En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Argentina (354)
    0 251
    Síguenos en

    Alrededor de todo el país, universidades, gobiernos municipales, pequeños y medianos emprendimientos, cooperativas y cualquier persona que posea una impresora 3D, están todos convocados a proteger a los médicos que atienden a los casos de COVID-19.

    Los protectores faciales son hoy una de las tantas herramientas imprescindibles que tienen los profesionales de la salud para defenderse del contagio de COVID-19, y también son de fabricación relativamente sencilla y muy escasos en los centros de salud en Argentina.

    La Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) está usando impresoras 3D para fabricar los soportes plásticos de las máscaras de protección, adminículos para puertas para abrirlas con el codo y válvulas venturi descartables (que usan los respiradores). La impresión de cada máscara demora tres horas.

    "Van a ser entregados a hospitales públicos y privados, tanto de La Matanza como de distritos aledaños. Tenemos 11 impresoras instaladas en tres domicilios, debido a la cuarentena, y esperamos poder satisfacer la demanda", dijo a Sputnik Jorge Eterovic, decano del Departamento de Ingeniería e Investigaciones Tecnológicas de la Universidad Nacional de La Matanza.

    Además, trabajan en un prototipo de respirador electromecánico de bajo costo, creado por profesionales del Laboratorio de Electrónica de esta institución. "El proyecto consiste en desarrollar adaptar un respirador automático a partir de uno manual llamado AMBU, incorporar la electrónica, cambiar el diseño y fabricarlo", explicó Eterovic.

    El decano aclaró que el artefacto deberá primero ser avalado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) antes de poder ser puesto en uso. Confían en que no habrá problema ya que los programas con los que se diseña y produce son de código abierto y de uso estandarizado, basados en una publicación del Massachusetts Institute of Technology (MIT) de EEUU pero adaptado a las posibilidades locales.

    • Polo Tecnológico de la Universidad Nacional de La Matanza
      Polo Tecnológico de la Universidad Nacional de La Matanza
      © Foto : Gentileza UNLaM
    • Máscara con acetato requiere tres horas de impresión
      Máscara con acetato requiere tres horas de impresión
      © Foto : Gentileza UNLaM
    1 / 2
    © Foto : Gentileza UNLaM
    Polo Tecnológico de la Universidad Nacional de La Matanza

    Por otro lado, la UNLaM brindó colaboración al Ministerio de Educación y puso a disposición vehículos, call-center, laboratorios y su sala de internación con cinco camas —usadas para las clases prácticas de los estudiantes de Medicina— para contribuir a la contención de la pandemia de coronavirus.

    La impresión 3D, al servicio de la salud

    El colectivo autodenominado Makers (Hacedores), que promueve la cultura del "hágalo usted mismo" asistido por la tecnología, lanzó una convocatoria nacional bautizada Coronathon, para fabricar más de 40.000 máscaras y donarlas a los hospitales y clínicas del país.

    ​El llamado se extiende a las campañas que se realizan en todo el país en esta dirección, en la que se está trabajando arduamente para fabricar, por ejemplo, respiradores artificiales, alcohol en gel, barbijos sanitarios y todo tipo de insumos y herramientas para prepararse para el aumento de contagios y de internados que se espera durante las próximas semanas.

    Tema:
    El coronavirus en Argentina (354)
    Etiquetas:
    impresión 3d, impresora 3D, máscara, coronavirus en América Latina, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook