En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    NUEVA DELHI (Sputnik) — La India quiere vivir en paz con sus vecinos, pero tiene la intención de dar una respuesta decisiva a cualquier provocación, declaró el primer ministro indio, Narendra Modi, tras el enfrentamiento que se produjo en la zona de Ladakh fronteriza con China.

    "Quiero asegurarle al país que los sacrificios de nuestros soldados no serán en vano. La integridad y la soberanía de la India están por encima de todo para nosotros", dijo Modi.

    Subrayó que "la India quiere la paz, pero cada incitación recibirá una respuesta decisiva".

    El Ejército indio informó el 16 de junio de que un oficial y dos soldados murieron en un enfrentamiento con militares chinos la noche del 15 de junio, en el valle de Galwan de la región de Ladakh, y que altos mandos de ambos países están sosteniendo negociaciones sobre la normalización de la situación a lo largo de la frontera.

    A su vez, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, afirmó que militares indios cruzaron la frontera y atacaron a soldados chinos, provocando un enfrentamiento, razón por la cual expresó su protesta al país vecino.

    Más tarde, la agencia ANI, citando una fuente, informó que 20 soldados indios fueron asesinados, y 43 militares chinos fallecieron o resultaron gravemente heridos.

    Suspención de permisos de los militares

    La India decidió cancelar las vacaciones, permisos y licencias de sus militares debido a los enfrentamientos en la frontera con China, dijo a Sputnik una fuente del Ejército indio.

    "El Ejército de la India suspende todos los permisos y vacaciones de su personal en medio de los enfrentamientos de la India y China a lo largo de la frontera en el este de Ladakh", informó la fuente.

    Agregó que se mantiene la alerta máxima en toda la línea de control real (la frontera entre China y la India).

    China y la India disputan una parte del territorio montañoso del norte de la región de Cachemira, además de unos 60.000 kilómetros cuadrados en el estado de Arunachal Pradesh. La línea actual de control pasa por la región de Ladakh.

    En otoño de 1962 el contencioso desembocó en una guerra fronteriza. En 1993 y 1996 China y la India firmaron acuerdos sobre el mantenimiento de la paz en las regiones en disputa.

    La situación en el este de Ladakh se agravó después de que unos 250 soldados chinos e indios se enfrentaran en la noche del 5 de mayo en la zona de Pangong Tso. La violencia, que se prolongó hasta el día siguiente, causó más de 100 heridos en ambos bandos y cesó tras una reunión de jefes locales.

    Ambos países desplegaron tropas adicionales en la zona a raíz del incidente, que se produjo después de que militares chinos instalaran varias tiendas de campaña y empezaran a construir una infraestructura cerca del río Galwan.

    El 6 de junio, jefes militares indios y chinos en la zona fronteriza mantuvieron una reunión que, según Nueva Delhi, se desarrolló en un ambiente cordial y en la que ambas partes quedaron en resolver pacíficamente las desavenencias.

    Etiquetas:
    conflicto, fronteras, China, la India, provocaciones, Narendra Modi
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook