En directo
    América Latina
    URL corto
    0 271
    Síguenos en

    El expresidente uruguayo José Mujica renunció oficialmente a su banca como senador y aseguró que se va "echado por la pandemia" de COVID-19 y una extraña enfermedad que no le permitiría vacunarse. Mujica hizo énfasis en la necesidad de permitir el avance de "nuevas generaciones" al dejar un espacio que ahora se abre a sus posibles sucesores.

    Más de 25 años después de haber sido electo legislador por primera vez —y con una épica vida que incluyó su actuación como guerrillero, ministro de Ganadería y presidente de la República— el uruguayo José Mujica abandonó formalmente la política, confirmando su retiro como senador.

    "Me voy porque me está echando la pandemia", exclamó durante su alocución en la sesión especial del Senado convocada para aprobar su renuncia, que coincide con la del que fue dos veces presidente y rival político Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000). A los 85 años, Mujica atribuyó su decisión de alejarse de la función de legislador debido a los riesgos que el contexto actual pueden representar para su salud.

    "Ser senador significa hablar con gente y andar por todos lados. El partido no se juega en los despachos. Y estoy amenazado por una doble circunstancia: la vejez y padecer una enfermedad inmunológica crónica", explicó Mujica.

    El líder político ya había advertido varias veces sobre su enfermedad pero en una entrevista con el diario uruguayo El País en octubre aportó más detalles sobre el mal que lo aqueja: vasculitis Strauss. "Una exquisitez, una enfermedad rara", según la definió Mujica, fiel a su estilo.

    ¿Qué es vasculitis Strauss?

    La vasculitis Strauss o síndrome de Churg-Strauss, como también se la conoce, es un trastorno que provoca inflamación de los vasos sanguíneos. Según la organización médica estadounidense Mayo Clinic, se trata de una dolencia que perjudica el flujo sanguíneo hacia tejidos y órganos y que tiene en el asma su síntoma más recurrente, aunque también puede generar sarpullidos, rinitis, sangrado gastrointestinal o entumecimiento de manos y pies.

    Durante su discurso en el Senado, Mujica ratificó que, producto de su cuadro clínico, no podría aplicarse una vacuna contra el COVID-19 debido a los riesgos implicados.

    La sesión de despedida del expresidente uruguayo estuvo marcada por elogios y reconocimientos de todos los senadores, incluidos los del actual oficialismo, que resaltaron la importancia de su figura en la política nacional de las últimas décadas, además del reconocimiento ganado en el mundo. Mujica agradeció los cumplidos a pesar de tener una "buena cantidad de defectos" y aseguró: "Soy pasional pero en mi jardín hace décadas que no cultivo el odio".

    "He pasado de todo en la vida: estar seis meses atado con alambre y con las manos en la espalda, irme de cuerpo por no poder aguantar en un camión y estar dos o tres años sin que me llevaran a bañarme y tener que bañarme con una tasa de agua y un pañuelo. Pero no le tengo odio a nadie", reivindicó.

    ¿Quién será el sucesor de Mujica?

    Mujica puso énfasis en la necesidad de transmitirle los valores de la política a las nuevas generaciones, dado que "en política no hay sucesión, hay causas;  y los hombres y las mujeres pasamos pero algunas causas sobreviven y se tienen que transformar". En ese sentido, reclamó que "tiene que haber actitud de cambios, de dar oportunidad a nuevas generaciones para construir el porvenir, ya que la vida se nos va y es inevitable pero las causas quedan".

    La banca que Mujica deja en el Senado será ocupada por su suplente y actual diputado Alejandro Sánchez, un dirigente de 40 años pero con varios años de trayectoria en la cúpula del Movimiento de Participación Popular (MPP), el sector político liderado por Mujica. Sánchez también integra la dirección actual del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T), un sector asociado al MPP y que toma el legado político del movimiento guerrillero que Mujica integró en los años sesenta.

    El expresidente uruguayo también apuesta fuerte a la figura de Yamandú Orsi, recientemente reelecto como intendente de Canelones —el segundo departamento en población de Uruguay—, a quien Mujica considera como un posible candidato a la Presidencia por el Frente Amplio en las elecciones nacionales de 2024.

    Etiquetas:
    América Latina, Uruguay, José Mujica
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook