03:45 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    Militares mexicanos (Archivo)

    La Guardia Nacional, "un escaparate para la industria militar mexicana" (fotos)

    © REUTERS / Carlos Jasso
    América Latina
    URL corto
    9392
    Síguenos en

    La creación de una Guardia Nacional en México ha desatado una amplia polémica en el país en los últimos meses. El nuevo cuerpo militar, sin embargo, podría servir como un impulso a la industria militar mexicana.

    En una entrevista exclusiva con Sputnik, el analista de aeronáutica mexicano, José Antonio Quevedo, analizó en detalle la situación actual de la industria militar de México y las perspectivas de desarrollo del sector en el país latinoamericano, en particular, tras la reciente creación de la Guardia Nacional.

    — México desarrolla y fabrica sus propios sistemas de armamento desde principios del siglo XX, pasando por las etapas de construcción de su propia aviación, vehículos blindados y barcos. ¿Cómo valora usted la situación actual en la industria militar mexicana?

     Para valorar adecuadamente la situación de la industria militar mexicana debemos contar con algunos antecedentes. A mediados del sexenio pasado se daba cuenta de un anuncio, en el que el secretario de la Defensa Nacional informaba que la industria militar empezaría a producir sus propias aeronaves. Este sería un paso importantísimo, ya que por la vía gubernamental se retomaba la construcción de aviones en México. La ruta elegida tomó por sorpresa a muchos ya que contrario a cómo se desarrolla la industria aeroespacial en México, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tomaba en sus manos este proyecto, vía la Industria Militar.

    Te puede interesar: México busca aumentar su autonomía militar en la fabricación de armas

    En otra esfera del Gobierno, la Secretaría de Economía apostaba por el desarrollo de un nuevo avión hecho en México, el Learjet 85, que sería construido en Querétaro por Bombardier, pero las condiciones del mercado de aviones ejecutivos, pospusieron el proyecto. En los últimos diez años, este sector, era casi inexistente, pero ahora ha crecido a un ritmo promedio del 17% anual en términos de exportaciones y el número de empresas ha aumentado a más de 325. Entre estas empresas se encuentran las subsidiarias de Bombardier Aerospace, Honeywell, GE, Safran y Airbus Helicopters. Tan exitoso ha sido este crecimiento que México se ha posicionado como el sexto proveedor de partes aeronáuticas a Estados Unidos y en el lugar número 14 a nivel mundial además de ser el tercer destino de atracción de proyectos de inversión extranjera directa aeroespacial tan solo por debajo de Estados Unidos y el Reino Unido.

    Volviendo a la industria militar, desafortunadamente el proyecto de una aeronave desarrollada y construida en México encontró dificultades y no se pudo cumplir con lo prometido: tener una aeronave construida y desarrollada en México que volase el 16 de septiembre de 2018.

    En tierra también se dieron pasos importantes para obtener y generar tecnología propia ya que la industria militar mexicana, a partir de los años ochenta, comenzó un proceso de modernización con proyectos nuevos como los vehículos blindados de reconocimiento DN-IV y DN-V Toro, entre otros, además de desarrollar entre otros muchos proyectos unos cohetes tierra-aire llamados Quetzalcóatl, para el nuevo siglo la industria militar desarrollaría proyectos de mayor alcance tecnológico y en mayor número, luego de que el alto mando de la Sedena definiera ya no comprar vehículos tácticos blindados en el extranjero y optara por el desarrollo de los propios, lo que representaba un ahorro de aproximadamente el 35% en la inversión total.

    Antes de que terminara el sexenio anterior, la Sedena adquirió una veintena de kits para ensamblar 20 vehículos tácticos ligeros para reforzar sus capacidades de respuesta ante el crimen organizado. Este nuevo vehículo será una nueva variante del vehículo táctico DGIM DN-XI y contará con capacidades de blindaje mejoradas, proyecto que cuenta con una importante participación de la empresa mexicana IBN y Plasan poniendo énfasis en la transmisión de conocimiento y los kits para ser ensamblados en México.

    También el sexenio pasado se puso especial atención en la producción del fusil FX-05 Xiuhcóatl, alcanzado una cifra récord al haberse construido 121.000 unidades. La ingeniería del fusil es completamente mexicana, su diseño en 3D está abierto a mejoras de acuerdo a la retroalimentación recibida de las unidades en el campo, revisándose su validez y exponiendo las mejoras a pruebas de campo con lotes pilotos. Esto ha generado un fusil mejor adaptado al soldado mexicano, agregado rieles picatinny para adaptar aditamentos, se incorporaron rugosidades al moldeado para mejorar el agarre y se ha diseñado un bi-pie para fusil, hecho por la Dirección General de Industria Militar. La construcción de su cañón tiene especial importancia para la fábrica y se ha logrado aumentar su durabilidad a través de mejores métodos de forjado.

    El fusil FX-05 Xiuhcóatl
    © Foto : José Antonio Quevedo
    El fusil FX-05 Xiuhcóatl

    La Armada de México ha plasmado como parte de su desarrollo institucional el continuar con el proyecto de adicionar ocho Patrullas Oceánicas de Largo Alcance a la flota naval, con la capacidad de ejercer mayor presencia marítima, desplegarse de manera rápida y por mayor tiempo más allá de la zona económica exclusiva. Dicho proyecto está considerado para 20 años, con lo cual, además se tendrá la capacidad de interoperar con otras armadas en operaciones y ejercicios navales nacionales y multinacionales, operaciones de búsqueda y rescate en profundidad, así como participación en operaciones de mantenimiento de paz.

    La construcción de la primera Patrulla Oceánica de Largo Alcance se realizó en el Astillero Número 20 en Salina Cruz, Oaxaca; este proyecto tiene contemplado el impulso del desarrollo marítimo del país e industria naval.

    Con todo lo comentado anteriormente, el impacto tanto de la Industria aeroespacial mexicana y la industria naval y militar se ha notado en el seno de las fuerzas armadas mexicanas, por ejemplo en la renovación de las flotas aéreas, que han podido acceder a mejores aeronaves, en mejores condiciones de precio y de entrega. La Sedena y la Secretaría de Marina (Semar) en los últimos seis años destinaron un presupuesto promedio anual de 1.490 millones de pesos —unos 76,4 millones de dólares— a sus compras de aeronaves, señalando que el gasto de defensa de México comparado con su presupuesto es uno de los más bajos a nivel mundial, fluctuando en 0,5% del PIB, muy por debajo de la mayoría de países de América Latina, que oscila alrededor del 1,31%. Al respecto, los planes sectoriales y de trabajo de la Fuerza Aérea Mexicana, se enfocan en ese sentido, definiendo metas a corto y largo plazo respecto a doctrina aérea, adiestramiento y adquisición de aeronaves.

     Teniendo en cuenta toda la diversidad del armamento hecho en México, ¿qué tipo de armamento podría destacar usted? ¿Qué armamento tiene el mayor potencial de exportación y por qué?

     En primer lugar destacaría el fusil FX-05, ya que por sus propias características permitiría una exportación sin mayores complicaciones, en segundo lugar los vehículos tácticos que han tenido un buen desarrollo en México y que además pueden ser empleados en misiones de seguridad pública, siendo empleado ya en esa función, ya que por ejemplo el vehículo DN-IX ha sido vendido a instituciones estatales de seguridad mexicanas como el estado de Sinaloa.

    El vehículo táctico DN-IX
    © Foto : José Antonio Quevedo
    El vehículo táctico DN-IX

    La creación de la Guardia Nacional en México es una ventana de oportunidad para la Industria militar que debería convertirse en la primera proveedora de esta institución de reciente creación, proveyendo tanto armamento, municiones y vehículos tácticos ya que el primer requisito de las nuevas adquisiciones debería ser que estas contaran con un alto contenido de manufactura mexicana. Estas incorporaciones permitirían dar una mayor visibilidad a los equipos incrementando su potencial exportador.

     ¿Cuáles son las perspectivas del desarrollo de la industria militar mexicana con la llegada al poder del nuevo presidente, Andrés Manuel López Obrador?

    — Las fuerzas armadas llevan ya algunos años implementando la visión 2030, con la que en ese año se podrá contar con una "Fuerza Armada polivalente, ligera, flexible, de gran movilidad táctica y estratégica". El nuevo Gobierno deberá continuar con el desarrollo de tecnología propia tanto en armamento, vehículos, aeronaves y buques, invirtiendo en programas específicos que permitan poner a los productos militares manufacturados en México, como productos destacados en el entorno mundial y que permitan cumplir con éxito la visión propuesta.

    Al mismo tiempo, México tiene un déficit de elementos de las Fuerzas Armadas para enfrentar la violencia y a los grupos delincuenciales. Además, se requiere aumentar al doble su presupuesto para eficientar su trabajo. De acuerdo con informes del sexenio pasado es necesario elevar la inversión en los cuerpos militares hasta 1,5% del Producto Interno Bruto, ya que actualmente apenas reciben 0,49% de este indicador. Sin esta inversión se compromete la capacidad de respuesta, para hacer frente a las amenazas externas e internas.

    La creación de la Guardia Nacional debería incrementar las operaciones de la industria militar para que esta a su vez sea la proveedora de los programas de adquisiciones de esta nueva fuerza, por lo que en teoría debería ser un escaparate para la industria militar.

    Por lo tanto el presupuesto destinado a las Fuerzas Armadas deberá tener un crecimiento sostenido y gradual. Es imperativo que el impulso no se pierda y se continúe con los programas de modernización y de adquisición de equipos para contar con las fuerzas armadas que México requiere y necesita.

    Etiquetas:
    industria armamentista, armas, industria militar, armamento, Guardia Nacional de México, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik