En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 55
    Síguenos en

    NUEVA DELHI (Sputnik) — Tres militares indios murieron en un enfrentamiento fronterizo con soldados chinos en el valle de Galwan, en la región montañosa de Ladakh donde ya se había registrado un incremento de la tensión a principios de mayo pasado.

    "Durante el proceso de desescalada en curso en el valle de Galwan, el 15 de junio se produjo un enfrentamiento violento con víctimas. Del lado indio perdieron la vida un oficial y dos soldados. Altos cargos militares de las dos partes están celebrando una reunión en el lugar para calmar la situación", declaró un portavoz del Ejército indio.

    Fuentes castrenses citadas por el canal NDTV señalan que los militares indios murieron en un combate cuerpo a cuerpo que tuvo lugar en el territorio indio. Mientras, el diario Hindustan Times, que cita a personas con conocimiento del asunto, escribe que las muertes fueron causadas por las piedras que se lanzaron durante el enfrentamiento.

    Según algunos medios indios, el incidente también dejó heridos del lado chino.

    A su vez, Pekín denunció que militares indios cruzaron la frontera común y atacaron a soldados chinos, provocando un enfrentamiento, razón por la cual expresó su protesta al país vecino, según declaraciones del portavoz de la Cancillería, Zhao Lijian.

    "No dispongo de tal información [sobre la muerte de militares indios]. Últimamente las partes mantenían estrechos contactos por canales diplomáticos con el fin de lograr distensión en la frontera indio-china", comentó Zhao.

    También recordó que el 6 de junio se celebró una reunión entre militares de alto rango de ambos países, en la que se logró consenso sobre la normalización, pero al mismo tiempo denunció que el 15 de junio militares indios infringieron seriamente lo acordado, cruzaron en dos ocasiones la la línea de control, provocaron y atacaron a militares chinos, lo cual redundó en un serio enfrentamiento físico entre las partes.

    "China expresó protesta e hizo una seria advertencia a la parte india. Volvemos a pedir oficialmente a India que respete el consenso logrado", agregó el diplomático.

    Por su parte, Zhang Shuili, portavoz del Distrito Militar Oeste de las Fuerzas Armadas de la República Popular China, declaró que su país llama a la India a que cese de inmediato las acciones provocativas en la región fronteriza de Ladakh.

    "Exigimos a la India que detenga de inmediato todas las acciones provocativas que violan los derechos [de China], coopere con China y retome el camino del diálogo para resolver las contradicciones existentes", dice la declaración.

    China y la India disputan una parte del territorio montañoso del norte de la región de Cachemira, además de unos 60.000 kilómetros cuadrados en el estado Arunachal Pradesh. La línea actual de control pasa por la región de Ladakh.

    En otoño de 1962 el contencioso desembocó en una guerra fronteriza. En 1993 y 1996 China y la India firmaron acuerdos sobre el mantenimiento de la paz en las regiones en disputa.

    La situación en el este de Ladakh se agravó después de que unos 250 soldados chinos e indios se enfrentaran en la noche del 5 de mayo en la zona de Pangong Tso. La violencia, que se prolongó hasta el día siguiente, causó más de 100 heridos en ambos bandos y cesó tras una reunión de jefes locales.

    Ambos países desplegaron tropas adicionales en la zona a raíz del incidente, que se produjo después de que militares chinos instalaran varias tiendas de campaña y empezaran a construir una infraestructura cerca del río Galwan.

    En 2017, militares indios y chinos mantuvieron un tenso frente a frente en otra zona tibetana, Doklam (Donglang, para Pekín), una pequeña meseta que se encuentra en una zona de importancia estratégica para Nueva Delhi y es disputada por China y el Reino de Bután.

    Etiquetas:
    enfrentamientos, China, la India
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook