Widgets Magazine
20:00 GMT +322 Octubre 2019
En directo
    Almazbek Atambáev, expresidente de Kirguistán

    La Policía kirguisa detiene al expresidente Atambáev causando 48 heridos

    © Sputnik / Tabyldy Kadyrbekov
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MOSCÚ/BISKEK (Sputnik) — La Policía de Kirguistán detuvo al expresidente del país, Almazbek Atambáev, (2011-2017) después de una ofensiva contra la residencia del exmandatario, en la que unas 48 personas resultaron heridas.

    Según informó un corresponsal de Sputnik, la zona de la residencia de Atambáev, donde también se encontraban sus seguidores, fue bloqueada este 7 de agosto por varios centenares de agentes de la policía.

    Una unidad de las fuerzas especiales empezó la ofensiva empleando balas de goma y granadas aturdidoras, tras lo cual el expresidente fue detenido.

    "Un total de 48 personas acudieron a los centros médicos en Biskek y en la provincia de Chuya", dijo a Sputnik un portavoz del ente.

    El servicio de prensa del Comité de Estado para la Seguridad Nacional aseguró a Sputnik que "durante la operación no se emplearon armas letales".

    Los seguidores de Atambáev estaban reunidos cerca de su residencia hasta el número de 300, y uno de ellos confirmó su detención.

    Sin embargo, la diputada del Parlamento de Kirguistán Irina Karamúshkina desmintió que Atambáev fuera detenido.

    "No lo detuvieron, se está defendiendo en su casa", dijo Karamúshkina.

    Mientras el consejero de Atambáev, Farid Niyázov confirmó a la prensa que el exmandatario está en su casa.

    Lo mismo escribió en su cuenta de Instagram la hija de Atambáev, Alía Shaguíeva.

    "Mi padre no huyó a ningún lado, nadie le capturó y la información de que esté a salvo es una mentira descarada", dijo.

    Por su parte, el Ministerio de Salud inicialmente comunicó a Sputnik que "ambulancias trasladaron al hospital de la provincia de Chuisk a dos hombres heridos por balas de goma en el pecho".

    "El estado de los enfermos es de gravedad media", afirmó.

    Más tarde, el mismo Ministerio informó que un agente de las fuerzas especiales falleció y 36 personas más resultaron heridas durante el asalto a la residencia del expresidente.

    "Un agente del grupo de operaciones especiales fue trasladado en estado muy grave con una herida de bala al centro de traumatología y ortopedia de Biskek, le sometieron a operación, falleció pese a las medidas de reanimación", informó el Ministerio kirguís.

    Agregó que "para las 00.55 (GMT+6) a las organizaciones sanitarias fueron trasladados 36 heridos, entre ellos 15 agentes de las fuerzas del orden".

    A su vez, el servicio de prensa de la presidencia de la república comunicó que el actual mandatario del país, Sooronbay Jeenbekov, "interrumpió sus vacaciones de una semana y se dirige a Biskek".

    Asimismo, comunicó a Sputnik que el presidente convocó para el 8 de agosto una reunión del Consejo de Seguridad de Kirguistán.

    El tiroteo cerca de la residencia de Atambáev continuó: los seguidores del expresidente levantaron barricadas y arrojaban piedras a las fuerzas del orden, que respondieron con disparos de balas de goma.

    Según la agencia AKIpress, en la zona "se oyen disparos y una explosión".

    "Más seguidores llegan a esta casa, son muchos, [...] centenares de personas se dirigían para apoyarle" a Atambáev, dijo el miembro del partido Socialdemócrata de Kirguistán, Dmitri Lózhnikov, en declaraciones a la cadena Rossiya 24.

    De acuerdo con la información del corresponsal de Sputnik, en una instalación cerca de la casa de Atambáev, en el territorio de su residencia, se desató un incendio.

    Además de disparos de bala de goma se oye un fuego de metralletas.

    Más tarde la unidad de las fuerzas especiales empezó retirarse de la residencia de Atambáev: algunos seguidores del expresidente siguen golpeando a los agentes de seguridad, pero los miembros del equipo del exmandatario instan a no hacerlo y poner en libertad a los efectivos.

    "Algunos de los agentes que estaban en la casa y participaban en la ofensiva se rindieron a nuestros seguidores. Los llevaron fuera de la casa", dijo a Sputnik un miembro del equipo del expresidente.

    El Comité de Estado para la Seguridad Nacional (GKNB, por sus siglas rusas) desmintió esa información.

    "El GKNB desmiente la información de que los combatientes de la unidad especial se rindieran a los seguidores de Atambáev. La operación especial continúa", dice el comunicado al que ha tenido acceso Sputnik.

    El 20 de junio el Parlamento de Kirguistán entregó a la fiscalía una serie de acusaciones contra el expresidente, preparadas por una comisión parlamentaria, entre ellas implicación en varias tramas de corrupción y blanqueo, reordenación ilícita de terrenos y asistencia a la excarcelación ilegal de un capo criminal.

    La fiscalía avaló todos los cargos, salvo los de usurpación de poderes y persecución a periodistas y oponentes políticos.

    De ser declarado culpable, el expresidente, de 62 años, podría pasar el resto de su vida entre rejas. Atambáev calificó de absurdas las acusaciones y afirmó que está dispuesto a rendir cuentas de su gestión. 

    Reacción de Rusia

    Por su parte, el servicio de prensa del Kremlin informó que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, está al tanto del arresto de Almazbek Atambáev y sigue de cerca la situación.

    "El presidente está al corriente de la situación creada en Kirguistán alrededor del expresidente Almazbek Atambáev", dijo un representante del servicio de prensa.

    El Kremlin advirtió que Putin "recibe la información más inmediata y sigue de cerca la situación".

    Etiquetas:
    detención, ofensiva, Almazbek Atambáev, Kirguistán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik