15:12 GMT +316 Octubre 2018
En directo
    Un preso en una cárcel

    Cartas en ruso de un preso sirvieron para armar tesis del complot juvenil del 68 en México

    © Sputnik / Tabyldy Kadyrbekov
    América del Norte
    URL corto
    Víctor Flores García
    0 20

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Las cartas escritas en ruso por Américo Saldívar, un arrestado durante la masacre de la Plaza de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968, sirvieron al Gobierno mexicano de la época para tejer la fantasiosa tesis de la intervención extranjera, reveló a Sputnik el protagonista del movimiento que cumple 50 años.

    "De alguna manera, la teoría del complot y conspiración extranjera fue armada implícitamente durante mi interrogatorio, encabezado por cinco policías de la Dirección Federal de Seguridad y del Ministerio Público, que me preguntaron de dónde conocía el ruso y el esperanto", recuerda Saldívar, quien en aquel entonces era profesor de la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

    Saldívar, un profesor y militante comunista que hacía parte de la manifestación, sobrevivió a la balacera en el centro de la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, dominada por el antiguo edificio de la cancillería, una iglesia colonial y ruinas prehispánicas.

    Desde allí vio a un soldado disparar contra el balcón del Edificio Chihuahua, que servía de tribuna al Consejo Nacional de Huelga estudiantil, en fuego cruzado con tiradores paramilitares del Batallón Olimpia.

    El profesor fue encarcelado en el penal de Santa Marta Acatitla pero, debido a una lesión, fue llevado a la enfermería en calidad de paciente detenido; allí un médico se ofreció al intercambio de mensajes con su familia.

    Te puede interesar: Tlatelolco 1968: un increíble archivo digital revive el movimiento estudiantil más importante del siglo XX (fotos) 

    Esos mensajes cayeron sobre la mesa del interrogatorio la noche del 6 de octubre y derrumbaron su coartada de que simplemente pasaba por la plaza cuando lo detuvieron, ideada para evitar involucrar a su esposa, recién llegada desde Japón con la hija del matrimonio, Emiko.

    "Desplegaron sobre el escritorio unas notas escritas en ruso, tanto mías como de mi esposa Míchiko Tanaka, y un telegrama en esperanto de un amigo polaco que pedía ayuda para tramitar una visa para poder asistir a los Juegos Olímpicos", relató.

    El matrimonio vivía en la calle de Emparan de la céntrica colonia Tabacalera, a una cuadra del escondite donde Fidel Castro y Ernesto Che Guevara habían tramado una década antes el desembarco del Granma en Cuba, en 1956. También cerca de allí se había encontrado una casa con explosivos.

    "Para la mentalidad policíaca, la prueba del complot estaba en esas notas interceptadas y entregadas a la policía por custodios de la prisión", recordó.

    En las mismas, avisaba a su esposa que no se preocupara, que "estaba vivo y bien después de la balacera de Tlatelolco" en la que murieron decenas de jóvenes, recordó Saldívar.

    El académico había regresado en 1966 de estudiar economía en la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos Patrice Lumumba, en la entonces Unión Soviética.

    Además: Tlatelolco, un antes y un después en la historia mexicana

    "Los mensajes de ida y vuelta estaban escritos en ruso, pues mi esposa apenas manejaba el español, y el telegrama enviado desde Polonia por mi amigo Edmund Sidorowich, escrito en esperanto, para la Dirección Federal de Seguridad constituían la prueba palpable sobre el complot e intervención en el movimiento desde el extranjero", relató el protagonista. 

    Un comunista apasionado

    El interrogatorio "fue increíble por su mendacidad", según Saldívar, e incluyó una supuesta participación en el movimiento del expresidente Lázaro Cárdenas (1934-1940), o de Jesús Reyes Heroles (1921-1985), por entonces diputado del gobernante Partido Revolucionario Institucional y más tarde director de la estatal Petróleos de México.

    La verdad era otra.

    "Me involucré de manera decidida en el movimiento estudiantil de 1968, como maestro y miembro de la célula del Partido Comunista que actuaba en la Escuela Superior de Economía, y me acerqué a la recién constituida Asociación de Maestros Democráticos", prosiguió su relato.

    Saldívar viajó un par de veces a Cuba como académico y compartió después en seminarios los nuevos métodos de planificación de la isla caribeña.

    Eran años del activismo en las calles, de "recolectar fondos, repartir propaganda, pintar denuncias en bardas y autobuses, brigadas de información, hasta trasladar a muchachos con cocteles molotov para enfrentar a la policía”, recordó.

    Saldívar puso en marcha su disciplina y visión de militante comunista.

    "Lo hice sin protagonismos, apasionadamente; me volqué en la vorágine de las protestas porque su emergencia respondía a anhelos libertarios, de resistencia frente a los valores del sistema y su statu quo", resume.

    El prontuario que armó la policía explica las graves acusaciones, además de sus nexos con la Unión Soviética y Cuba, Saldívar tenía el agravante de figurar en la "lista negra" del Departamento de Estado (cancillería) de EEUU.

    Una manifestante hace gestos frente a la policía antidisturbios durante los enfrentamientos con la policía antidisturbios en una marcha por el aniversario de la masacre de la plaza Tlatelolco en 1968
    © REUTERS / Edgard Garrido
    Saldívar había encabezado una manifestación frente al consulado estadounidense en Monterrey (norte), en repudio de la invasión de 1961 a Bahía de Cochinos (Cuba).

    En su vuelo de regreso de la Unión Soviética en 1966 fue deportado de Nueva York a París.

    Solo le faltaba sobrevivir al terror en la Plaza de Tlatelolco para completar la leyenda de la conspiración internacional; fue enviado a la prisión del "Palacio Negro" de Lecumberri a padecer un encierro de más de 1.000 días.

    Fue el último en obtener la libertad entre el millar de detenidos el 2 de octubre y, por su "peligrosidad", le imputaron 11 delitos, incluyendo un imaginario "ataque armado".

    Te puede interesar: ONU conmemora 20 años de masacre en comunidad de Acteal en el sur de México

    Tildar a los estudiantes de "provocadores, enemigos de la patria y subversivos" fue el eje del ataque gubernamental al movimiento estudiantil de 1968, dijo Saldívar.

    El Gobierno los acusó de estar "manipulados por agentes soviéticos de la KGB y la agencia de seguridad cubana", contó.

    El fin último de la supuesta conspiración era boicotear los Juegos Olímpicos que se inaugurarían el 12 de octubre.

    Saldívar observó que hubo "una curiosa paradoja: la Unión Soviética no veía con buenos ojos el movimiento del 68, aunque tampoco lo criticó abiertamente".

    En su afán de estrechar sus relaciones diplomáticas con México "la URSS manejaba la tesis de que el movimiento estudiantil era una provocación montada por agentes estadounidenses, por la CIA", sostuvo.

    Ese enfoque tiene más asidero, observó: "un presidente demencialmente autoritario (Gustavo Díaz Ordaz), oscurantista y anticomunista, apoyado por el director de la CIA en México, Winston Scott, fueron corresponsables de la masacre de la Plaza de Tlatelolco", concluyó Saldívar en su testimonio.

    También: Poesía en armas: la uruguaya que pasó 12 días en un baño de la UNAM en la revuelta del 68 (fotos)

    Las históricas jornadas de protestas callejeras en defensa de la autonomía de la Universidad Nacional Autónoma de México terminaron el 2 de octubre de 1968 con una masacre en la Plaza de Tlatelolco, en la que murieron cientos de estudiantes a manos de militares y agentes federales.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    complot, cartas, México