En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Investigadores europeos dicen haber detectado el 'tarareo' que la Tierra produce en lo más profundo de sus océanos. El estudio ha sido publicado en Geophysical Research Letters.

    El sonido se parece a tocar un piano y golpear todas las teclas al mismo tiempo con la salvedad de que en este caso no hay armonía. Se trata de extrañas frecuencias". Así define el fenómeno Spahr Webb, investigador del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) y que no guarda relación con la investigación.

    Desde National Geographic se hacen eco del descubrimiento de esas frecuencias, de las que ya se conocía su existencia desde 1959 y cuya investigación no se completó hasta 1998. Ha sido ahora cuando, por fin, y desde lo más profundo de los océanos, unos investigadores franceses, alemanes y británicos han podido escucharlas después de estudiar durante 11 meses la corteza oceánica al este de Madagascar.

    Señalan que el 'tarareo' de la Tierra se logró percibir porque instalaron dos amplificadores y manejaron datos de muy buena calidad con los que consiguieron eliminar cualquier sonido secundario que pudiese interferir. El resultado: el sonido más primitivo del planeta azul.

    Pero la cantarina de la Tierra oscila entre los 2.9 y los 4.5 milihercios, apuntan en National Geographic, lo que hace que su sonido sea 10.000 veces inferior al que los humanos somos capaces de percibir.

    Lea más: Científicos reciben señal misteriosa del lugar más profundo de la Tierra

    Webb recuerda que el sonido no es nada nuevo y que varios estudios desde hace tiempo barajan la posibilidad de que se deba a las olas del océano: a los pulsos de presión que producen cuando viajan en direcciones opuestas e interactúan con el fondo oceánico. Un efecto secundario de las teclas del mar. Pero otras investigaciones apuntan a que el tarareo podría ser una consecuencia de las turbulencias que tienen lugar en la atmósfera o del movimiento del viento cuando hay tormenta. Nadie se pone de acuerdo.

    "Las turbulencias de la atmósfera se mueven muy, muy lentamente. No tienen la energía suficiente", dice Webb citado por National Geographic. "El tarareo solo está relacionado con las olas del océano".

    Ahora que los científicos han conseguido escuchar el susurro del mundo desde lo más profundo de los océanos, podrán cartografiar mejor la estructura interna de la Tierra, algo que hasta ahora solo se podía hacer cuando se producía algún terremoto. El zumbido es constante y está presente por todo el globo.

    Lea más: Сientíficos descubren un enorme océano subterráneo

    Además:

    Científicos perforarán la corteza terrestre hasta el manto
    Etiquetas:
    geografía, océano, National Geographic, Tierra
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik