En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    223
    Síguenos en

    A raíz de la difusión en periódicos de una foto que exhibía parte del cuerpo mutilado de una víctima de feminicidio, se elevaron voces que piden censurar estas imágenes para defender los derechos de las víctimas. Sputnik consultó a distintas fuentes vinculadas a la temática que advierten que esta exigencia podría provocar lo contrario.

    Sin el trabajo de los reporteros de la fuente policiaca, María Salguero no podría haber hecho el primer mapa del feminicidio en México y, por tanto, no sabríamos ahora que la cifra de estos crímenes creció un 6% más en 2019, dejando al país con la cifra demencial de 11 mujeres asesinadas de manera violenta al día.

    Lo mismo apuntó un reportero de esta fuente de la Ciudad de México que fue consultado por Sputnik y que prefirió mantener el anonimato: sin la cobertura de los onces (como se refiere a los reporteros en los códigos policiales) no habría datos independientes que pudiesen contrastar las cifras e información oficial.

    Mientras este movimiento censor se promueve desde redes sociales y ámbitos feministas, la Fiscalía General de la República (FGR) promovió eliminar las "razones de género" del código penal que hoy se exigen para encuadrar el delito de feminicidio, e imponer en su lugar un endurecimiento de penas de todos los asesinatos de mujeres.

    Así, según advirtieron distintas fuentes calificadas a Sputnik, la violencia específica contra la mujer quedaría nuevamente diluida: bajo el paradigma propuesto por la FGR, quien asesine e intente desaparecer el cuerpo de su expareja (como fue el caso de Ingrid Escamilla, que desató esta discusión pública) tendría la misma pena que quien arrolla a una mujer en el tránsito.

    Más muertas y más sadismo

    "Yo armo el mapa con fotos y material de este tipo, pero aun así, se me hizo muy fuerte la forma en que fue exhibido (el cuerpo mutilado de la víctima) por un periódico en primera plana, porque si tú vas caminando por la calle, te obligaban a verlo junto a un titular que romantizaba el crimen", dijo a Sputnik María Salguero, geofísica y autora del Mapa del Feminicidio en México, en referencia al asesinato de Ingrid Escamilla, ocurrido esta semana en la Alcaldía Gustavo Madero, de la Ciudad de México.

    Una foto del interior del departamento donde se cometió su asesinato que mostraba parcialmente su cadáver lastimado y un videointerrogatorio del responsable del crimen (quien salió hacia la calle en flagrancia, cubierto de sangre mientras intentaba deshacerse del cuerpo mutilado de Ingrid, su pareja sentimental, 21 años más joven que él) fueron filtrados a medios de comunicación y redes sociales, que los amplificaron.

    Salguero señaló que hay una diferencia sutil entre la exposición en la tapa de esa imagen y la opción que tomó otro periódico de nota roja, que aunque igualmente publicó esa foto del extremo sadismo con que fue cometido el crimen, la ubicó en páginas centrales del número del día, "donde ya sabes que puedes hallar ese tipo de contenido al comprarlo", apuntó.

    La experta señaló que la brutal foto de su cadáver, sumado al contexto de violencia previa que hallaron algunos reporteros al conversar con vecinos de donde vivía la víctima, aportan los elementos necesarios para encuadrar —"sin dudas", opinó la fuente— el delito de feminicidio contra su agresor.

    Según el conteo independiente del Mapa del Feminicidio en México que elabora Salguero cruzando información oficial y reportes de prensa, los asesinatos violentos de mujeres han aumentado en el 6% en México durante 2019, cuando se registraron 3.825 casos frente a los 3.608 del año 2018.

    Según el conteo independiente del Mapa del Feminicidio en México que elabora Salguero cruzando información oficial y reportes de prensa, los asesinatos violentos de mujeres han aumentado en el 6% en México durante 2019, cuando se registraron 3.825 casos frente a los 3.608 del año 2018.

    ​La fuente explicó que aunque registró también un incremento de casos en la Ciudad de México durante el último año (que pasó de 140 mujeres asesinadas violentamente en 2018 a 196 durante el año 2019) la más reciente propuesta de la FGR para eliminar las causales de género del Código Penal Federal "sería un grave retroceso para un delito invisibilizado de por sí", sostuvo.

    Salguero explicó que el feminicidio tiene una tipificación específica adoptada tras los asesinatos de mujeres y niñas ocurridos a comienzos del milenio en Ciudad Juárez (Chihuahua), tipificación que fue pautada por la sentencia contra el Estado mexicano que emitió la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por no haber garantizado la vida de estas víctimas ante estos crímenes sistemáticos.

    "El patrón de feminicidio que surgió de esos casos indica que todas las víctimas fueron privadas de su libertad y por tanto, incomunicadas. Recibieron tortura sexual, así como física y psicológica durante su cautiverio y posterior a su muerte, sus cuerpos fueron mutilados y arrojados de manera expuesta en el espacio abierto", indicó Salguero.

    Además, concluyó "esto habla de un patrón sistemático de conductas, por eso la violencia es específica. No es lo mismo que asesinen a una mujer en un asalto que así. De estos patrones viene la tipificación del Código Penal Federal existente y creo que eliminarlo sería un grave retroceso de muchos años en la lucha de las mujeres".

    Fotos de fotógrafos o fotos de policías

    Salguero no tiene dudas al afirmar que las fotos del cadáver de Ingrid fueron filtradas por los policías preventivos, que son los primeros en llegar al sitio, porque "si te fijas, esas fotos no son de perito", dijo en diálogo con este medio.

    Sputnik buscó la voz de un reportero de la fuente policiaca —quien comentó detalles acerca de su labor a condición de anonimato— y confirmó la misma impresión que dio Salguero más arriba.

    "Muchas de las fotografías que son tomadas en sucesos en el interior de alguna propiedad son filtradas por la policía o los peritos, en general por la propia policía, que son los primeros respondientes", explicó el once que cubre diariamente la fuente policiaca en la Ciudad de México y, acto seguido, apuntó que este tema es uno de los "problemas editoriales de este trabajo".

    La fuente explicó que cada medio tiene parámetros específicos que el fotógrafo que trabaja para ellos debe tomar en cuenta a la hora de registrar la escena de un crimen, para que sus fotos sean publicadas.

    "Pero la información filtrada, así como las fotos y las partes oficiales también llegan a los jefes, a los editores, quienes definen la publicación de esas fotos desperdiciando muchas veces, el trabajo que el reportero trae", explicó.

    Dijo que a pesar del esfuerzo que requiere llegar a los sitios de los crímenes antes que las autoridades se retiren de la escena o enfrentar situaciones de riesgo y violencia (como agresiones y detenciones arbitrarias) resulta desalentador para los onces ver al día siguiente que su medio eligió una foto Especial, crédito indica que su procedencia fue una filtración policial.

    "Estoy de acuerdo con que no sean publicadas esas fotos que toma la policía, pero la respuesta actual a ese problema conlleva un recorte de la difusión de información sobre los crímenes", indicó el periodista.

    Según anunció la Procuradora General de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, tras el caso de Ingrid Escamilla, su dependencia analiza "la posibilidad de presentar una iniciativa que sancione de manera ejemplar la difusión de imágenes de personas víctimas de algún delito".

    El once consultado para este artículo explicó que eso puede tener repercusiones en la circulación de información, que permite que la prensa que cubre la fuente policiaca llegue a los sitios de los crímenes a tiempo para hacer una cobertura independiente, que con el tiempo ha ido alejándolos de las escenas de los crímenes.

    "Si esa difusión no se hace desde el momento que llega el primer respondiente tampoco nos enteramos nosotros, lo que nos va a impedir hacer la fotografía de algún crimen o accidente. Esto va a favorecer un panorama de impunidad para las autoridades, porque no habrá otra versión o registro gráfico de lo sucedido aparte del oficial. Aunque esta restricción se promueve como una defensa de los derechos humanos de las víctimas, en realidad, vulnera la pluralidad de información que se pueda generar sobre casos graves de violencia", concluyó.

    Etiquetas:
    censura, violencia de género, feminicidios, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook