomar fotos, sino de mirar todo con mis ojos. Es una regla. Es útil para mí y para mejorar mis habilidades visuales. Cuando fotografías, no miras, no absorbes, estás solamente enfocado en la foto.

    Una instantánea registrada por Darian Vólkova en La Habana
    © Foto : Darian Volkova
    Una instantánea registrada por Darian Vólkova en La Habana

    En todos los viajes, las mejores instantáneas las toma mi esposo, Sasha. Lo hace mejor que yo, y yo publico sus fotos en mi cuenta de Instagram.

    A veces es importante no tomar fotos: mientras capturas momentos para las imágenes, te pierdes momentos de la vida. Y en Cuba hay mucha vida, muchos colores.

    — Has visitado la Escuela Nacional de Ballet de Cuba. ¿Cuáles son tus impresiones del ballet cubano en general? ¿Y de esta escuela en particular?

    —  Repito: la escuela de ballet en La Habana es un lugar increíble.

    Los pequeños bailarines caminan por los pasillos con pañuelos en el cuello. En las aulas y en los pasillos, en las paredes y los techos, hay obras de arte en forma de decoraciones de yeso y pinturas.

    Las fotografías no transmiten la energía del interior de la escuela. Definitivamente hay que rodar una película allí.

    La atmósfera, el color, las historias... todo esto me dejó literalmente boquiabierta. El primer día no me atreví a hacer fotografías allí, porque no entendía cómo transmitirlo todo en una sola foto o incluso en una serie.

    Los estudiantes y su técnica me impresionaron. Asistí a la clase magistral que Denís Matvienko dio a los alumnos de la escuela. Tengo algunas fotos de reportaje, pero, vuelvo a decirlo, las fotos no transmiten ni la mitad de lo que sentí en el interior de la escuela.

    Una instantánea registrada por Darian Vólkova en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba
    © Foto : Darian Volkova
    Una instantánea registrada por Darian Vólkova en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba

    Las paredes de la escuela son historia, y los estudiantes y los profesores son las personas que crearon y siguen creando esta historia.

    Mientras estaba en La Habana, compartí [en las redes] algunas fotos de la escuela y me escribió un montón de gente del ballet que había estudiado allí, que la echaban de menos, que mis fotos les hicieron recordar la escuela.

    Actualmente, estos artistas trabajan en los mayores teatros y compañías del mundo. Así que mi respuesta a la pregunta sobre lo que pienso de la técnica de los bailarines cubanos: ¡Es increíble!

    Etiquetas:
    Rusia, Cuba, bailarines, bailarina, ballet, fotografía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik