20:17 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 90
    Síguenos en

    Para el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti, el mundo después de la pandemia está aún más lejos de ser igualitario. El político desestimó que la pobreza golpee tan fuerte sobre América Latina pero advirtió que la aceleración de la innovación generará "ganadores y perdedores". Además, aseguró que la región está "invertebrada".

    El mundo después de la pandemia será un mundo "con mucho riesgo de desigualdad", vaticinó el expresidente y actual senador uruguayo Julio María Sanguinetti, durante una entrevista en la que reivindicó el rol de los Estados para compensar a los "perdedores" que deje la carrera por la innovación tras la pandemia de COVID-19.

    Sanguinetti, presidente de Uruguay entre 1985 y 1990 y entre 1995 y 2000, esbozó sus perspectivas sobre cómo la pandemia cambiará al mundo y a la región latinoamericana durante un ciclo organizado por el diario argentino Clarín.

    Durante su alocución, el uruguayo rechazó la idea de que el capitalismo "caiga" producto de la pandemia y justificó su postura a partir del concepto de "destrucción creativa" del economista austriaco Joseph Schumpeter. "El que innova primero y es más eficiente destruye al más ineficiente y en esa dinámica la fuerza del capitalismo se va renovando", explicó, centrando la importancia de esa innovación en el empresario.

    Para Sanguinetti, el capitalismo responderá a la pandemia con esta carrera hacia la innovación, provocando una "aceleración" que se saltará etapas en el proceso de renovación tecnológica. Ese proceso, sostuvo, evitará que las sociedades se vuelvan más pobres en general, aunque dejará a algunos por el camino.

    "No veo que más pobre; sí circunstancialmente complicados y quizás vamos a tener que vivir a crédito por un tiempo", proyectó. Enseguida, también dudó de las previsiones de que el mundo puede ser "más igualitario" después del coronavirus. "Me permito dudar porque en esta aceleración hay unos que ganan y otros que pierden y el dominio de la patente de invención pasa a tener un rol muy relevante", añadió.

    El expresidente y actual senador de la coalición que apoya al Gobierno de Luis Lacalle Pou se manifestó defensor de la filosofía keynesiana y de la intervención estatal durante la pandemia pero consideró que "no debe justificar el despilfarro" y que su utilidad debe estar centrada en atender a "los heridos graves y leves de este proceso de aceleración".

    "Mi impresión es que este mundo va a producir nuevos ámbitos de la ciencia, de la innovación y de la producción, con mucho riesgo de desigualdad porque unos van a correr más rápido que otros en el mundo y en la región", sintetizó.

    Para Sanguinetti, uno de los desafíos más importantes radica en "formar a nueva generación con una cabeza más abiertas a todos estos procedimientos" porque, de lo contrario, se consolidará una "desocupación estructural de esos que no están capacitados para este mundo".

    La discusión por el BID y la América Latina "invertebrada"

    El uruguayo también dedicó palabras a las diferencias entre los países de América Latina, poniendo como ejemplo la falta de "sintonía" entre la Argentina de Alberto Fernández y el Brasil de Jair Bolsonaro y la falta de un acuerdo para la designación de un candidato latinoamericano para la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

    De hecho, Sanguinetti fue uno de los firmantes de una declaración de expresidentes de la región en la que fustigaron la intención del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de postular a su compatriota Mauricio Claver-Carone al cargo, quebrando así la tradición de que la presidencia del BID quede en manos de un representante latinoamericano.

    En el diálogo con Clarín, el expresidente ratificó su postura y hasta apuntó que "parecía que era la hora de un argentino o brasileño" en el cargo. Sin embargo, señaló que la región se ha "enzarzado en una división" producto de que  "no ha logrado conciliar como debe una candidatura fuerte y un presidente Trump que no respeta la tradición".

    Sanguinetti defendió la propuesta de varios países de postergar la elección del titular del BID hasta que pasen las elecciones estadounidenses dado que, si Claver-Carone es electo pero Trump pierde la elección, "podemos quedar enganchados en una situación equivocada".

    El exmandatario uruguayo graficó su panorama sobre la región apelando al concepto de España invertebrada, utilizado por el historiador español José Ortega y Gasset en 1921 para caracterizar las divisiones internas en el país europeo.

    "América Latina está hoy invertebrada. Hemos ido amontonando siglas pero cuando llega la hora México está en una sintonía, Argentina en otra y Brasil en otra", concluyó.

    Etiquetas:
    América Latina, COVID-19, pandemia de coronavirus, pandemia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook