Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
Al contado - Sputnik Mundo, 1920
Al contado
Humor, creatividad y sencillez. Tres ingredientes, que sustentados en el rigor del análisis de destacados expertos internacionales, son la clave para acercarte al complejo mundo de la economía y las finanzas. Javier Benítez presenta el programa. 15 minutos, todos los jueves.

'La economía ilícita en España'

'La economía ilícita en España'
Síguenos en
Así se titula el nuevo libro de Catedrático de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, el Dr. Armando Fernández Steinko. El autor incide en que desde las autoridades y los medios se hace foco en los delitos de cuello azul, cuando son los delitos de cuello blanco los que más daño le infringen a la economía española.

Informe de la situación

Fernández Steinko comienza explicando que existe una parte de Producto Interior Bruto [PIB] de España, y de muchos países en general, que se genera con actividades que infringen el código penal.
"Todos los países tienen una parte de su economía de 'color negro', y yo lo que he hecho es estudiar el caso español que es el que mejor conozco", apunta.
La punta de la madeja que llevó a este experto a realizar una investigación que derivó en este libro, fueron las sospechas de que el discurso oficial político, el de los especialistas en derecho penal, y el discurso mediático –incluido una buena parte de lo que se lee en la literatura y se ve en el cine– está completamente equivocado en el sentido que ponen el acento en la peligrosidad y las extraordinarias finanzas de los delitos de cuello azul, que son los delitos de calle, sobre todo el narcotráfico, el robo, el tráfico de mujeres con fines de explotación sexual, etc., y el tráfico de armas, explica Fernández Steinko.
"Mientras que olvidan, o subestiman, de forma sistemática, el hecho de que el principal dinero ilícito en España –o en un país comparable con España, y seguramente la inmensa mayoría de los países occidentales– se genera con delitos de cuello blanco, que son los delitos tales como corrupción, delito fiscal, estafas, y los delitos societarios. Pero es que además, la proporción es de 9 a 1 a favor de los últimos. Mientras que lo que normalmente se lee en los documentos oficiales, muchos de ellos relacionados con la lucha contra el blanqueo de capitales, es que se invierten completamente los términos, y se transmite a la población, a los Gobiernos, a la opinión pública, que los principales delincuentes económicos son los de cuello azul", abunda.

Un poco de historia: EEUU impone su narrativa

El Dr. Fernández Steinko explica que nada de esto es casualidad, sino que es un proceso histórico que arranca en la década de 1970, y que se ha ido acumulando a raíz de los cambios políticos que han sucedido en los países occidentales.
"Hasta los años '70 en el seno de Naciones Unidas y de los Gobiernos, se daba una criminalización muy alta de los delitos fiscales, de tal forma que eran conductas muy denostadas, muy perseguidas. Había un montón de congresos internacionales para impugnar, luchar y problematizar el delito fiscal. Los delitos de corrupción también se problematizaban, estaban más controlados por una circunstancia que tienen que ver con la propia estructura de los países, de las economías, etc., de la época", subraya.
Pero a partir de la década de 1980, todo eso cambió, según el escritor, al indicar que con el giro neoliberal, se reorienta radicalmente el radar criminológico de los Gobiernos de los países occidentales, y el narcotráfico se convierte en 'el gran malo de la película'.
"Primero, porque efectivamente hubo un gran aumento del narcotráfico, que sufrían sectores de la población, sobre todo las clases medias y populares norteamericanas y europeas. Pero sobre todo, la principal razón no es esa, la principal razón es que el narcotráfico se convirtió en un asunto de contenido profundamente geopolítico, porque la [entonces] nueva Administración norteamericana de Ronald Reagan, lanzó el discurso de que cambió en sus políticas en relación con los conflictos latinoamericanos, y la política de Jimmy Carter basada en la búsqueda de derechos humanos, el intento de equilibrar intereses, de tener en cuenta la desigualdad social, fue sustituido por un discurso de 'guerra contra las drogas'".
Fernández Steinko explica que en realidad, esto escondía detrás un discurso de guerra contra la insurgencia latinoamericana, puesto que se consideraba que era un problema no político, sino que era un problema económico que radicaba en los aparentes inmensos beneficios económicos generados por el narcotráfico en ese momento.
"Entonces esto era una fórmula muy interesante que permitía reorientar la estrategia de lucha contra la insurgencia latinoamericana en América Latina, y al mismo tiempo de hacerle un guiño a la propia clase media norteamericana, en el sentido de que se estaba haciendo un trabajo muy eficaz de lucha en contra del propio narcotráfico. Entonces todo parecía coincidir: naturalmente, el resultado de esa política de guerra contra las drogas ha sido nefasto", remarca.
El experto matiza que es verdad que luego la insurgencia latinoamericana fue derrotada muchas veces militarmente, entre otras razones, por los cambios geopolíticos que se dieron en el mundo, y por muchas otras que no tienen que ver todas en absoluto con el narcotráfico, pero sí quedó un discurso que los norteamericanos llevaron luego a Naciones Unidas y que fue asumido por la inmensa mayoría de los países, tanto occidentales como no occidentales, basado en eso, en la suposición de que aquí, el gran dinero ilícito en el mundo lo genera el narcotráfico.
"Mis datos refutan 100% esa teoría. No sólo mis datos, sino que poco a poco se va generando un clima más científico en relación con los estudios de las finanzas del narcotráfico en todo el mundo, incluido Naciones Unidas, donde desde el año 2006 los informes sobre la economía del narcotráfico son mucho más prudentes y no reflejan de forma tan directa las hipótesis y las teorías del Gobierno norteamericano", observa el experto.

¿Una quimera?

En un mundo ideal, el Dr. Armando Fernández Steinko espera que con su libro 'La economía ilícita en España', la sociedad española, arrostre con valentía, con sentido común, con racionalidad, ese lado oscuro de su propia sociedad.
Y es que al ser consultado sobre si le gustaría que el mensaje de su libro tuviera cierta influencia a nivel social o a nivel político, el autor no esquiva la pregunta: "Me gustaría que la sociedad española fuera un ejemplo para que un país hiciera frente, con realismo, con dignidad y con valentía moral, a su parte oscura. Todas las sociedades tienen una parte oscura, todas las sociedades tienen una parte ilícita, pero las sociedades pueden arrostrar esa parte fea suya, de una forma o de otra".
Fernández Steinko explica que la forma en que se manifiesta la sociedad es, "o bien echándole la culpa a actores situados fuera de su país, como el caso del narcotráfico […] 'que vienen aquí a vendernos una droga que en realidad no queremos', ese discurso basado en el discurso de los 'otros', que está muy extendido en el mundo occidental".
A su entender, en vez de eso, se debería poder "ver cuáles son las partes feas de nuestra propia sociedad: los grandes delincuentes económicos y fiscales son los nuestros, nuestra gente. Es la gente que incluso aparece como los grandes triunfadores, son los que representan el canon del objetivo del éxito social. Y esos son los grupos que generan las grandes infracciones económicas en nuestro país".
"Entonces, una sociedad puede optar por enfrentarse a su lado oscuro de forma racional, teniendo en cuenta realidades incómodas, o puede alimentar un discurso basado en falsedades, que es políticamente más cómodo, moralmente mucho más agradable, y que consiste en echarle la culpa de las grandes conductas ilícitas, o bien al segmento situado en la parte más depauperada de la sociedad, como se ha venido haciendo en los últimos 200 años. O bien, situarlos en actores externos, no nacionales, que atacan nuestra integridad moral desde fuera y se aprovecha de nuestra tolerancia para cometer actos ilícitos. Son dos formas distintas que puede tener una sociedad de abordar su lado oscuro", advierte el autor.
"Yo lo que quiero provocar con mi libro, es que la sociedad española, arrostre con valentía, con sentido común, con racionalidad, ese lado oscuro de su propia sociedad", concluye el Dr. Armando Fernández Steinko.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала