En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    2633
    Síguenos en

    Xiaomi "crece demasiado rápido", dicen de la empresa china sus competidores. La clave de su éxito es ofrecer un producto de calidad y altísimo rendimiento que se vende al límite de los costos de producción. En Venezuela ha llegado para quedarse y ha supuesto una revolución en un mercado casi muerto hasta hace muy poco.

    Ahora, la amenaza del coronavirus ha detenido temporalmente las importaciones de teléfonos móviles desde el país donde se inició el brote del SARS-CoV-2​, pero el huracán chino todavía no cesa en el Caribe y en la calle. No se habla de otra cosa cuando se quiere invertir en telefonía celular.

    A finales de los años 2000, Venezuela era un laboratorio para medir el consumismo latinoamericano. Bajo el paraguas de los "petrodólares para todos", la sociedad venezolana, acostumbrada a una cultura de la inmediatez material tras décadas de rentismo petrolero, vivía una revolución de capitalismo salvaje en lo personal mientras en lo político arrasaba el nuevo socialismo del siglo XXI.

    Y como de revoluciones se trata, en la revolución tecnológica y de telefonía móvil, Venezuela fue la alumna destacada del continente.

    "El mercado venezolano siempre ha marcado la pauta en el uso de la telefonía celular. Por tradición, se lanzaban primero los celulares en Venezuela, se testeaba su éxito o fracaso y después se lanzaban en el resto de países latinoamericanos", cuenta a Sputnik Edgar Rincón, investigador y conductor de un programa radial de tecnología y emprendimiento.

    Con la crisis, eso ha cambiado por completo y conseguir un celular en Venezuela se convirtió en casi una misión imposible en los últimos años donde la hiperinflación y la austeridad (a la fuerza) han marcado la pauta.

    Y no solo eso. La calle se convirtió en un peligro para el manejo de equipos móviles. Aumentó la delincuencia, aumentaron (hasta hoy) los robos de celulares en la vía pública y debido a la crisis, no se reponían los teléfonos del secuestro.

    El mercado de celulares en Venezuela

    Centro comercial City Market, uno de los más importantes en Caracas
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Centro comercial City Market, uno de los más importantes en Caracas

    "Las condiciones están cambiando y todo apunta a que veremos nuevos actores que volverán a hacer de Venezuela un mercado muy próspero", apunta el experto en startups y tecnología.

    Los nuevos actores ya están presentes en el país. Hay una nueva revolución y en este caso se trata de la revolución Xiaomi. La empresa china es el tótem caribeño. Desembarcó con fuerza en 2019 y debido a su relación calidad precio se ha convertido en el rey indiscutible por encima de marcas tradicionales como Samsung, LG, Apple o incluso su competidor asiático Huawei, que ha perdido clientela en función de sus carencias. Softwares que no se pueden actualizar, la polémica desatada tras el veto de Estados Unidos y la constante mala prensa (¿intencionada?) sobre repetidos "defectos graves y sistemáticos" de su ingeniería han hecho mella en el gigante asiático. Y en Venezuela el impacto no ha sido diferente.

    Los venezolanos compran Xiaomi por encima de cualquier otra marca, más ahora que el país caribeño está viviendo una primavera económica con la dolarización presente en las calles y en las instituciones. La sensación de que hay más plata y más dinero en el bolsillo de la gente común es generalizada.

    "En Venezuela se manejan más de 400 terabytes de datos diarios en aplicaciones como Whatsupp, Facebook, Twitter... Esto es una barbaridad y te da una idea del potencial del mercado venezolano. La revolución Xiaomi está colaborando activamente para que esto sea una realidad en crecimiento", asegura Rincón.

    Xiaomi está presente en todas las tiendas de telefonía venezolanas a lo largo de los 23 estados del país, pero su consolidación se hizo evidente el pasado mes de noviembre cuando la marca china abrió su primera tienda oficial en Venezuela en la ciudad de Valencia, a unas dos horas de Caracas.

    Su distribuidor oficial XIO inauguró la tienda ofreciendo todos los modelos de celulares de la marca Xiaomi además de un sinfín de productos electrónicos de la misma casa: audífonos, bolsos, cepillos dentales, power banks, bicicletas, cámaras de seguridad con tecnología 360, lámparas… La locura y delicia del venezolano que comienza a recordar su vida diez años atrás.

    Una tienda de teléfonos Xiaomi en Caracas
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Una tienda de teléfonos Xiaomi en Caracas

    Esta nueva era augura a pensar en terminar con la mala racha que asoló el mercado de celulares en los últimos años. Según el último informe de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) que se publicó en el portal de Datos Abiertos de Venezuela, entre el último trimestre de 2013 y finales de 2018, Venezuela perdió casi 9 millones de líneas celulares.

    Según este mismo informe, la debacle se produjo después de liderar el mercado con cifras que superaban los 30 millones de suscriptores. Es decir, Venezuela, que llegó a tener más líneas de telefonía móvil que personas, perdió en apenas cuatro años y medio, el 28,5 % de su clientela.

    El mayor descenso se produjo entre diciembre de 2017 y diciembre de 2018 (uno de los peores años de la crisis económica agravada por las sanciones impuestas por EEUU en agosto de 2017), cuando salieron del mercado 3.762.518 líneas, el 15,63 % del total de números celulares activos en el país según las cifras de Conatel.

    Sin embargo, un año después, la situación es otra.

    City Market es el centro comercial de tecnología por excelencia de Caracas y siempre está lleno. Son varias plantas de tiendas repletas de equipos electrónicos y sobre todo vende celulares de todas las marcas y modelos, de primera o segunda mano. También cuenta con establecimientos de reparación de equipos de telefonía que capitanean muchachos y muchachas casi adolescentes que son los mejores en lo suyo, casi hackers de la comunicación y el retazo tecnológico.

    En este centro comercial se puede conseguir cualquier cosa que pareciera imposible o complicado a priori: liberar celulares encriptados, reparar pantallas rotas a un módico precio o resucitar un viejo equipo que había dejado de cumplir sus funciones más básicas.

    En la planta de entrada, en una de las primeras tiendas en el pasillo de la izquierda, cuatro dependientes charlan en la puerta. Saludan a los clientes que pasan ociosos y comentan sus ofertas en voz alta. Es parte de la algarabía y protocolo del centro comercial. Parte del trabajo, y de sus comisiones.

    Los muchachos apenas pasan de los 20 años pero saben del negocio como si se hubiesen dedicado a ello toda su vida. Edgar es el más joven: "lo que más vendemos ahora es Xiaomi. Con diferencia. Por menos de 150 dólares consigues un celular con 3 o 4 GB de memoria RAM, batería de carga rápida y 24 horas de duración; y cámara frontal y trasera de 12 megapíxeles", detalla.

    "Y si puedes gastar más de 200 dólares, las prestaciones se multiplican. Xiaomi no tiene competidor", completa.

    ¿Qué celulares prefieren en Venezuela?

    Expositor de celulares multimarca en City Market, uno de los principales centros comerciales en Caracas de telefonía celular
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Expositor de celulares multimarca en City Market, uno de los principales centros comerciales en Caracas de telefonía celular

    Sputnik conversó con venezolanos al azar en un centro comercial de Caracas e hizo un sondeo rápido. ¿Tiene teléfono? ¿Cuál tiene? ¿Cuánto le costó? ¿Le costó mucho esfuerzo ahorrar para conseguirlo?

    • Vanessa Ludert. Costurera. 25 años. "En noviembre logré ahorrar 100 dólares haciendo horas extras y recortando gastos. Compré un Xiaomi (Redmi) A8 porque me pareció la mejor opción. Hace dos años me robaron el teléfono y desde entonces no había podido comprar otro".
    • Gradielys Urbano. Profesor universitario en la Universidad Nacional Experimental de las Artes. 32 años. "Compré un Xiaomi Redmi A8 hace unos meses. Me costó 110 dólares. Conseguí la plata gracias a unos familiares que viven fuera y me la mandaron. Con mi salario venezolano nunca podría haber ahorrado el dinero. Gano 5 dólares al mes".
    • Pablo Pisany. Ingeniero de Petróleo. 40 años. "Tengo un Xiaomi Redmi Note 7. Xiaomi es la marca en ascenso en Venezuela. Me costó 200 dólares y me lo compré en agosto del año pasado (2019). Tenía algo de dinero ahorrado y conseguí 'matar unos tigres' (expresión venezolana para referirse a trabajos informales que se cobran en negro, sin pagar impuestos, y no responden a la actividad habitual del individuo) en dólares en esa época así que me decidí".

    ¿Y qué pasa con el resto de marcas tradicionales? "Samsung mantiene las ventas de su gama media de celulares (serie A) y Huawei ha caído bastante desde que llegó Xiaomi", responde Edgar, el dependiente de la tienda de City Market.

    ¿Qué pasa con iPhone en Venezuela?

    Tienda de venta autorizada de productos Apple en Caracas
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Tienda de venta autorizada de productos Apple en Caracas

    Apple es para otro público de mayor poder adquisitivo. En Venezuela hay cinco centros de venta autorizados de la marca estadounidense que continúan abiertos (y vendiendo) a pesar de la crisis y de las sanciones de EEUU, que en ningún momento han afectado directamente a la distribución y la venta de teléfonos de ninguna marca.

    En el caso de Apple, sus puntos de venta autorizados cuentan con cualquiera de sus aparatos para su comercialización, y si no se encuentran físicamente disponibles en el momento de la consulta, la tienda lo pide a EEUU y en un plazo máximo de tres semanas el celular, la computadora, el iPad, etcétera, estará en el país caribeño.

    "Las sanciones no han afectado al mercado de celulares en Venezuela porque las marcas no venden directamente al Estado venezolano o a empresas del Estado", señala el experto en tecnología Edgar Rincón. "Las medidas coercitivas tendrían consecuencias solo de esta manera".

    "Sin embargo, el volumen de clientela actual en Venezuela no es suficiente todavía (a pesar de la recuperación) para que las grandes marcas de telefonía tengan oficinas propias en el país", continúa. "Lo que han hecho las marcas que se fueron pero que se resisten a abandonar por completo el Estado venezolano es contratar a empresas intermediarias que importan sus productos y los comercializan", concluye el investigador.

    Celulares, sanciones y coronavirus

    Es el caso de la empresa CLX, encargada de la distribución de Samsung, LG y ahora también Xiaomi en Venezuela. Tiene diez tiendas repartidas por todo el país, da empleo a más de 400 personas y su presidente Nasar Dagga, en entrevista con esta agencia, coincide en que la empresa china "se está apalancando extraordinariamente en Venezuela y también en el resto de América Latina".

    En el país caribeño, según Dagga, están vendiendo en torno a 60 mil unidades por mes, superando al gigante Samsung. El modelo Redmi Note 7 es el modelo de Xiaomi más vendido.

    Las grandes marcas tercerizan su mercado en Venezuela en tiempos de crisis y miran expectantes la coyuntura política y sanitaria. Por la parte política, con la llegada de marzo se pondrá en vigor la última reforma de ley que aprobó la Asamblea Nacional Constituyente el pasado 31 de enero y que grava un doble impuesto a las compras de bienes en divisas.

    A partir de ahora, al IVA tradicional del 16 % habrá que sumarle una cuota de entre el 5 y el 25 % si lo que se paga se cancela en dólares o euros, caso habitual cuando se adquiere un teléfono celular en Venezuela.

    Por otro lado, habrá que ver cuánto afecta el coronavirus a la venta de teléfonos en el país caribeño. Aunque todavía no se han registrado casos de infectados en Venezuela, varios trabajadores de diferentes tiendas de telefonía han señalado a Sputnik que desde hace aproximadamente un mes no están recibiendo mercancía desde Panamá, que es el principal centro de distribución de aparatos móviles de CLX a Venezuela, y que eso ha provocado un descenso de las ventas en un 20 % aproximadamente.

    El presidente de CLX confirma las peores sospechas. "Estamos muy preocupados porque ya estamos notando una merma en la captación del producto y empezaremos a notarlo de manera considerable a partir del segundo trimestre del año. En estos momentos nos encontramos debatiendo qué acciones tomar para conseguir que el impacto sea lo menor posible". Priorizar las ventas a minoristas en detrimento de las ventas al por mayor es una de las acciones que la intermediaria se está planteando llevar a cabo.

    ¿Conseguirá el coronavirus frenar la revolución Xiaomi? ¿Está preparado el mercado de celulares venezolano, que había repuntado tímidamente en sus ventas durante los últimos meses para afrontar una crisis mundial de este calado con consecuencias imprevisibles? Solo el tiempo tiene las respuestas apropiadas.

    Etiquetas:
    economía, tecnología, telefonía celular, telefonía móvil, celulares, smartphones, smartphone, importación, coronavirus, coronavirus en América Latina, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook