07:40 GMT +318 Noviembre 2017
En directo
    Máquina de voto electrónico en Argentina (archivo)

    El voto electrónico en Argentina es muy malo, dicen los minions

    © AFP 2017/ Alejandro Pagni
    URL corto
    Roni Bandini
    Roni Bandini
    17222

    Falacias repetidas sobre el voto electrónico en Argentina.

    "Esperamos que esta sea la última elección con boletas de papel", dijo tras las elecciones legislativas de octubre pasado Marcos Peña, el jefe de gabinete del Gobierno de Mauricio Macri, y apareció otra vez la polémica. Una polémica tan espontánea como desmayo de vedette, donde los minions — fundaciones, ONG, pseudoespecialistas y sectores de prensa— repiten y amplifican falacias con el fin de mantener todo más o menos como está. Es decir, elecciones con un sistema de votación absurdo, caro y hasta manipulable.

    ¿Cuáles son las falacias de los minions sobre el voto electrónico? 

    1. "Pocos países en el mundo lo usan". Esto dice menos sobre el voto electrónico que sobre la política en esos países. Es posible que las reformas necesarias sean complicadas de aprobar y es un hecho que en algunos países el voto electrónico se implementó mal y eso generó retrocesos, pero concluir que el voto electrónico es malo porque pocos países lo usan es una simplificación tan absurda como decir que la licencia por paternidad es mala porque pocos países la han implementado. 

    Lea más: La CEC rusa apuesta por las tecnologías en las presidenciales de 2018

    2. "Con el voto electrónico se puede hackear una elección". Uno de los conceptos básicos que se aprenden en la carrera de sistemas es que un sistema no tiene que ser necesariamente informático o electrónico. Un sistema puede estar basado en papel y lápiz y aún así ser sistema y ser hackeado. De hecho, si por hackear en este caso entendemos la manipulación de los votos, esto ya viene sucediendo en Argentina hace tiempo. Cuando se abre una urna de cartón, en algún lugar remoto, los partidos sin fiscales presentes podrían tener votos caprichosamente nulos y otros votos reasignados a los partidos con fiscales presentes. Y sin considerar que la seguridad de este sistema es tan sólida como la honestidad de los fiscales presentes, un 'hacker de papel' solo tendría que cambiar las boletas de un partido en el cuarto oscuro por otras similares que generarían votos nulos. Ahora bien, si el argumento minion fuera: "Con el voto electrónico la magnitud de un hackeo puede ser mayor", ahí tendríamos un tema para analizar y un marco de referencia para una buena implementación. 

    3. "No garantiza el secreto del voto". Muy parecido al caso anterior. No es una característica del voto electrónico la falta de garantías sobre el secreto del voto, sino que podría ser una característica de un sistema mal implementado y, llegado el caso, el sistema de boletas de papel tampoco lo garantiza: cuando se canjean votos por zapatillas, heladeras o planes sociales, el organizador del 'plan canje' obviamente sabe a quién votó el beneficiario. Un doblez determinado en la boleta de papel o un diseño particular de cruz en una boleta única y chau secreto. 

    4. "La gente común no entiende el voto electrónico". Qué linda sentencia para ir hasta el fondo de las precedencias. El político vitalicio, absolutamente responsable por la educación en el país, dice que no va a cambiar el sistema de votación porque la "gente común" no es tan educada como para comprender el voto electrónico y, por otro lado, el mismo político hace que los jubilados operen cajeros automáticos cuando pocos abuelos famélicos estarían en condiciones de comprender las funciones del 'secure cryptoprocessor' que forma parte de los cajeros. En definitiva, sea quien sea la "gente común" debería contar con toda la información para poder entender, hasta donde quisiera entender, la totalidad del sistema. 

    5. "El voto electrónico se implementa con cajas negras y nadie sabe lo que tienen adentro". Otra operación, nada ingenua, de los minions que intenta soldar una asociación, a piori inexistente, entre voto electrónico y cajas negras. Voto electrónico NO ES sinónimo de caja negra. De hecho, en un sistema bien implementado de voto electrónico no debería existir NINGUNA caja negra. No debería haber cajas negras ni en la urna, ni el software involucrado en la transmisión, ni en el hardware utilizado en el recuento.  

    O qué será qué será

    En las charlas con los minions, es bueno recordar que el balance en el banco, las transferencias monetarias y los pagos de impuestos son electrónicos. Si se hace la siguiente encuesta entre la "gente común": ¿preferiría usted que le hackeen sus ahorros más los pagos de impuestos del año o en su lugar el voto de las legislativas? Difícil es imaginar alguien que elija la primera opción. Entonces, si son tan inseguros y frágiles todos los sistemas electrónicos e informáticos, ¿qué hacemos? ¿Volvemos para atrás el sistema financiero e impositivo? ¿O eso queda como está y movemos para adelante el sistema de sufragio? 

    No se lo pierda: Poder casi absoluto de Macri en Argentina

    En lugar de perder energías aclarando falacias, sería interesante que se estuviera desarrollando un software de urna electrónica de código abierto local o investigando el uso de blockchain para la votación desde el domicilio o la factibilidad del voto por muestreo aleatorio para ciertas elecciones, pero será que la plata para imprimir boletas le viene bien a muchos partidos o será que un sector de la política ya está cómodo con las posibilidades de manipulación que tiene en papel o será que hay cierto grado de desinformación e ignorancia. Como dijo Chico Buarque: "O que será, qué será…"


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

    Además:

    Viaje en el tiempo: de las Commodore 64 a la música nacida del Game Boy
    'De Tinder a la cama' o los secretos sexuales de un hacker
    Las tres pantallas secretas de Uber que BA Taxi debería conocer
    Arma tu propia pistola
    Etiquetas:
    voto, tecnología, elecciones, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik