Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Estilo de vida
Lo más actual e interesante para tu salud, ocio y entretenimiento.

Las 4 películas de Disney que habría que cancelar (y por qué)

© Foto : Facebook/DisneySnowWhiteEl beso de 'Blancanieves'
El beso de 'Blancanieves' - Sputnik Mundo, 1920, 14.05.2021
Síguenos en
Tras el lanzamiento de Disney Plus, se reavivó la discusión en torno a si ciertas películas deberían o no ser canceladas por reproducir estereotipos de género, racismo y otros tipos de violencia. Hay algunos consensos sobre las películas clásicas, pero, ¿las nuevas están libres de discriminación?
Cómo las películas clásicas de Disney representan a las mujeres, personas no blancas y queer, desde hace décadas está en los debates feministas, colectivos de derechos humanos y algunos intelectuales, pero tras el reciente lanzamiento de Disney Plus, el servicio de streaming de vídeo de The Walt Disney Company, esa discusión se ha vuelto global.
Ya en la tercera década del siglo XXI, es necesario reconocer que algunos elementos de las películas de Disney —fundada en 1923—, simplemente no son adecuadas para que niños, niñas y adolescentes las vean, principalmente las clásicas. Y de hecho, Disney en parte lo hace.
En su plataforma de streaming, películas como Dumbo (1941) y Peter Pan (1953) aparecen en la sección de adultos e incluyen una advertencia: "pueden incluir representaciones culturales anticuadas".
La plataforma de streaming Disney+ - Sputnik Mundo, 1920, 16.10.2020
Dumbo, Peter Pan, Los Aristogatos y otras películas son "racistas", según Disney
En esas películas, lanzadas en los años 30, las mujeres son representadas como amas de casa, sumisas a los deseos de los hombres que aparecen como sostén de la familia. Se trata de mujeres jóvenes, de tez blanca, bellas e inocentes, que no hacen más que esperar a que un hombre caucásico las rescate de su miserable vida, despierte y rompa hechizos.
Estos estereotipos sobre los roles de género son perjudiciales para las niñas y niños que los ven. Ellas sueñan con castillos y príncipes, mientras que ellos sueñan con tener poder y salvar a mujeres.

¿Qué películas clásicas de Disney deberían cancelarse?

Pensemos en las tres películas más conocidas de Disney: Blancanieves (1937), Cenicienta (1950) y La Bella Durmiente (1959). Allí el tema recurrente es el poder del beso del amor verdadero.
Blancanieves
Pero detengámonos en el icónico beso de Blancanieves: el príncipe devuelve literalmente a la vida a la protagonista con un beso. ¡Pero Blancanieves está inconsciente! Esa escena hoy se interpreta como un acto no consentido y de agresión, y por ello feministas en todo el mundo están pidiendo que se modifique.
La bella durmiente
Algo similar ocurre en La Bella Durmiente, cuando el príncipe besa a Aurora, que tal como advierte el título, está durmiendo. ¿Por qué la besa sin consentimiento? Para despertarla de un sueño eterno, una maldición a la que fue sometida por la rueca de la villana Maléfica.
Disney intentó "resolver" esa escena décadas después en la película Maléfica (2014), que según Insider, está narrada desde el punto de vista de la villana y se centra en la historia no contada del vínculo entre Maléfica y Aurora. En esta nueva película, besa a la durmiente Aurora en la mejilla, y su amor maternal por la niña es lo que hace que despierte de la maldición.
Para salvar estos estereotipos, a finales de la década de 1980 y en los 90 Disney elaboró películas con heroínas mujeres, como La Sirenita (1989), Aladino (1992), Pocahontas (1995) y Mulán (1998). Las protagonistas femeninas aparecieron como lideresas y rebeldes, ya no dentro del hogar. Sin embargo, Disney continuó reproduciendo estereotipos de género.
La Bella y la Bestia
En esta otra de las ya clásicas película de Disney, Belle, la protagonista de La Bella y la Bestia (1991), acepta ser prisionera de la Bestia para que su padre pueda escapar de su castillo. Como si fuera poco, después ella le enseña a la Bestia a ser un "buen hombre", es decir, a convertirse en príncipe.
Algunos críticos incluso advierten que la Bella sufre del Síndrome de Estocolmo, en el que las víctimas de los rehenes desarrollan sentimientos de confianza o afecto hacia sus captores. "Bajo esta lectura, cuando Bella por fin le dice a la Bestia que lo ama, no se siente como una decisión romántica genuina hecha por una mujer totalmente empoderada bajo su propia voluntad", escribió Constance Grady para Vox. "Se siente como la culminación de toda una historia de abuso emocional y preparación".
Tampoco olvidemos cómo empieza la película: con un monólogo donde una voz en off se pregunta "¿Quién podría aprender a amar a una bestia?". Claramente la trama gira en torno al mensaje de que depende de las mujeres "arreglar" a los hombres, incluso a los que tienen un comportamiento abusivo hacia ellas, como la Bestia. Pese a que Disney elaboró un remake de la película en 2017, el mensaje continúa intacto.
La Sirenita
Basta ver La Sirenita, para que se evidencie la visión poco saludable de Disney sobre las relaciones afectivas y el rol de las mujeres jóvenes frente a los hombres. En la película la protagonista literalmente renuncia a su voz y a toda su vida por el amor de un hombre al que no conoce realmente. Es más, la villana de la película, Úrsula, le dice que "En tierra es mucho más preferible que las damas no digan una palabra. Es la que contiene su lengua la que consigue un hombre".
"Para empeorar las cosas, la voz de la sirenita es su talento más preciado", escribió Simone Torn en Screen Rant. "Le gusta cantar más que nada, pero ya no podrá hacerlo porque tiene que hacer que las cosas funcionen con el primer tío en el que pone los ojos".
En todas estas películas, las mujeres tienen menos voz que los hombres, según algunas investigaciones. Tomemos como ejemplo La Sirenita, donde las mujeres hablan el 32% del tiempo en comparación con los hombres, o Pocahontas (24%) y Aladino (10%).

¿Y las nuevas películas de Disney?

Aunque la compañía cinematográfica ha ido cambiando la representación de los personajes femeninos en sus películas, aún le queda mucho por recorrer en cuanto a deconstrucción de género.
Películas como Enredados (2010), Brave (2012), Moana (2016) y las cuatro películas de la serie Frozen (la primera lanzada en 2013), "ofrecen a las niñas mucho más que castillos y hombres guapos. Sus protagonistas femeninas son inspiradoramente fuertes, independientes y capaces", según publicó Palatinate, el períodico universitario de Durham (Reino Unido).
Pero desafortunadamente, las mujeres continúan teniendo menos voz que los hombres. En Frozen, por ejemplo, el 59% de las líneas son habladas por hombres. Las mujeres tenían más voz en las primeras películas de Disney que en estas, manteniendo el 60% de las líneas de Cenicienta y el 71% de las de La Bella Durmiente.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала