Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

La mujer tildada de "agente rusa" por acusar a Biden de agresión sexual lo cuenta todo

© AP Photo / Donald ThompsonTara Reade, una exempleada de la oficina de Joe Biden en el Senado, la cual se pronunció acerca de una supuesta agresión sexual por parte del político
Tara Reade, una exempleada de la oficina de Joe Biden en el Senado, la cual se pronunció acerca de una supuesta agresión sexual por parte del político - Sputnik Mundo, 1920, 11.04.2021
Síguenos en
Tara Reade, una exempleada de la oficina de Joe Biden en el Senado, se pronunció acerca de una supuesta agresión sexual cometida por el actual presidente de Estados Unidos en 1993. Sin embargo, los grandes medios estadounidenses, así como los demócratas, hicieron oídos sordos a sus acusaciones.
"La campaña de Joe Biden, y otros demócratas, anunciaba cómo se necesita coraje y cómo querían asegurarse de que hubiera un espacio seguro para que las mujeres pudieran pronunciarse. Mientras tanto, entre bastidores, Joe Biden estaba armando un ejército de 'trolls' en las redes sociales para perseguirme", contó Reade a Sputnik.

La historia de cómo Reade fue silenciada

En 1993, Reade trabajaba ayudando a organizar a los aprendices de la oficina de Biden. Según contó a Sputnik, un día, el entonces senador se acercó a ella, la empujó contra una pared, la besó y puso sus manos debajo de su falda sin ningún consentimiento, antes de intentar continuar con la agresión sexual.
Tras lo ocurrido, la mujer que en la época tenía poco menos de 30 años presentó varias denuncias oficialmente a sus supervisores en el Senado, las cuales fueron todas ignoradas. Sin apoyo y con miedo de las posibles represalias, Reade decidió no acudir a la Policía.
Cerca de dos décadas más tarde, después de que varias mujeres se pronunciaran sobre casos de "toqueteos" no consentidos por parte de Biden y alentada por el movimiento Me Too, Reade decidió contar su historia. La respuesta que recibió de la prensa no fue la esperada. En gran medida la ignoraron o, peor aún, la llamaron "una agente rusa".
"Estaba un poco perdida en cuanto a cómo pronunciarme de manera segura. Y luego me di cuenta de que no había una manera segura", afirmó Reade.
Fue entonces que Reade decidió solicitar ayuda a Time's Up, una organización sin fines de lucro que ayuda a las mujeres a abrirse públicamente sobre las agresiones y los acosos sexuales sufridos. Acá tampoco consiguió apoyo. Es más, Reade luego descubrió que la directora de la empresa de relaciones públicas que representa a la ONG, Anita Dunn, era miembro de la campaña de Joe Biden. Reade sostiene que la organización no le notificó sobre este posible conflicto de intereses. Dunn es ahora consejera superior del presidente estadounidense.
"El movimiento Me Too no existe. […] Nunca hubo nada detrás de él. No hubo un movimiento real. No hay un compromiso real con eso. Los demócratas han demostrado una y otra vez que están usando el manto del Me Too como protección, para esconder el hecho de que, en realidad, están permitiendo que actúen los depredadores y dándoles poder", compartió Reade.

La "traición" de los demócratas

Lo que fue aún más "asombroso" para ella es cómo se le negó el apoyo de la fuerza política que había apoyado durante años: el Partido Demócrata. Reade envió solicitudes a numerosos demócratas prominentes, como Alexandria Ocasio-Cortez, Bernie Sanders y Elizabeth Warren. Nadie le respondió, excepto la oficina de Warren, que le preguntó si quería ayudar a financiar su campaña presidencial.
Para Reade, la situación fue "una traición" en un nivel que ni siquiera puede describir. Agrega que ya no puede identificarse con el partido, aunque todavía comparte la mayoría de sus ideales, excepto por la política exterior agresiva.
"Fui demócrata toda mi vida. Era una persona que no solo votó a los demócratas, sino que trabajaba para los demócratas. Estaba en las trincheras, por así decirlo, en ese sentido. (...) En términos de partidos políticos, me siento políticamente sin hogar en este momento", sostuvo Reade.

Reade, un ejemplo de cómo tratan a las víctimas de acoso sexual en EEUU

Como si no fuera suficiente no recibir ayuda de la organización Time's Up y ser blanco de artículos en diarios como The New York Post y The Washington Post, la decisión de Reade de hacer públicas las acusaciones de agresión sexual también afectó seriamente su vida personal.
A la mujer la acusaron de mentir sobre su educación, incluso bajo juramento, cuando trabajó como experta invitada en casos de violencia doméstica en los tribunales. El fiscal del distrito de Monterey, con quien ella trabajaba a menudo, llegó a visitar su antigua universidad con una orden de registro para comprobar si realmente había estudiado allí.
La exsecretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, junto al exvicepresidente y candidato presidencial Joe Biden - Sputnik Mundo, 1920, 29.04.2020
Internacional
Joe Biden es "un depredador sexual", el apoyo de Hillary Clinton y las críticas de la supuesta víctima
Reade explica que sintió que su carrera estaba siendo destruida. Si el fiscal del distrito la hubiera encontrado culpable, habría terminado en la cárcel. Sin embargo, Reade recalca que nunca mintió sobre su educación y que finalmente fue absuelta de los cargos. Los medios, sin embargo, nunca corrigieron estas acusaciones en sus artículos.
Este ataque legal contra Reade comenzó justo después de que hiciera públicas sus acusaciones contra el entonces candidato presidencial demócrata. Ella está segura de que esto no es una coincidencia.
"También había personas que estaban pidiendo que me encerraran por otras razones. Querían arrestarme por [supuestamente] ser una agente rusa. Querían que me encerraran por cualquier cargo federal que pudieran. Fue realmente feo. Y mientras tanto, los demócratas estaban frente a las cámaras diciendo que es seguro que las mujeres se pronuncien. Bueno, les puedo decir, soy un ejemplo de cómo no es seguro hacerlo", subrayó Reade.

Los 'errores' de los grandes medios casi le arruinaron la vida a Reade

Su carrera no fue lo único que sufrió después de que Reade saliera con sus revelaciones. También se quedó sin un techo y tuvo muchos otros problemas, todo gracias a los medios de comunicación.
Después de que comenzaron a circular afirmaciones infundadas de que Reade era una agente rusa, la mujer pasó a recibir amenazas de muerte. También se escribió en los medios que las finanzas de ella estaban en pésimo estado, lo que la llevó a ser expulsada de la casa que alquilaba desde hacía años.
"Alquilaba una casita y los dueños de la propiedad habían escuchado en CNN que yo había recibido amenazas de muerte. Literalmente lo escucharon en las noticias y vinieron a la mañana siguiente y dijeron: 'Tienes que salir de la propiedad porque tienes amenazas de muerte. Y votamos por Joe Biden. Y antes de estas cosas, nos enteramos en las redes de su bancarrota. No nos dijiste que estabas en quiebra'. No lo hice pues no era el caso", afirmó Reade.
Debido a los rumores y las investigaciones acerca de su educación, Reade pasó a tener problemas para encontrar trabajo. Sin embargo, enfrentó aún más problemas cuando el diario The New York Times publicó su número de seguro social. El número estaba impreso en su antigua identificación del Congreso, una imagen que el periódico afirmó haber publicado por error. Cuando Reade se enteró y solicitó que el medio lo eliminara, su seguro social ya se había difundido en internet.
"Eso me causó problemas. También permitió que la gente investigara toda mi vida. Han estado usando eso para hacer cuentas falsas. Todo tipo de cosas sucedieron cuando eso pasó. Así que realmente afectó mi vida en maneras visibles y no visibles. Tuve dificultades", recordó Reade.
Desde lo ocurrido, Reade ha publicado un libro sobre sus revelaciones y sobre cómo fueron rechazadas por los medios, ignoradas por los políticos y los problemas que ellas le causaron. Reade dice que su objetivo es mostrar a las personas que pueden seguir adelante, incluso pese el trauma de sobrevivir a una agresión sexual, así como demostrar cómo estos casos se tratan en la era del Me Too.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала