En directo
    Ciencia
    URL corto
    141
    Síguenos en

    Con la pandemia del COVID-19, la búsqueda de soluciones que permitan detener la propagación del virus entre los pasajeros de vuelos comerciales se hace más relevante que nunca.

    En la Universidad de Columbia (EEUU), los científicos llevan a cabo una investigación sobre luces ultravioleta que puedan destruir los virus sin causar daño a los humanos. Dichas luces podrían ser empleadas en el combate contra el coronavirus en cabinas de aviones, aeropuertos, hospitales y escuelas.

    En las últimas semanas, los científicos han logrado destruir dos tipos de coronavirus menos mortales con un muy bajo nivel de exposición. Según David J. Brenner, director del Centro de Investigación Radiológica de la universidad, son positivas las expectativas de que las luces puedan combatir también al SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el COVID-19. 

    En el marco de la investigación, que debe durar un total de 15 meses, 100 ratones nude son expuestos a la luz ultravioleta por un total de ocho horas diarias. Cada dos semanas son sometidos a exámenes de la vista y de la piel. Tras ocho meses de estudio, todavía no se han encontrado daños en la salud de estos animales, lo que es "alentador", consideró Brenner, en una entrevista con The Washington Post (WP). 

    Según el científico, las luces en cuestión podrían haber ayudado a prevenir la propagación del COVID-19, en particular en las cabinas de los aviones, pero la enfermedad "ha llegado demasiado pronto".

    "Si [el COVID-19] hubiera llegado en este momento el año próximo, estaríamos en una buena posición para combatirlo", subrayó Brenner.

    El estudio durará varios meses pues es necesario demostrar de manera concluyente la seguridad a largo plazo para las personas expuestas a la luz. Actualmente, las luces ultravioletas tradicionales ya se emplean en la limpieza del suministro de agua y en la desinfección de salas de operaciones. Se utilizan, sin embargo, en ausencia de personas, ya que pueden causar lesiones oculares e incluso cáncer.

    La luz utilizada en el estudio estadounidense es distinta. Se trata de una luz generada en el extremo más alejado del espectro ultravioleta, la cual, según Brenner, "no es de ninguna manera penetrante". De acuerdo con el científico, la luz cruza el aire de las gotículas que contienen el virus, pero es rápidamente absorbida por la piel. La luz es detenida por la proteína de las células muertas o en la capa de lágrimas que cubre la superficie ocular.

    Desde hace mucho la Administración Federal de Aviación (FAA), órgano responsable de la regulación de la aviación civil en Estados Unidos, así como los principales fabricantes de aeronaves son conscientes del riesgo de propagación de enfermedades en los vuelos, por lo que han patrocinado investigaciones que buscan mejoras en esta área, apuntó WP.

    Según el medio, Boeing también lleva a cabo pruebas paralelas con luces ultravioletas. En su caso, prueban prototipos de baños capaces de desinfectarse en menos de tres segundos. Tanto el fabricante estadounidense, como su principal competidor, Airbus, exploran posibles cambios en los métodos de circulación del aire en el salón de las aeronaves para reducir las infecciones. Sin embargo, luchar contra las enfermedades no estaba en la lista de las principales prioridades de la industria antes de que la pandemia del coronavirus causara graves consecuencias económicas en el sector.

    "Cuando puedes vender fácilmente  aviones, intenta diferir los problemas para el futuro. Hoy sabemos que el futuro es en realidad el 2020", comentó Qingyan Chen, profesor de ingeniería de la Universidad de Purdue, al medio.

    Chen, quien ha liderado un importante proyecto de investigación financiado por la FAA sobre la transmisión de enfermedades a bordo de los aviones, puso de relieve que "es muy difícil" hacer que la industria cambie, razón por la cual las entidades reguladoras son importantes.

    Etiquetas:
    aviones, pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook