En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Desde hace semanas, una normalidad aparente se apodera de las ciudades brasileñas: playas llenas, bares a rebosar, los niños volviendo a las escuelas en algunos estados… y de momento, no hay repunte de casos de COVID-19, al contrario.

    Los contagios están bajando. ¿Alcanzó Brasil la famosa "inmunidad de rebaño" o es apenas una calma tensa antes de la llegada de la segunda ola?

    Lo cierto es que este, uno de los países más afectados del mundo por la pandemia (más de 146.000 muertos y casi cinco millones de casos confirmados) entró en una curva descendente: la semana pasada, el gigante suramericano dejó oficialmente la estabilidad y doblegó la curva hacia abajo. Desde el pico de la pandemia hasta julio se acomodó en los 46.000 nuevos casos al día, pero ahora la media es de 26.500.

    Lo sorprendente es que el descenso en los contagios se da al mismo tiempo en que gobernadores y alcaldes flexibilizan las restricciones y aumenta el movimiento en el comercio y el ocio, en ocasiones con importantes aglomeraciones. No obstante, por el momento esto no provocó un repunte de casos. Por el momento.

    El misterio de Manaos

    Un caso interesante es el del estado de Amazonas, en el norte del país. Su capital, Manaos, protagonizó la cobertura mediática en abril al tener que abrir zanjas en los cementerios para asumir la enorme cantidad de muertos que dejó la pandemia. Fue la primera ciudad brasileña en colapsar. El virus avanzó sin control, pero meses después "desapareció" rápidamente.

    Un estudio coordinado por la Universidad de Sao Paulo (USP) sugirió que el 66% de la población de la ciudad se habría contagiado con el COVID-19 en algún momento, porcentaje suficiente para hablar de "inmunidad de rebaño". El estudio se realizó analizando las muestras de los voluntarios que donaron sangre en los últimos meses; la mayoría estaban contagiados.

    El director clínico del Hemoam, Nelson Fraiji, explicó en declaraciones a Sputnik que "no hay un consenso" sobre si se habría alcanzado esa inmunidad colectiva, ya que el nivel de anticuerpos varía con el tiempo, y pidió que esta conclusión preliminar no sirva como base para políticas públicas. "Alcanzar esa inmunidad ha tenido un coste social importantísimo (…) en el mes de mayo el número de muertes fue 4,5 veces más alto que en mayo del año pasado, ése es el coste social y humano para llegar a la inmunidad colectiva", lamentó.

    Además, el doctor descartó que Manaos ya esté salvada del virus: "Habrá un aumento otra vez, lo que se espera es que no sea sostenido y continuo como fue en la primera ola", dijo. Poco después, la Fundación Oswaldo Cruz publicaba un estudio que apuntaba que la ciudad ya vivía una segunda ola. Descartaba la hipótesis de la inmunidad de rebaño y recomendaba el cierre total de la actividad económica.

    El alcalde de la ciudad, Arthur Virgilio Netto, llegó a pedir al Gobierno de Amazonas que aplicara el lockdown radical para cerrar todo, pero éste se negó y de momento sólo se están retomando algunas restricciones. Lo que ocurre en la capital de Amazonas podría servir de aviso para el resto de Brasil, que en general parece vivir en una "nueva normalidad" donde la pandemia ya forma parte del pasado.

    Olvidar la pandemia

    En el estado de Río de Janeiro (sureste), por ejemplo, hace tiempo que se desmontaron todos los hospitales de campaña construidos para pacientes de COVID-19. Algunos de ellos ni siquiera llegaron a funcionar y estuvieron en el centro de escándalos de corrupción. Básicamente, fueron montados para desviar enormes cantidades de dinero público.

    Al contar con menos camas disponibles, el estado de Río tiene una ocupación en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que dependiendo del día varía entre el 80 y el 90%. Los especialistas alertan de que es un margen muy limitado en caso de que haya un repunte rápido de contagios, pero las autoridades no parecen preocupadas, porque de momento la curva sigue cayendo. La semana pasada, los nuevos contagios cayeron un 32% respecto a la semana anterior, a pesar de que los cariocas hace mucho tiempo que dejaron atrás la cuarentena.

    Además de en Río, el virus también pierde fuerza en otros siete estados; la situación se mantiene estable en 15 estados y en otros cuatro (incluyendo Amazonas) hay aumento de contagios, según los recuentos comparativos realizados por el portal G1 en base a los datos oficiales de las secretarías de Salud de cada región.

    Etiquetas:
    COVID-19, coronavirus en América Latina, pandemia de coronavirus, coronavirus, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook