En directo
    Bandera del Perú (archivo)

    Fragmentación y volatilidad de partidos peruanos son realidades asentadas

    CC BY-SA 2.0 / John Serrao / IMG_2028
    América Latina
    URL corto
    Sergio Llerena
    1 0 0

    LIMA (Sputnik) — Posiblemente Perú no vuelva a tener un sistema de partidos políticos antiguos, asentados y articulados en torno a una ideología, aunque esto no es necesariamente malo, dijeron a Sputnik dos analistas y politólogos.

    Perú debería pensar en nuevas formas de representación ciudadana ante el escenario de las elecciones municipales y regionales a celebrarse en octubre y para las cuales se han presentado 14.532 candidatos, dijo a Sputnik el analista político Carlos Trelles.

    "El tema que debemos plantearnos es si necesitamos pocos y buenos partidos, entendiendo como "buenos" a partidos políticos antiguos y con densidad ideológica; yo creo que este camino no es el mejor, pienso que deberíamos apostar por buenos, pero no necesariamente por pocos, y buenos en el sentido de la calidad de sus cuadros", dijo Trelles.

    Tanto la ley de partidos políticos como la opinión pública más arraigada indican que Perú necesita pocas fuerzas políticas, pero buenas.

    Esa convicción se sustenta en la fugacidad con que nacen partidos para una elección y mueren poco después si no tienen éxito.

    La enorme cantidad de candidatos apoya la idea de que las agrupaciones políticas son sociedades ocasionales de individuos con algún poder económico que desean además poder político.

    Así, los viejos partidos con cuadros dirigentes sólidos, continuidad en el tiempo y fondo ideológico despiertan nostalgia y deseos de volver al lugar de origen.

    "Hay que adaptarnos a nuestra realidad; nosotros no somos similares en desarrollo, capacidad estatal, sistema educativo o cultura política a aquellos países que miramos cuando decimos que queremos pocos y buenos partidos", dijo Trelles desafiando la idea tradicional sobre un correcto sistema de representación ciudadana.

    "Perú no es un país culturalmente homogéneo como para tener pocos partidos; las regiones rechazan a los partidos de tendencia nacional; los partidos antiguos hace tiempo que no tienen representantes en las regiones, donde priman los representantes venidos de movimientos regionales", explicó.

    El analista, contrariando la opinión mayoritaria, ve positivo que existan agrupaciones emergentes y, eventualmente, temporales; y afirmó que "no todos los políticos antiguos hacen las cosas bien".

    Te puede interesar: Partido gobernante de Perú cambiará de nombre

    Sin embargo, el analista mencionó ciertas reglas para evitar que los partidos sean "negocios" que tiendan a reforzar la actual corrupción que castiga a Perú.

    "A los partidos emergentes hay que pedirles pocas firmas para su inscripción (actualmente, para representación nacional se requieren 750.000 firmas por ley), esto evitaría que lleguen empresarios con plata y paguen a un grupo de gente para recolectar firmas", detalló.

    Además, para democratizar más la representación ciudadana, debe ser el Estado el que financie las campañas políticas y a muy bajo costo, de manera que prevalezcan "la creatividad y las ideas políticas" por encima de la capacidad económica de los candidatos, según Trelles.

    Candidatos a montones

    En cada una de las 26 regiones (estados o provincias) de Perú se elige a un presidente regional (gobernador); además, hay 196 municipalidades provinciales y 1.874 municipalidades distritales para las cuales se eligen alcaldes.

    Las 14.532 candidaturas presentadas ante el Jurado Nacional de Elecciones equivalen a siete aspirantes por cada jurisdicción.

    Este número, aunque alto, puede resultar engañoso: para la alcaldía de Lima Metropolitana, la jurisdicción más importante del país, se postulan 21 candidatos.

    El abogado y analista político Alejandro Godoy plantea que este alto número de aspirantes y de agrupaciones políticas que los respaldan debe pensarse de manera sensata como la forma de hacer política en Perú, y quizá en el mundo.

    "Lo que vemos en Perú, aparte de ser una tendencia global, no puede ser entendido como un fenómeno crítico; tenemos ya casi 30 años de predominio de este tipo de agrupaciones fugaces (por lo) que ya no podemos hablar de una crisis de los partidos políticos. Algo que tiene casi 30 años ya no puede ser una crisis, es lo que hay", dijo Godoy a Sputnik.

    Entre 1990 y 1993 y en coincidencia con la decisión del entonces presidente Alberto Fujimori de disolver el Poder Legislativo en 1992, se asentó esta nueva forma de representación ciudadana.

    Fujimori mismo (1990-2000) fue el primer candidato presidencial elegido tras postularse por un pequeño partido emergente, Cambio 90.

    "La realidad es que no tenemos partidos políticos como manda el ideal y probablemente no vamos a tener partidos así; lo cierto es que en todo el mundo los partidos son maquinarias electorales, algunas más doctrinarias que otras, pero que se construyen para una elección", sostuvo Godoy.

    Sin embargo, mejorar la calidad de los representantes populares requiere una voluntad política que de momento no existe, opinó.

    Noticia relacionada: Los partidos políticos peruanos "tienen que dar el apoyo" al nuevo presidente

    Perú celebrará elecciones municipales y regionales el domingo 7 de octubre.

    Además:

    Keiko Fujimori recluta a un crítico del fujimorismo como candidato a alcalde de Lima
    Etiquetas:
    partido político, política, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik