Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Tecnología
Lo más destacado sobre los últimos avances tecnológicos e innovaciones.

España suma un nuevo satélite: el UPMSat-2 ya está en órbita | Vídeo

© AFP 2021 / ESA/CNES/ArianespaceDespegue del cohete Ariane 5 desde Kourou (Guayana Francesa)
Despegue del cohete Ariane 5 desde Kourou (Guayana Francesa) - Sputnik Mundo
Síguenos en
El satélite UPMSat-2 ya orbita sobre nuestras cabezas. Este ha llegado al espacio de la mano del cohete Vega, que transportaba 53 microsatélites y un dispensador en pruebas de estos pequeños aparatos.

El jueves 3 de septiembre a las 03:52 hora peninsular española despegaba el cohete Vega VV16, construido por la empresa francesa Arianespace, desde la base de la Agencia Espacial Europea en Kurú, ubicada en la Guayana Francesa. Este era su cuarto intento tras ser suspendido el vuelo por la crisis del coronavirus en marzo, el mes de junio por las condiciones meteorológicas adversas en el lugar de lanzamiento y el 2 de septiembre a raíz del paso de un tifón por Corea del Sur, país donde se encuentra una de las estaciones de telemetría que siguen el despegue.

​A bordo de la nave viajaban 53 microsatélites, nanosatélites y cubestats. Entre estos, se encuentra el UPMSat-2, un aparato de 50 kilogramos de peso y una vida útil entre los dos y los tres años. Una tecnología desarrollada por el Instituto Universitario de Microgravedad Ignacio Da Riva, adscrito a la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Es más, en su desarrollo han colaborado más de 70 alumnos de la institución educativa madrileña, que logra poner en órbita su segundo satélite.

Un satélite en el espacio (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Trasladan a Rusia 15 satélites extranjeros para lanzarlos en el cohete Soyuz
El UPMSat-2 cumplirá funciones educativas y científicas, pero, sobre todo, se dedicará a realizar experimentos de innovación tecnológica de interés para empresas españolas y europeas. El artefacto hará pruebas de un magnetómetro experimental de alta sensibilidad, creado por la compañía inglesa Bartington; comprobará el comportamiento de un conmutador térmico miniaturizado de nuevo desarrollo de IberEspacio; monitorizará los efectos de la radiación a bordo y llevará a cabo distintos experimentos de control térmico.

"Un proyecto de tecnología muy avanzada, donde una vez más ponemos nuestra ciencia en el mapa internacional. En el mapa del desarrollo de las grandes tecnologías en el mundo aeroespacial", ha comentado el consejero de Ciencia y Universidades de la Comunidad de Madrid, Eduardo Sicilia.

La llegada de un nuevo satélite español al espacio ha sido muy bien recibida en la comunidad científica del país. El equipo encargado de su construcción ha recibido las felicitaciones de varios investigadores, además de la del rector de la UPM, Guillermo Cisneros, o el ministro de Ciencia, Pedro Duque.

El UPMSat-2 ha sido puesto en órbita por un nuevo instrumento, el Servicio de Misiones de Pequeñas Naves Espaciales (SSMS). Demostrar la viabilidad financiera y técnica de esta herramienta es otra de las partes importantes de este viaje espacial, más allá de los microsatélites.

Lanzamiento del satélite argentino de observación Saocom 1A - Sputnik Mundo
América Latina
Satélite de observación terrestre de Argentina se encuentra en órbita
El SSMS es capaz de lanzar muchos satélites de pequeño tamaño a la vez. Así, cuando el cohete ha alcanzado una altura de 550 kilómetros sobre la Tierra, los microsatélites se han separado del dispensador en el que se encontraban tras seguir una secuencia coordinada.

Si el funcionamiento del SSMS se considera óptimo, se facilitaría el ascenso al espacio de los microsatélites, que, hasta la fecha, suelen depender del espacio extra de los cohetes que ya transportaban un aparato de gran tamaño. No obstante, la capacidad de las naves acostumbra a ser limitada y no todas las misiones cuentan con los requisitos adecuados para transportar satélites de menor envergadura.

Con el SSMS se abaratarían los costes del lanzamiento de microsatélites, habitualmente utilizados por las administraciones, los centros de investigación y la industria para las telecomunicaciones, el desarrollo de nuevas tecnologías y la observación de la Tierra. Precisamente, a esto último se dedicará uno de los microsatélites puestos en órbita. Así, el Simba Cubesat de la Agencia Espacial Europea se encargará de calcular el presupuesto energético global del planeta.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала