16:01 GMT +314 Diciembre 2019
En directo
    Un hombre muestra el casquillo encontrado tras la operación en Kirguistán

    Partidarios del expresidente kirguís liberan a agentes de seguridad tomados como rehenes

    © Sputnik / Tabyldy Kadyrbekov
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    BISKEK (Sputnik) — Los partidarios del expresidente kirguís Almazbek Atambáev pusieron en libertad a los agentes de seguridad que fueron capturados como rehenes durante la operación para detener al exmandatario en su residencia, informó a Sputnik el equipo de Atambáev.

    "Nadie vino para llevarlos, por ello nosotros mismos los llevamos hacia sus colegas", dijo un miembro del equipo del expresidente.

    A su vez, el presidente kirguís, Sooronbái Zheenbéko, declaró que Atambáev pasa de testigo a imputado por delitos graves.

    "Se ha iniciado una investigación penal, los culpables de lo que pasó ayer serán castigados. Atambáev demostró que no reconoce las leyes y la Constitución. Si [antes] le citaban a declarar como testigo, ahora será acusado de delito grave", declaró el presidente al intervenir en una sesión extraordinaria del Parlamento de Kirguistán. 

    La declaración de Zheenbékov significa que la lista de cargos contra el exmandatario podría ampliarse en los próximos días.

    Por su parte, el jefe del Comité de Seguridad de Kirguistán, Orozbek Opumbáev, lamenta no haber ordenado disparar a matar durante el asalto a la residencia de Atambáev, según él mismo dijo al intervenir este 8 de agosto en el Parlamento kirguís.

    "Nadie aquí esperaba a que Atambáev abriese fuego contra chavales prácticamente desarmados. La verdad sea dicha, siento no haber dado la orden de disparar a matar", afirmó Opumbáev al rendir cuentas de la operación durante una sesión extraordinaria de la asamblea legislativa.

    El funcionario reafirmó la disposición de abandonar el cargo.

    "Esta mañana, durante una reunión del Consejo de Seguridad, le dije al presidente que quisiera dimitir. En parte, es mi culpa. No habría pasado, si hubiéramos implicado a los 3.500 efectivos", dijo.

    Un miembro del grupo de operaciones especiales falleció, seis fueron capturados y 51 personas más —en su mayoría, agentes del orden resultaron heridas después de que un operativo para detener a Atambáev derivara el 7 de agosto en enfrentamientos con los defensores del expresidente cerca de su casa en Koi Tash, a unos 20 kilómetros de la capital kirguisa.

    La Fiscalía General de Kirguistán anunció este 8 de agosto la apertura de una investigación penal por presuntos delitos de desórdenes públicos, vandalismo, asesinato, homicidio en grado de tentativa, amenaza o violencia contra autoridad y toma de rehenes. 

    El pasado 20 de junio, el Parlamento kirguís entregó a la fiscalía un pliego de acusaciones contra el expresidente Almazbek Atambáev (2011-2017), entre ellas implicación en varias tramas de corrupción y blanqueo, reordenación ilícita de terrenos y asistencia a la excarcelación ilegal de un capo criminal.

    De ser declarado culpable, el expresidente, de 62 años, podría pasar el resto de su vida entre rejas.

    Atambáev atribuye las acusaciones a motivos políticos, insiste en que es inocente y se declara dispuesto a rendir cuentas de su gestión, pero hasta la fecha rehusó comparecer ante los jueces instructores que le citaron reiteradamente para prestar declaración.

    Las leyes en vigor permiten, en este caso, llevarle por la fuerza al interrogatorio. 

    Etiquetas:
    rehenes, detenidos, Almazbek Atambáev, Kirguistán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik