En directo
    América Latina
    URL corto
    0 111
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — La cena, estrenar ropa y comer las uvas a la medianoche son algunas de las tradiciones de fin de año que mantienen los venezolanos consultados por Sputnik, pese a los elevados precios, la venta de los artículos en dólares y la crisis económica que enfrenta esa nación sudamericana.

    "Siempre trato de que en la mesa no me falten mis uvas ni mi vino, trato de que mis hijos crezcan con esa tradición, compro ropa nueva para ellos y a veces para mí, así tenga que pedir dinero prestado, porque creo que la situación económica no nos puede apartar de nuestras tradiciones", dijo Sheila González, de 43 años.

    Nancy Castillo, comerciante, indicó que el 2019 fue un año difícil, pero cree que la libre circulación de divisas ayudó a que los venezolanos pudieran realizar sus compras navideñas.

    "Me gusta conservar la tradición de la cena de Navidad y de fin de año, este año se vio rudo [fuerte], pero estas Navidades se ven diferentes al año pasado, veo más personas haciendo hallacas [bollo de harina relleno con carne, pollo y aliños], y hay mucha gente en la calle comprando, mucha divisa en la calle, hasta más que nuestra moneda", señaló.

    Desde marzo pasado en Venezuela hay libre circulación del dólar, y los comerciantes ajustan los precios al valor de la tasa paralela del día, que el 30 de diciembre se ubicó en 56.000 bolívares.

    Por el contrario, Andreina Miranda, residente del sector Tanaguarena, en el estado La Guaira (norte), destacó que, a diferencia de otros años, en esta ocasión no compró las uvas y las nueces por los elevados precios.

    "Este año no pude comprar uvas porque una bolsa pequeña la estaban vendiendo en 14 dólares y un ramo pequeño en 300.000 bolívares (equivalentes a 6,5 dólares, de acuerdo a la tasa oficial de 46.600 bolívares por dólar), las nueces una malla pequeña en 150.000 bolívares (3,3 dólares), me parece muy caro", expuso.

    Samuel Méndez, empleado del sector público, dijo que los que pronosticaban que en Venezuela no iban a haber Navidades se equivocaron.

    "Los pronósticos de que estas Navidades iban a ser menguadas por la situación económica se cayeron, yo creo que el rostro de alegría se le ve a mucha gente en especial a los niños que pudieron recibir juguetes, tanto donados por el Gobierno como por empresas privadas, y como los que le dieron sus padres", sostuvo.

    El 11 de diciembre pasado, el ministro de Alimentación, Carlos Leal Tellería, informó que el Gobierno distribuyó en las comunidades, a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, más 27.000 toneladas del tradicional pernil navideño.

    Mientras, la vicepresidenta Delcy Rodríguez aseguró el 23 de diciembre, que entregaron más de 13 millones de juguetes en toda la nación caribeña.

    Para Víctor Nóbrega, jubilado, muchos venezolanos pudieron mantener ciertas tradiciones porque recibieron remesas de sus familiares que se fueron al extranjero en busca de una mejor vida.

    "Creo en lo particular que el envío de remesas nos ayudó mucho para poder conservar esta tradición, en mi caso no hubiese podido comprar nada sin la ayuda de mis hijos que se fueron del país, con la pensión que cobro no compro nada, todo está muy caro", acotó.

    El Gobierno fijó el salario mínimo el pasado mes de octubre en 150.000 bolívares (3,3 dólares), siendo ese mismo monto el que cobra mensualmente un pensionado.

    El Ejecutivo venezolano dice que afronta una "guerra económica" que se agudizó con las sanciones impuestas por EEUU.

    Entre tanto, el Fondo Monetario Internacional estimó el 15 de octubre que la economía venezolana se contraerá 35% este año y la inflación será de 200.000%.

    Etiquetas:
    crisis, tradiciones, celebración, Año Nuevo, Fin de Año, Navidad, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik