03:54 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    Tanques de almacenamiento de GNL en un puerto chino

    La inesperada víctima de la jugada de China contra el gas de EEUU

    © Sputnik / Evgeny Odinokov
    Asia y Oceanía
    URL corto
    91352

    Los aranceles del 10% que fueron introducidos por parte de China a las importaciones del gas natural licuado (GNL) de EEUU es un golpe muy duro que asestó Pekín contra el sector energético estadounidense en medio de la guerra comercial, opina el periodista ruso Dmitri Lekuj en su artículo para Sputnik.

    Lekuj considera que esta jugada amenaza con cortar los grandes canales de distribución del GNL estadounidense. Según Reuters, China importó 1,6 millones de toneladas de gas natural licuado de EEUU en lo que va de año. Esta cantidad constituye el 11% de todos los suministros de GNL procedentes del país norteamericano.

    El autor del artículo destaca que con esta medida "China quería enseñar" a EEUU que no entiende sus "bromas" de imponer restricciones en el comercio.

    La aplicación de esta medida viene en un momento muy inoportuno para EEUU, ya que se espera que en 2018 China pueda convertirse en el importador más grande de gas natural tras desplazar a Japón y Corea del Sur.  

    "El mercado chino podría proporcionar sitio para todos, incluso para el gas estadounidense si el 'establishment' de EEUU se comportara bien", recalca el columnista.

    Más: Cómo ataca China a la economía de EEUU

    La principal amenaza de la decisión de China, según el periodista, radica en el hecho de que esta podría conducir a la formación de un excedente de gas en el mercado de EEUU.

    El año que viene el país norteamericano planea aumentar sus exportaciones de gas natural licuado para llegar a los 100.000 millones de metros cúbicos al año.

    "Para las empresas energéticas la sobreproducción de gas es una noticia muy mala", escribe  Lekuj al destacar que tras un posible "forzoso abandono del creciente mercado chino", el país norteamericano necesitará encontrar otros canales de distribución.

    Otro factor que no juega a favor de EEUU es la puesta en marcha de la fábrica rusa situada en la península de Yamal. Según el columnista, el gas natural licuado del país norteamericano no será tan competitivo como el que se produce en esta planta por una serie de razones: las propias características del gas ruso, las ventajas de licuefacción en temperaturas árticas y las particularidades logísticas.

    Además, el GNL de EEUU no es tan competitivo como el GNL exportado por los suministradores tradicionales como Catar y otros países del golfo Pérsico.

    "Por eso los mercados europeos serán las víctimas más cómodas para la expansión del gas de esquisto de EEUU. Y la construcción de los gasoductos como Nord Stream 2 y Turk Stream  no podrán frenar a Washington", enfatiza.

    Sin embargo, Lekuj agrega que eso no significa que Europa rechazará la construcción del Nord Stream 2 y Turk Stream. En Rusia incluso se está pensando en la necesidad de expandir la infraestructura gasística para el mercado europeo. 

    También: ¿Para qué quiere China comprar gas a Rusia?

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    aranceles, GNL, China, EEUU