¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Cantante folclórica, transformista y estrella televisiva: la historia narrada de Carmen de Mairena

© Foto : Cortesía de StoryTelIlustración de Carmen de Mairena para la serie sobre su vida
Ilustración de Carmen de Mairena para la serie sobre su vida - Sputnik Mundo
Síguenos en
Un audiolibro, con guion de Santi Villas y locución de Bob Pop, recupera la vida de esta cupletista española, que murió en marzo a los 87 años sin homenajes debido al COVID-19.
Probablemente, el nombre de Carmen de Mairena no les suene a quienes nacieron en el siglo XXI. Esta mujer alcanzó sus picos más altos de fama en la década de los noventa. Y poco a poco fue desapareciendo de los focos. Hasta que murió el 22 de marzo de 2020, a los 87 años, sin homenajes. El COVID-19 impidió la sepultura multitudinaria y su cuerpo se apagó en sordina, como llevaba haciendo desde tiempo atrás.
Jeisy Escorcia, transexual colombiana de 28 años, pide asilo en España. - Sputnik Mundo
España
Transexual colombiana en busca de asilo: "Dejé de mostrarme como era por rechazo"
Concebida como Miguel Brau el 15 de marzo de 1933, la cupletista creció en el barrio barcelonés de Sarriá. Era una hija de aragonés y catalana a quien la Guerra Civil maduró de golpe. Con solo tres años, la contienda paralizó su existencia. Tuvo posteriormente que emplearse en distintos oficios para sobrevivir y empezó a decantarse por su gran pasión: la copla. Miguel Brau quería ser folclórica. En plena adolescencia ya entretenía a los vecinos con sus representaciones. Y entró a trabajar en algunos de los locales más preciados de Barcelona.

Eran los años 50, época oscura del franquismo donde no solo reinaba la miseria, sino que además se perseguía cualquier actividad fuera de lo que el Régimen consideraba orden. La ley de vagos y maleantes acorralaba las juergas nocturnas donde Miguel ejercía como cantante transformista. En el Copacabana o la Apolo subía a un escenario ya con el apellido de Mairena. Su personaje interpretaba el cancionero español y se rodeaba de algunas personalidades del mundillo como Antonio Amaya, Carmen Sevilla, Marujita Díaz o Pedrito Rico, con quien tuvo una relación sentimental.

Una niña en un escenario - Sputnik Mundo
Internacional
El discurso de una niña transexual que conmovió a los políticos extremeños | Vídeo
Acosado por las autoridades y el corte moral de la dictadura, Miguel de Mairena recibió peleas y noches de calabozo hasta los años 70. La cuerda del caudillo se iba aflojando y decidió cambiar la imagen. Con intervenciones clandestinas fue inyectándose silicona en labios, pecho o caderas. Adoptó así el nombre definitivo de Carmen. Imitaba ya como mujer a sus ídolos de la farándula, con un público cada vez menos fiel.
La caída de sus actuaciones, junto con desgracias personales en el terreno privado, la empujaron a la prostitución. A pesar de la purpurina y la fanfarria, Carmen de Mairena todavía luchaba contra la marginación social y la pobreza. En ese punto de su vida, cuando languidecían las actuaciones y deambulaba por las calles del Raval, saltó a la tele. Con alguna aparición puntual en magacines locales, el programa Crónicas marcianas, presentado por Xavier Sardá, le dio sus momentos más laureados.
Sus apariciones con Javier Cárdenas, mostrándose lenguaraz y rimando obscenidades, la acercaron a grandes audiencias. Su imagen pasó a ser un símbolo de los bajos mundos. Decía con alegría eso de "soy puta y mi coño lo disfruta" o "soy como la Pantoja: polla que veo, polla que se me antoja" entre risas de admiración o burla. Carmen de Mairena juntó lo grotesco con la lástima y ejerció de clown audiovisual hasta sus últimos días. Sus últimas intervenciones fueron en espacios como El Intermedio, Sálvame Deluxe o Espejo público.
Bandera arcoíris, símbolo del movimiento LGBT - Sputnik Mundo
Internacional
Indígenas LGTBI en Brasil luchan contra la doble discriminación
Antes de plegarse definitivamente a la soledad de su piso, siguió dando noticias: fue detenida en dos ocasiones por proxenetismo, resultando libre, y se presentó como número dos a unas elecciones autonómicas con el grupo Coordinadora Reusenca Independent. Incluso participó en dos cintas pornográficas.
La popularidad dio paso al abandono. Su salud se debilitó y la postró en una silla de ruedas. La familia que le quedaba la ingresó en una clínica, donde a veces le organizaban veladas como si siguiera siendo una celebridad. Brindaban con champán en un show ficticio.

Una serie en el confinamiento

Todos estos avatares propiciaron la idea de una serie oral. Tras su fallecimiento, la plataforma Storytel pensó en narrar, a través de su propio testimonio y del de las personas que la conocían, la vida de Carmen de Mairena. El periodista Santi Villas se encargó del guion. La locución estuvo a cargo de Bob Pop. Ambos valoraron la idea, asumiendo las dificultades que propiciaba el entonces confinamiento por el coronavirus. Terminaron entrevistando a unas 15 personas del entorno: su hermana Pilar, compañeros de los bares donde actuó o quienes aparecieron a su vera frente a la cámara, como Cárdenas o Carlos Latre.
"Me asombró cómo se va adaptando a las circunstancias. Es un personaje que va saliendo solo de todo. Carmen de Mairena quería ser famosa desde pequeña y acepta lo que tiene que ir haciendo para conseguirlo", reflexiona Villas en conversación con Sputnik. "Su vida tiene muchos pliegues, muchas contradicciones", añade.
Villas conocía a Carmen de Mairena por sus apariciones en tele e incluso cree haber coincidido con ella en algún sarao de la ciudad condal. Bob Pop igual. "Conocía su faceta más paródica, su figura televisiva de bufón y personaje límite, entre la rabia y el patetismo. Tras narrar su historia para Storytel he descubierto su papel vital en la historia de la represión franquista contra los derechos humanos y la lucha de una mujer por el reconocimiento, la supervivencia y por ocupar un lugar que siempre se le negó", comenta.
Bandera de LGTBI  - Sputnik Mundo
Internacional
Justicia peruana ordena permitir cambio de sexo legal a personas transexuales
Coinciden los dos en lo complicado que era descubrir a la verdadera Carmen. "Creo que lo más auténtico de ella fueron sus mentiras, sus imposturas y sus fantasías, siempre cumplidas a medias y mal", aventura Bob Pop. Repiten sus allegados a lo largo de la serie la palabra "infeliz". Un calificativo que ambos desestiman. "Todos la describen así, pero en realidad es un personaje fuerte, independiente", aclara Villas, enumerando esas fases de su vida en las que optó por una cirugía ilegal o por saltar a un plató a cambio de la mofa pública.
"No sé si le dio tiempo a ser infeliz; creo que la supervivencia le robó todo su tiempo y energía", completa Bob Pop, que ve en ella un ejemplo de "la amargura del éxito" y la relaciona con otro personaje español que vuelve a estar en boga después de su olvido: Cristina Ortiz, La Veneno. "Ambas se convirtieron en un icono sin saberlo", apunta. A este respecto, Villas duda. Dice que no estaba a ese nivel: "La Veneno era un poco la historia de Pretty Woman, sacándola de la calle. Carmen representa la postguerra, el transformismo… Hasta su travestismo tiene frases que ahora sonarían machistas".
© Foto : Cortesía de StoryTelBob Pop narrando la serie 'Carmen de Mairena, una vida trepidante por detrás y por delante'
Bob Pop narrando la serie 'Carmen de Mairena, una vida trepidante por detrás y por delante' - Sputnik Mundo
Su activismo tenía más que ver con la determinación por ser quien quería ser que por defender a un colectivo. "Lo más importante de Carmen es entender que su lucha no fue de género sino de clase. Y ahí perdió", acata Bob Pop, que también considera a la artista como el reflejo del final de una época, la de "la Barcelona más canalla". "Siempre digo que el triunfo televisivo para Carmen fue como las olimpiadas de Barcelona. Se remozó y luego se descubrió que tras esa fachada había quedado mucha miseria detrás", sentencia.
Luis Sepúlveda, escritor chileno  - Sputnik Mundo
España
Fallece en España el escritor chileno Luis Sepúlveda por coronavirus
"Era una señora que cogía un coche de caballos y se paseaba por la Rambla saludando como la reina de Inglaterra, para que la vieran y la saludaran. Para que, en cierta forma, la quisieran. Al final consiguió sentirse, vivir y creerse un personaje conocido. Porque en el micromundo que creó tenía todo: la popularidad de la televisión y el cariño de la gente que antes a lo mejor la miraba mal", agrega Villas.
Adrián Amaya, amigo cercano a Carmen de Mairena, está recogiendo firmas para que le pongan su nombre a una calle de Barcelona. Sería la manera de rendirle el homenaje presencial que no tuvo al morir. Y serviría, quizás, para acercar su figura a quienes aún la desconocen.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала