En directo
    América Latina
    URL corto
    0 42
    Síguenos en

    La isla de San Andrés recibió de la última embarcación que arribó a sus costas más que los víveres habituales que llegan desde Colombia para surtir a la población. En el archipiélago quedaba solo un paciente con COVID-19 y, en solo dos días, pasaron a ser 15.

    Desde que la pandemia de COVID-19 fue declarada en marzo, el archipiélago colombiano San Andrés, en el Caribe, había tenido solo seis casos de la enfermedad, de los que cinco ya se estaban recuperando. Sin embargo, todo cambió con llegada de la embarcación Susurro, desde Cartagena. 

    Periódicamente, Susurro lleva provisiones a San Andrés, y fue la primera embarcación en arribar luego de que la isla estuvo aisalda durante semanas por la cuarentena que cumple al igual que el resto del país. El barco arribó el 4 de mayo, donde pasó la noche para luego partir a la isla de Providencia a entregar más víveres antes de regresar a Cartagena. 

    De regreso a Cartagena, "el capitán de la embarcación detectó el mal estado de salud de uno de sus marinos y decidió volver", informó la Capitanía de Puerto en San Andrés. Susurro retornó a San Andrés con un tripulante muerto y otros ocho contagiados con el coronavirus.

    Inmediatamente fueron todos aislados en cuarentena. Se les hizo entonces el test a todo el personal de la isla que estuvo en contacto con el barco: dieron positivo dos médicos de sanidad portuaria y tres integrantes de la Armada Nacional. Fueron quienes ayudaron a descender el cuerpo sin vida del tripulante fallecido.

    "Este barco es el que de manera exponencial ha puesto en riesgo a la población de San Andrés", sostuvo el gobernador de San Andrés, Everth Hawkins Sjogreen.

    ​Por su parte, el secretario de Salud de San Andrés, Julian Davis Robinson, recalcó que "fallaron los protocolos de Cartagena porque no debieron permitir que esa tripulación bajara del buque a sabiendas de que en Cartagena hay un foco importante de contagio de este virus".  

    ​Escándalo sexual

    Actualmente, las autoridades investigan que posibles contagios entre comerciantes que ingresaron comida y licor al barco en su primera noche en San Andrés. Ingresaron también, según información manejada por el gobernador, un grupo de trabajadoras sexuales. Ante esto, el agente marítimo del barco habló al respecto con el medio colombiano El Tiempo, y negó las acusaciones. 

    “Eso es totalmente falso. Esta es una nave de carga que tiene prohibido el ingreso de personal externo de personal y que siempre está custodiada por la Armada. La confusión radica en que a muchas barcos camaroneros, sobre todo de extranjeros, que fondean en la misma zona sí suben trabajadoras sexuales, pero no es el caso de ‘Susurro’ y los señalamientos del Gobernador son muy graves y son falsos”, sostuvo el hombre, que prefirió no identificarse. 

    En tanto, las autoridades sanitarias esperan los resultados de nuevas pruebas de Covid-19 a más personas que directa o indirectamente, tuvieron contacto con la embarcación. La posibilidad de que el ingreso no autorizado de ciudadanos de San Andrés a la embarcación sea cierta, podría terminar en un incremento hasta ahora no contabilizado de casos en la isla.

    Etiquetas:
    San Andrés, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook