Widgets Magazine
02:21 GMT +322 Octubre 2019
En directo
    Submarino ARA San Juan en el Apostadero Naval de Buenos Aires, durante una jornada de puertas abiertas en mayo de 2017 por el día de la Armada Argentina (archivo)

    Submarinos colombianos han enfrentado emergencias similares al ARA San Juan

    CC BY-SA 2.0 / Juan Kulichevsky / Submarino ARA San Juan
    América Latina
    URL corto
    Desaparición del submarino argentino San Juan (315)
    0 0 0
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — En 1993, el submarino colombiano ARC Pijao vivió un incidente que pudo haber terminado como la tragedia del sumergible argentino ARA San Juan, perdido en el Atlántico Sur el 15 de noviembre de este año.

    El Pijao hizo agua en el océano Pacífico, en las inmediaciones de la isla Malpelo, unos 500 kilómetros al oeste de la costa colombiana.

    Los registros indican que se filtró a uno de sus compartimentos el equivalente a 10 toneladas de agua, con lo que la popa tendió hacia una posición crítica definida como "punta de aguja": cuando un submarino llega a la posición vertical cae por gravedad al fondo marino y hace implosión una vez pasados los 350 metros de profundidad.

    Solo la pericia y el entrenamiento de los tripulantes permitieron sortear la situación sin consecuencias.

    Esa fue una de las emergencias que ha afrontado en sus 45 años de existencia la fuerza submarina colombiana, compuesta por cuatro buques de un personal de 300 efectivos.

    Al submarino ARC Tayrona también le tocó pasar por un momento difícil cuando se dirigía a participar en 2014 en el ejercicio militar multinacional Unitas 55 en Perú, según el portal Infodefensa.

    Lea más: Vehículos teledirigidos de Rusia y EEUU siguen en busca de submarino argentino desparecido

    El 7 de septiembre de ese año, cuando cruzaba el canal de Panamá, sufrió un fallo en el sistema de propulsión y un alto total de los motores, por lo que debió volver a su base en Cartagena, en el norte de Colombia y sobre el mar Caribe, donde fue ingresado a un hangar para ser reparado por técnicos colombianos y alemanes.

    Además del Pijao y el Tayrona, los dos oceánicos, la flotilla se completa con los sumergibles costeros ARC Intrépido y ARC Indomable, cada uno con una tripulación promedio de 39 marinos.

    El Tayrona y el Pijao, de 56,1 metros de eslora (largo) y 6,2 metros de manga (ancho), fueron adquiridos a Alemania en 1975 y sometidos en 2013 a una modernización para prolongar su vida útil en 25 años, desarmados completamente, reparadas sus partes y reemplazadas las obsoletas en el astillero de Cotecmar que el Ministerio de Defensa posee en Cartagena.

    El ARC Intrépido y el ARC Indomable son más nuevos, pues Colombia los compró a Alemania en 2012.

    Más aquí: Un tripulante del ARA San Juan alertó sobre la persecución de un helicóptero británico

    Pero, ¿son suficientes para proteger un mar territorial de 35.700 kilómetros cuadrados (km2) y una zona económica exclusiva de 629.193 km2, repartidos en el mar Caribe y el océano Pacífico?

    "Nunca sobra disponer de más elementos para proteger la seguridad y soberanía del país, pero para las necesidades actuales de Colombia, que no está en guerra con ningún país, la flotilla de submarinos es suficiente", dijo a Sputnik el capitán retirado de la Armada, Carlos Alberto Andrade, quien presta servicios de asesoría e investigación a la marina colombiana.

    El principal uso práctico de los sumergibles es en la interdicción de embarcaciones dedicadas a actividades ilícitas, especialmente semisumergibles que trafican cocaína.

    Pero los submarinos también recolectan información de inteligencia en costas y mares, apoyan a cruceros de investigación científica con datos meteorológicos e hidrográficos y participan en ejercicios de entrenamiento con armadas europeas, suramericanas y de Estados Unidos, así como en las maniobras Unitas y en la operación Morro Castle con la OTAN, según información de la Armada.

    Andrade aseguró que "la marina de este país se ha destacado por haber recibido los mejores comentarios sobre el mantenimiento de sus unidades operativas, las cuales conoce muy bien y para las cuales ha preparado a sus hombres ante posibles emergencias, todos ellos con capacitación internacional ante situaciones de contingencia".

    Le puede interesar: La jueza que investiga la desaparición del submarino argentino toma medidas por si no es hallado

    Emergencias como las del Pijao y el Tayrona permiten a las tripulaciones realizar simulacros y capacitarse para actuar ante imprevistos.

    En febrero de este año, por ejemplo, navegantes apoyados por unidades aéreas y guardacostas de la Armada rescataron a un tripulante del Intrépido en un ejercicio de socorro cerca de Cartagena.

    El simulacro se basó en un incidente similar pero real, ocurrido en 2014 cuando marinos colombianos atendieron el llamado de un submarino peruano y rescataron a un tripulante enfermo.

    Siga aquí: La Armada argentina llama a confiar en alta tecnología del buque ruso Yantar

    El entrenamiento básico para ser submarinista en Colombia es de dos años, divididos en cuatro fases, que incluyen prácticas en lanchas submarinas hasta inmersiones vistiendo uniformes contra el fuego.

    Tema:
    Desaparición del submarino argentino San Juan (315)

    Además:

    Presidente argentino promete continuar con búsqueda del submarino San Juan
    La Armada argentina desconoce el motivo de una de las llamadas del submarino perdido
    Submarino argentino realizó ocho llamadas antes de desaparecer
    Etiquetas:
    accidente, submarinos, ARA San Juan (submarino), Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik