Widgets Magazine
En directo
    La Universidad de Tulane

    Espías y dramas, las radionovelas digitalizadas de exiliados cubanos en EEUU

    CC0 / Gonk / Gibson Hall angle
    América Latina
    URL corto
    Patricia Ávila
    0 11

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Una serie del agente secreto 009, melodramas, comedias y opiniones políticas de los años ’60 forman parte de una colección de radionovelas grabadas por exiliados cubanos en EEUU que la Biblioteca Latinoamericana de la Universidad de Tulane está digitalizando y que apunta a ser un puente entre el pasado y el futuro.

    "La gente sigue escuchando cosas en serie, quiere saber qué pasa a continuación. La colección apela a muchos públicos, desde quien se quiere sentar a escuchar una radionovela hasta quien la escucha para hacer una investigación. La idea nuestra es preservarlo para el futuro y es una manera de establecer diálogo con investigadores", dijo a Sputnik la directora de la biblioteca, Hortensia Calvo.

    La colección de más de 9.500 cintas magnéticas grabadas entre 1963 y 1970 fue donada por los descendientes del empresario ítalo-estadounidense Louis J. Boeri, que fundó la productora y distribuidora America’s Production, Inc. (API), y su esposa, la actriz cubana Minín Bujones, quien se destacó en producciones de la isla caribeña en las décadas de 1940 y 1950.

    Zenia Robertson, hija de Boeri, y su esposo Greg "estaban buscando un hogar para estas cintas magnéticas de audio porque no querían que se echaran a perder, estaban resguardadas en un garaje de la casa en Miami (…) Entonces nos contactaron porque la Biblioteca Latinoamericana de Tulane es una de las principales bibliotecas latinoamericanas de investigación en EEUU", contó Calvo.

    Tras recibir la donación, la biblioteca presentó una propuesta piloto al Council on Library and Information Resources (CLIR), que se dedica a financiar programas y proyectos de bibliotecas en EEUU, y logró en 2017 los fondos para digitalizar 36 episodios entre miles de cintas disponibles.

    Entonces contactó a una empresa en Filadelfia que se especializa en cambios de formato.

    API vendía sus producciones a radios en América Latina, España y a emisoras de habla hispana en EEUU, un mercado que aprovechó para explotar siguiendo los pasos de sus catálogos "El mercado hispanohablante en EEUU y cómo venderlo" (1969) y "Qué es y cómo se produce una radionovela".

    Mensajes entre líneas

    La década de 1960 fue una de las más duras en las relaciones entre Cuba y EEUU en la Guerra Fría, tras la revolución de Fidel Castro en 1959, cuando la comunidad de exiliados de la isla tenía cercanos contactos con los círculos políticos y ejercía presión para derrocar al líder comunist

    Algunos programas de la colección son políticos y otros episodios, como el de la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba, llevan un mensaje entre líneas a favor de la democracia; muchos son ficción aunque reflejan temas económicos, raciales y sociales de la época y la comunidad hispanohablante.

    "Hay algunos que están inmersos en la ideología de la época, que es imponer los valores democráticos frente a lo que se veía como la 'amenaza' de Cuba, pero hay otros que muestran mucho el papel de la mujer, cómo la comunidad se apropia de la cultura norteamericana, por ejemplo, con la serie del agente secreto", comentó Calvo.

    La serie del agente secreto Richard Pond, rica en descripciones del Londres de la época, recuerda a la franquicia del famoso espía de la inteligencia británica MI6, James Bond, mientras que la radionovela "El látigo blanco", un jinete enmascarado que defiende a los humildes y castiga a los malvados, se asemeja por su música y temática al programa de radio estadounidense "El llanero solitario", que luego llegó al cine y a las historietas.

    En un español continental, los narradores y protagonistas asombran, aterrorizan y atrapan al público que, ante la falta de imágenes, debe seguir el relato sin perderse palabras, ayudado por música acorde al género del episodio.

    Varios están cargados en la página web de la Biblioteca Latinoamericana junto con una ficha de metadatos.

    "Esta colección va a ser de mucho interés, mucha emoción, mucha pasión entre muchas personas de rangos diferentes de edad", dijo a Sputnik la curadora de fondos especiales de la Biblioteca Latinoamericana, Christine Hernández, quien supervisa el proyecto de digitalización.

    El dramaturgo e investigador cubano Ulises Rodríguez Febles, que dirige la Casa de la Memoria Escénica en la ciudad cubana de Matanzas (norte), coincidió en que la digitalización conservará una parte de la historia y puede dar pie a una serie de análisis sobre la época, los exiliados y la misma Cuba.

    "Es importante su digitalización por diferentes razones, entre las que se encuentra las de conservar la memoria de un género de vital importancia, en específico para nuestra nación (…) También contribuirá al análisis del guion radiofónico y su producción tecnológica en el contexto y las circunstancias de la década del '60, con un nuevo panorama  geográfico y sociopolítico, que es los Estados Unidos y la Guerra Fría", dijo Rodríguez Febles a Sputnik.

    Puentes generacionales

    La década de 1920 vio el nacimiento de las radionovelas en EEUU y varios países de América Latina como precursora de fenómenos masivos; la aceptación del género fue tal que entre 1930 y 1950 Cuba se convirtió en el principal exportador del producto a países hispanohablantes.

    Producciones pioneras por su temática como "El derecho de nacer", una obra de Félix Benjamín Caignet de 1948 contra el aborto y los prejuicios sociales, tuvieron a millones de personas pegadas a la radio por más de 300 episodios y luego fueron adaptadas en otros países, pasando también a la televisión.

    La comunidad de exiliados también abordó temas similares, como en "El derecho de vivir" —una radionovela sobre una mujer negra que cría a una bebé blanca abandonada, emitida en plena lucha por los derechos civiles de la población negra en EEUU—, "El hijo de la otra" o "La ilegítima".

    Las expertas de la Universidad de Tulane sostienen que el proyecto de digitalización, que ya lleva dos años, tiene como objetivo facilitar el acceso de elementos que permitan una mejor comprensión de una época y acercar el público a ella.

    "Esto es para que se divulgue y para que se use, para que sea una contribución a la mejor comprensión de una época en los medios, es una época de internacionalización de las artes latinoamericanas, y esta es una parte de ese mosaico", afirmó Calvo.

    El género de radionovelas perdió vigencia, pero la digitalización de los episodios también significa una oportunidad para los jóvenes de compartir experiencias que vivieron sus abuelos, según Hernández.

    "Hay una estudiante española en la universidad que expresó mucho interés en el proyecto porque tenía un recuerdo de su abuela escuchando radionovelas, y entonces la idea de que ella también pueda escuchar las mismas radionovelas que su abuela fue una maravilla", contó.

    Temas de investigación

    La iniciativa podría impulsar un sinfín de investigaciones sobre la época, la industria de las radionovelas, la estructura del guion y la identidad cubanoamericana, dijeron las académicas y el dramaturgo cubano.

    "Esta colección podría ayudar a entender este público en formación (el hispanohablante en EEUU). Hay mucho más que hacer sobre quiénes eran las compañías en los distintos países y aprender un poquito más acerca de esa parte de todo esto", comentó Calvo.

    Para Rodríguez Fable, que lleva adelante la investigación "Claves de la dramaturgia en las radionovelas producidas por API", la digitalización y publicación "también propiciará la indagación en los principales protagonistas de sus emisiones, directores, guionistas y actores, para demostrar qué sucedió con ellos en la trayectoria posterior a la salida de Cuba en 1960".

    Además, se podrán analizar en las historias y personajes creados por los guionistas conexiones entre las diferentes culturas y los enlaces con Cuba de quienes partieron al exilio, añadió.

    "De alguna manera también podemos encontrar la génesis de una perspectiva de la identidad de lo cubanoamericano, desde la configuración de los creadores radiofónicos y los personajes que crearon. Es una manera de aprender de esa etapa de significativas desgarraduras y choques ideológicos. Digitalizar ese material es salvar ese legado", afirmó Rodríguez Fable.

    También es una manera de salvar las radionovelas del olvido ya que, pese a los avances tecnológicos, casi no existen equipos para escucharlas.

    "Tenemos el plan de digitalizar toda la colección, pero no sé si sería posible luego de terminar este otro proyecto porque estas cintas ya pasaron su vida útil y hay pocos aparatos para poder escucharlas; tuvimos que comprar y buscar aparatos de la época para hacerlo", contó Hernández.

    Además de las radionovelas hay una serie de entrevistas a músicos latinos de la década de 1960 que podrían volver a ser un éxito luego de tantas décadas.

    Un tercio de la colección, lo que se planea digitalizar, estará disponible de manera virtual a partir de diciembre.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik