Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Mujeres ecuatorianas cambian el color de la inequidad y la pintan de violeta

© Foto : Pixabay/Free-PhotosUna mujer pensativa mira por la ventana (imagen referencial)
Una mujer pensativa mira por la ventana (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 07.05.2021
Síguenos en
QUITO (Sputnik) — Las fuertes brechas de género y discriminación laboral en Ecuador han hecho que las mujeres de este país sudamericano posen su mirada en el legislativo, en espera de una ley violeta que le cambie el color a la inequidad.
Hace casi un año el ministro de Trabajo, Andrés Isch, se reunió con su equipo, integrado mayormente por mujeres. En ese encuentro alguien dijo que los hombres no entienden la cantidad de dificultades que tienen las mujeres para luchar en igualdad de condiciones.
Para Isch ese comentario, junto con las cifras sobre la situación laboral de las mujeres, fue como recibir un golpe de realidad, la realidad que determina que en Ecuador, del total de 3,36 millones de mujeres que conforman la Población Económicamente Activa (PEA), el 22% está en el subempleo, solo el 26% tiene un empleo adecuado y alrededor del 8% no tiene trabajo.
"Las brechas que se tienen que cerrar son enormes", dijo el ministro a Sputnik.

La igualdad, esa quimera

A modo de ejemplo, de cada 10 contratos de trabajo formales que se generan en el país, 7 son para hombres y 3 para mujeres.
Además, aquellas afortunadas que logran entrar en el mercado laboral formal, ganan en promedio menos que los hombres estando en los mismos puestos y haciendo lo mismo que ellos, y tienen muy pocas posibilidades de crecimiento por estructuras que no generan las mismas oportunidades de desarrollo.
Las mujeres ecuatorianas ganan un 16% menos que los hombres pese a hacer el mismo trabajo e incluso un mayor trabajo que los varones, y un 45% tiene menos acceso a un empleo adecuado que sus colegas hombres.
Se estima, además, que la mitad de las mujeres gana menos del 50% del salario básico, que en Ecuador es de 400 dólares, y en el quintil más bajo, un 20% de ellas tiene un ingreso de apenas el 10% del salario básico, lo que equivale a decir 40 dólares, o poco más de un dólar por día.
Con este panorama, la igualdad se dibuja como una quimera.
"Necesitamos generar más oportunidades para que se cierren las brechas de inequidad entre hombres y mujeres", comentó el ministro, que estuvo al frente de la elaboración del proyecto de ley orgánica de Economía Violeta, que el pasado 8 de marzo fue enviado a la Asamblea Nacional, en busca de combatir las desigualdades entre hombres y mujeres en materia laboral.

Siempre obreras

Un estudio sobre perspectiva de género en los cargos directivos de las empresas sostiene que en Ecuador no se está haciendo lo suficiente para lograr una mayor tasa de participación y de permanencia de las mujeres en el mercado laboral.
La empresa de Investigación de Mercados Ipsos, evaluó en 2018 a 500 empresas grandes y medianas y determinó que en el país solo 1 de cada 10 ejecutivos de mayor rango es mujer y solo el 26% de los miembros de directorios lo son.
Silueta de una mujer  - Sputnik Mundo, 1920, 01.04.2021
América Latina
Grupo de 20 países apoyan iniciativa de México por la igualdad de género
Esa brecha de la participación de las mujeres en puestos de alta gerencia es muy ancha y los expertos dicen que puede estar principalmente relacionada con estereotipos caducos, sesgo de género y discriminación.
Un análisis realizado en 2020 en el que participaron 96 empresas grandes nacionales y multinacionales de varias ramas industriales, encontró que apenas un 10% de mujeres ocupaban la posición de presidente, un 8% la de vicepresidenta, mientras que el cargo de gerente general es ocupado en un 22% por mujeres, en relación con el 24% de 2019.
En Ecuador, las ramas de actividad que concentran el empleo de las mujeres son agricultura (27,8%), comercio (22,5%), actividades de alojamiento y servicios de comida (9,2%), industria manufacturera (8%) y enseñanza (6,7%).

Romper estereotipos

En pleno siglo XXI muchas empresas mantienen el criterio de que las mujeres en edad de ser madres son más caras o son un problema, cuando los datos, según Isch, muestran todo lo contrario: las mujeres a lo largo de su vida profesional son más rentables y productivas, se enferman menos, piden menos permisos que los hombres y generan menos problemas para las empresas.
En Ecuador entre las dificultades más importantes que afrontan las mujeres en su lugar de trabajo está no tener acceso al cuidado de los niños, falta de flexibilidad en el horario de trabajo y acoso laboral.
"Las decisiones tienen que atacar los problemas que se han mantenido durante siglos en el país. Si las mujeres no tienen un trabajo formal será muy difícil que los mecanismos de protección de derechos actúen adecuadamente", dijo el ministro de Trabajo.
Eso quiere decir que por más buenas leyes laborales que existan, si no hay incentivos adecuados todo quedará en letra muerta.

En la dulce espera

El proyecto de Ley Violeta que está en la Asamblea plantea una serie de incentivos, entre ellos deducciones de hasta 150% correspondientes a remuneraciones y beneficios sociales sobre los que se aporte al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) por la creación de una nueva plaza de trabajo destinada a la contratación de mujeres durante al menos 6 meses de relación laboral.
Mientras más mujeres contraten las empresas y mejor les paguen más se beneficiarán.
Entre otros aspectos, el proyecto también promueve la licencia de maternidad y lactancia compartida, paridad de género en la conformación de directorios, equidad salarial y eliminación de prácticas discriminatorias.
Marcha de mujeres en Quito, Ecuador - Sputnik Mundo, 1920, 09.03.2021
América Latina
Colectivos de mujeres de Ecuador marchan contra la violencia de género y la discriminación
La progenitora, en común acuerdo con el padre, deberá determinar la forma en que se gozará de la licencia con remuneración de 12 semanas por el nacimiento de su hijo, al igual que en el período de lactancia con remuneración por el período de 12 meses posteriores al parto, en el que la jornada laboral durará seis horas.
La ley por sí sola no será suficiente para mejorar las condiciones laborales de las mujeres, pero será un paso importante en la lucha para reducir las brechas de género y para cambiarle el color a la inequidad.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала