En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 0 0
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Miles de inmigrantes venezolanos que llegaron en los últimos meses y años a Brasil experimentan las dificultades de la crisis económica que afecta al gigante suramericano, pero la mayoría coinciden en que no hay punto de comparación con lo que dejaron atrás y se muestran agradecidos.

    "A veces los brasileños me dicen, ¿pero tú te viniste aquí, con la crisis que hay?; la mayoría no tiene ni idea de lo que está pasando en Venezuela en el día a día; con un salario mínimo solo puedes comprar un cartón de huevos, un pollo (…) no te alcanza para comprar un kilo de carne", explicó a esta agencia Carlos Urbina, venezolano asentado en Río de Janeiro desde hace cuatro meses.

    Urbina y un nutrido grupo de venezolanos asisten cada viernes a clases de portugués en la Universidad Estadual de Río de Janeiro gracias al Programa de Atención al Refugiado y a los Solicitantes de Refugio (Pares) de la organización católica Cáritas, que lidera la acogida de estas poblaciones en la ciudad.

    Cáritas-Pares ofrece atención primaria, asesoramiento legal, clases sobre el mercado de trabajo, entre otros servicios.

    La coordinadora del programa de atención a refugiados, Aline Thuller, aseguró a Sputnik que los venezolanos están experimentando las mismas dificultades que los brasileños a la hora de encontrar trabajo, con el agravante de la xenofobia en algunos casos puntuales.

    "La simpatía de los brasileños tiene algo de mito", sostuvo Thuller en la sede de la entidad, situada en las inmediaciones del estadio de Maracaná.

    Más aquí: Grupo de Lima rechaza que Maduro diga que no hay "crisis migratoria" en Venezuela

    Cáritas-Pares, que asiste a todos como refugiados aunque no tengan ese estatus legal, cuenta con financiación de la Iglesia Católica y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, pero se encuentra desbordada: si en 2016 atendió a 49 venezolanos, en 2017 ya fueron más del triple, 170, sin contar al resto: congoleños, haitianos, sirios, etcétera.

    "Intentamos mantener el optimismo, pero la realidad es desafiante, han llegado muchos venezolanos en muy poco tiempo y la tendencia es a que empeore: Brasil seguirá siendo un país de destino y cada vez más", auguró Thuller.

    Los venezolanos en Río suponen un pequeño porcentaje de los aproximadamente 50.000 que se estima entraron en este país recientemente.

    A pesar de que la sureña Río de Janeiro está muy lejos de las fronteras brasileñas con Venezuela, en el extremo norte, ya alberga la mayor colonia de venezolanos después de Boa Vista, en el estado fronterizo de Roraima (norte).

    Norma González es una de las "nuevas cariocas": nacida en la caribeña isla Margarita, dedicó 16 años de su vida a la enseñanza y ahora limpia un centro comercial en las afueras de Río. "No tengo prejuicios", dice.

    Madre soltera, llegó a Brasil con una hija de 12 años y huyendo del hambre y la violencia, dice.

    "Hacía años que tenía que hacer cola para conseguir alimentos, hacía fila en la noche y salía al otro día al mediodía, pasaba la noche durmiendo; estaba arriesgando mi vida, porque las calles allá están muy peligrosas", asegura subrayando que la situación no tiene punto de comparación con Brasil.

    "El brasileño no conoce, ni se imagina lo que es una crisis; aquí no hay crisis alimentaria, de salud (…) cuando he ido a los centros sanitarios me han atendido muy bien", aseguró.

    González agradece la solidaridad espontánea de muchos brasileños.

    El hecho de que en Brasil exista cobertura sanitaria universal gratuita (los indocumentados también pueden ser atendidos) y que el sistema educativo priorice la escolarización de los menores frente a los lentos trámites burocráticos facilitó la vida de muchos venezolanos.

    A pesar de las dificultades por las que pasa Brasil, con un desempleo del 13,1% y el producto interno bruto retrocediendo un 0,13% en el primer trimestre del año, los venezolanos subrayan constantemente las diferencias.

    "Puedes despertarte por la mañana, ir a la panadería y que haya pan, puedes hacerlo", explica Urbina, destacando que esa escena en Venezuela es casi de ciencia ficción.

    Temas relacionados: Gobernadora de estado brasileño atribuye a venezolanos aumento de la criminalidad

    Para llegar a Río de Janeiro, Urbina viajó dos días en autobús desde su Maturín natal (capital del estado venezolano de Monagas, noreste) hasta Boa Vista, de allí otra noche en autobús hasta Manaus (norte) y después un vuelo hasta Río, donde lo esperaban unos familiares.

    Muchos venezolanos, la mayoría, no tienen capacidad económica para afrontar un viaje tan largo y costoso y se quedan en Roraima, lo que desató una crisis en esa región fronteriza, con los albergues llenos, los hospitales colapsados y muchos inmigrantes durmiendo en las calles.

    Las autoridades locales pidieron al presidente Michel Temer que cerrara la frontera, al menos de forma temporal, pero el Gobierno negó rotundamente esta posibilidad.

    El mandatario brasileño remarcó, tras las elecciones que propiciaron un nuevo triunfo del presidente venezolano Nicolás Maduro, que la frontera seguirá abierta y que trabajará para "mitigar los efectos de la crisis humanitaria".

    Por el momento los esfuerzos se concentran en ampliar y construir nuevos albergues en Roraima y en un programa de "interiorización", para distribuir por otras regiones de Brasil a los venezolanos interesados en dejar ese estado amazónico.

    Por el momento 527 venezolanos se apuntaron al proyecto y ahora residen en albergues de Manaus, São Paulo (sureste) y Cuiabá (centro-oeste), donde empezarán a buscar empleo y una nueva vida.

    Además:

    Brasil: las elecciones de Venezuela carecen de "legitimidad y credibilidad"
    Etiquetas:
    migrantes, migración, Venezuela, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook