En directo
    América Latina
    URL corto
    Elecciones en Ecuador (2017) (168)
    0 0 0
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — La principal carta del socialdemócrata y general retirado Paco Moncayo para ganar las elecciones del domingo 19 en Ecuador, es la imagen de hombre honesto y patriota que ha construido en sus 76 años de vida, aunque la dificultad para conectarse especialmente con el electorado joven podría entorpecer su carrera a la presidencia.

    En entrevista con Sputnik, Moncayo dijo sentirse "fortalecido" en la recta final de la campaña electoral, "y por una sola razón: yo a este país le he servido toda mi vida, nunca fue mi afán la riqueza, el poder (…) he servido en la paz y en la guerra".

    La guerra del Cenepa

    Moncayo comandó al Ejército ecuatoriano en la Guerra del Cenepa, un conflicto que libraron Ecuador y Perú entre enero y febrero de 1995 en la cuenca del río Cenepa, una zona limítrofe pero sin demarcar en el lado oriental de la Cordillera del Cóndor, que concluyó gracias a la mediación de Argentina, Chile, Brasil y EEUU.

    La paz definitiva y la demarcación de los 78 kilómetros de línea fronteriza se alcanzaron en 1998.

    Como los dos países se atribuyeron el triunfo, su papel en el conflicto le valieron a Moncayo reconocimientos militares y honoríficos.

    La ciudadanía lo reconoció como un héroe y un patriota, lo que lo catapultó después a la vida política.

    Moncayo tiene estudios en relaciones internacionales, con una especialización en economía e integración, además de un diploma en seguridad continental por la Universidad de Defensa de Washington.

    Ha escrito ocho libros sobre poder y geopolítica; se desempeñó como comandante del Ejército y jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

    En 1998 se postuló al Congreso por la Izquierda Democrática; ocupó dos años su escaño ya que en 2000 renunció para ser candidato a la alcaldía de Quito, cargo en el que permaneció por dos períodos continuos, hasta 2009.

    Quito colonial

    La regeneración y recuperación del centro histórico de Quito, el más grande y mejor conservado de América Latina según la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), fue una de las obras emblemáticas de su gestión, sumada a la dotación de agua potable y alcantarillado a las zonas periféricas de la ciudad.

    A Moncayo se le adjudica también haber iniciado la construcción del nuevo aeropuerto de Quito, algo que le mereció severos cuestionamientos debido al manejo contractual, aunque el exalcalde ha reiterado que no le encontrarán "un solo acto de corrupción" en su "vida militar, privada o pública".

    Para él, la alcaldía fue la mejor experiencia de su vida, pues lo hizo "más humano", lo "ayudó a entender los dramas de la gente" y aprendió que "gobernar es un acto de amor".

    En 2009 se postuló a la Asamblea Nacional por el Movimiento Municipalista, y en su labor, que concluyó en 2013, apoyó el trabajo de los gobiernos autónomos, aunque fue criticado por votar leyes propuestas por la actual administración de Rafael Correa.

    Está casado con Marta Miño desde hace 48 años; ella lo califica como un hombre "bueno, íntegro, humanista y un trabajador incansable", lo mismo opinan sus cuatro hijos y sus seis nietos.

    Presidente-alcalde

    Moncayo quiere llegar a la presidencia del Ecuador "para devolver la unidad al país" y asegura que "la equidad y la justicia social solo son posibles si se gozan de todas las libertades", por ello entre sus planes está ser "presidente-alcalde o el alcalde-presidente" para potenciar el trabajo de los municipios y la obra pública en el país.

    "Este país ya está cansado de vernos divididos, entre gobiernistas y no gobiernistas enfrentados en una casi guerra; lo mismo en las redes sociales, usted verá que hay guerra, lo que yo digo es que hay que unir y no separar y convoco a la unidad para hacer una transición ordenada, segura y sin sobresaltos para salir de la crisis", sostiene.

    Moncayo oficializó su candidatura a la presidencia por el partido Izquierda Democrática, como parte de una alianza denominada Acuerdo Nacional por el Cambio, en la que participan organizaciones sociales y movimientos políticos como el indígena Pachakutik.

    Hasta el presidente Correa calificó la candidatura de Moncayo como "lo más rescatable" de la oposición.

    Durante la campaña fue el menos señalado por los otros siete candidatos presidenciales.

    Pero Correa observó, luego del último debate presidencial, que Moncayo tiene poco carisma y le cuesta conectarse con el electorado joven.

    Moncayo cree fundamental recordar que su candidatura "se debe a los sectores sociales, obreros, campesinos, artesanos, pescadores" y que no tiene "ningún poder económico detrás".

    "Yo ya hice mi parte, ahora depende de los electores, pase lo que pase mi corazón está limpio de cualquier duda, hice lo que debía hacer, si paso a la segunda vuelta lo voy a seguir haciendo y si llego a la presidencia, este país va a cambiar para bien", finalizó.

    La compañera de fórmula de Moncayo es Monserrat Bustamante, una universitaria de 40 años, titulada en ciencias empresariales con especialización en mercadotecnia, un diplomado en gestión de marketing y una maestría en gerencia educacional.

    Según los últimos sondeos de seis firmas encuestadoras, Moncayo ocupa el cuarto lugar en la preferencia electoral.

    Tema:
    Elecciones en Ecuador (2017) (168)

    Además:

    Las elecciones de Ecuador son cruciales para el futuro político de América del Sur
    Casi 3.800 candidatos se inscribieron para las elecciones de 2017 en Ecuador
    Elecciones en Ecuador: prueba de fuego para el progresismo latinoamericano
    Etiquetas:
    elecciones presidenciales, Paco Moncayo, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook