Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
SPUTNIK
Mónico Sánchez,
el "Tesla español"
que murió en el olvido


Por Iris Ladari Fuentes

Foto: © Cortesía de Eduardo Estébanez

Mónico Sánchez es una de las grandes figuras olvidadas de la historia española, cuya invención dio la vuelta al mundo. Considerado como el Tesla español, fue el creador de la primera máquina de rayos X portátil, que logró incluso a destronar a los aparatos de la mismísima Marie Curie.

Ingeniero de profesión, Mónico Sánchez viajó a Estados Unidos para ampliar sus conocimientos en electricidad y terminar allí los estudios. Se fue con los pocos ahorros que había conseguido al vender su modesta tienda situada en San Clemente, en Cuenca, y curiosamente, lo hizo sin saber inglés. Su valía le llevó a ganarse el apodo del 'Tesla español pasando de ser el dependiente de un pequeño comercio rural, al inventor de la máquina de rayos X portátil.

"Mónico Sánchez fue un hombre perseverante, emprendedor que no se revelaba ante nada. Durante la Guerra Civil los dos bandos quisieron acabar con él, cinco de sus seis hijas murieron y a pesar de ello, siguió adelante", narra a Sputnik el escritor de sus memorias, Manuel Valero.

Deslumbró incluso al rey Alfonso XIII en las ferias de aparatos que se celebran en las distintas ciudades de la península. En una de esas visitas que hizo el rey, se detuvo en su stand y le dio la enhorabuena.

"El rey se sintió orgulloso de que hubiera sido un español el que estuviera detrás de esa creación", narra Valero. Asimismo, el pionero en radiología llegó incluso a destronar en Francia a Marie Curie y a sus Petit Curie, que eran las pequeñas ambulancias

a las que dotaba de un aparato de rayos X portátil para ayudar a los heridos durante la Gran Guerra.

El ejército francés prefirió los equipos del español antes que los de Curie, y le encargó a Sánchez más de un centenar de rayos portátiles. Una adquisición a la que, posteriormente, también se sumaron numerosos países para sus servicios sanitarios.


© Cortesía de Eduardo Estébanez

© Cortesía de Eduardo Estébanez



Mónico Sánchez nació en un pequeño pueblo de Ciudad Real llamado Piedrabuena el 4 de mayo de 1880

y consiguió revolucionar la radiología de la época con la reducción de un "armatoste que pesaba toneladas" en una maleta portátil. No solo fue un gran inventor, también una persona "humana y solidaria" que dedicó todos sus conocimientos en ingeniería y electricidad para dar un paso más allá en la medicina.


A través de su aparato, que fue utilizado desde principios del siglo XX hasta el comienzo de la Guerra Civil española, se podían hacer radiografías

y descubrir infecciones de la piel,

entre otras patologías.

© Cortesía de Eduardo Estébanez
En EEUU trabajó para Frederick Collins

A finales del siglo XIX, la enseñanza por correspondencia ya se había implantado en España. Dejó su tienda en San Clemente para estudiar en Madrid y allí se enteró que una escuela de Londres ofrecía un curso de electricidad, obviamente impartido en inglés. Como "no se achantaba ante nada", decidió estudiarlo sin tener conocimientos del idioma.


"Para mí era un superdotado", describe el autor de su biografía. El propio presidente del instituto británico se quedó deslumbrado de cómo iba evolucionando el alumno y le aconsejó que terminara sus estudios en Estados Unidos. Y así lo hizo. Allí empezó su carrera profesional que le llevó a la cima.


El aparato se empezó a utilizar apenas lo inventó en Estados Unidos, alrededor de 1908. Allí trabajó para Frederick Collins, otro gran cerebro de la electricidad y uno de los grandes precursores de la telefonía inalámbrica. Al principio, patentaron la maleta con el nombre de los dos porque Collins le quiso comprar la patente por medio millón de dólares—no hay que olvidar el dineral que suponía ese monto de dinero para aquella época— pero Mónico mantuvo su patente .



"Sin guerra, Piedrabuena sería un centro médico de primera"

De regreso a España, en lugar de instalarse en una gran ciudad, se fue a su ciudad natal y montó su gran laboratorio en Piedrabuena, desde principios de los años 20 hasta comienzos de la Guerra Civil.


"En Estados Unidos triunfó, pero en España solo lo hizo al principio de siglo por la gran importancia de su invento", resalta el escritor.



En Piedrabuena fabricó las maletas que se repartían a todos los médicos de España y del extranjero. Concretamente en España se empezaron a utilizar en la guerra del Rif en Marruecos alrededor de 1911. Sin embargo, al estallar la guerra española, todo cambió.


"Ni siquiera Franco le ayudó, y fue un talento que triunfó fuera y sobrevivió por la electricidad.
Si no hubiera habido guerra, Piedrabuena hubiera sido un centro médico de primera en Europa" concluye el autor.

"Resulta curioso que un hombre que inventa los rayos X para contribuir a salvar vidas, al final en una guerra los dos bandos se lo quieran cargar", concluye Valero.


Durante la Segunda República Española, los anarquistas fueron a su casa con intención de quitarle la vida y consiguió salvarse gracias a uno de sus contactos en el gobierno, que había conocido gracias a su novedoso aparato.


Una decisión que no sentó del todo bien en el bando republicano "y como no pudieron llevárselo a él, fueron a por su sobrino".

Posteriormente, el otro bando nacionalista le culpó de colaborar con la República y fue difamado por haber sido el instigador de la muerte de su sobrino.


"Los dos bandos se lo quisieron cargar, porque vino de Estados Unidos como un liberal científico", explica Valero, "al final él conocía lo que era vivir en una república mucho más que todos los españoles que vivieron las dos".

"El rayo indomable"

Sus memorias quedaron recogidas en la novela del escritor y periodista Manuel Valero, que escribió junto al nieto de Sánchez, Eduardo Estébanez. El rayo indomable, como así se llama la obra, se lanzó en 2020 en plena pandemia.


En ella han querido narrar su "biografía novelada" no solamente desde el punto de vista científico, sino también desde la perspectiva más humana: sus amores, sus desamores y sus problemas durante la guerra civil española, que no fueron pocos. La idea del libro surgió durante una comida entre los dos amigos en 2018.

"Oye, Eduardo, ¿por qué no narramos toda la historia de tu abuelo, hablando de su faceta más personal?", preguntó Valero. Desde entonces se pusieron a ello y en dos años lograron publicar la obra.

"El libro es 80% real biografía novelada con un 20% de ficción. Hemos hecho una ficción coherente", explica a Sputnik el autor.

Sánchez tuvo seis hijos con su mujer Isabel —cinco hijas y un hijo varón—, pero de todos ellos, solo sobrevivió una. Tres niñas murieron de sarampión; un hijo murió de tuberculosis; y su otra hija, Angelita, murió de una infección tras una operación de útero.


El marido de Angelita, al quedarse viudo, se casó con la única hija que quedaba viva, Isabel, y del matrimonio nació el coautor de la novela, Eduardo Estébanez, y sus dos hermanos. Estébanez, que cuando muere su abuelo tiene 6 años y con el tiempo se da cuenta de que no puede hacerse cargo del negocio familiar, le recuerda como una persona muy honesta y emprendedora que "siempre estaba sonriendo y que tenía mucho magnetismo personal".

"Murió en el olvido"

Después de la guerra, en 1946 decide emprender su último viaje a Estados Unidos para recabar patentes y modernizar la estructura de la maleta, pero ya le fue imposible por los problemas para importar en aquella época.


"España era un páramo que se encontraba en plena autarquía", define Valero. Luego, cayó en el olvido, "si se hubiera abrazado de una manera entusiasta al régimen,

hubiera sido diferente".


El final de su vida lo pasó en Piedrabuena en decadencia. Murió en 1961 "de viejo" a los 81 años de edad, pues según cuentan sus familiares, no padeció ninguna enfermedad.


"Fue olvidado y nunca entendimos por qué", dice el escritor recordando las palabras de la familia. Probablemente, según considera el autor de la obra, influyeron mucho las envidias de los pueblos en esa decadencia, "sobre todo de las clases pudientes".


Para el régimen, Sánchez tampoco fue de "estos que se apuntan al bando vencedor" y eso siempre le valió las sospechas para los vencedores de que había colaborado con el bando contrario. La realidad es que nunca fue así. Mantuvo la independencia hasta el fin de sus días, aunque eso le llevara al más profundo olvido.

Photo by Jacob
Photo by Jacob
Photo by Leio
Photo by Marion
Photo by Jason
Photo by Shifaaz
© 2021 Sputnik. Todos los derechos reservados

Fotos: © Cortesía de Eduardo Estébanez

Texto: Iris Ladari Fuentes

Diseño: Alexandra Bondarenko
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала