Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Año sin Tomatina: la mayor batalla vegetal de España es aplacada por el coronavirus

© AP Photo / Alberto SaizLa Tomatina anual en España
La Tomatina anual en España - Sputnik Mundo
Síguenos en
El último miércoles de agosto es especial en la localidad valenciana de Buñol. En sus calles se celebra la Tomatina, una auténtica batalla campal a base de tomates. Sin embargo, este año sus aceras se quedan secas. El coronavirus ha provocado su cancelación, lo que ocasiona un grave daño a la economía de esta población.

Buñol descansa tranquilo sobre las laderas de las sierras que serpentean a través de la comarca de la Hoya de Buñol. Por sus empinadas calles, suben y bajan sus vecinos. Van a trabajar, al supermercado o a reposar a la sombra de alguna plaza. Con ellos, como marca este 2020, van la mascarilla y el gel hidroalcohólico. El transcurrir de un miércoles cualquiera, un día más en los tiempos del coronavirus.

Участники фестиваля Томатина в Буньоле, Испания - Sputnik Mundo
España
El coronavirus en España obliga a cancelar la fiesta de la Tomatina de Buñol
Sin embargo, el 26 de agosto no es un miércoles más. El sosiego no tendría que ser bandera. El silencio debería resquebrajarse por los gritos de la multitud. Las aceras y el asfalto de Buñol tendrían que teñirse de color rojo. Un tono bermellón por la lluvia de tomates que anuncia que es el día de la Tomatina.

Así se ha hecho desde mediados del siglo XX. El último miércoles de agosto, miles de personas saltan a las calles de esta localidad valenciana para enfrentarse en una auténtica batalla campal. La única arma, tomates maduros. En concreto, casi 150 toneladas, distribuidas por seis camiones entre los asistentes.

La Tomatina en Rusia - Sputnik Mundo
Así se celebra la primera Tomatina en Rusia (vídeo)
Una celebración que reúne a 22.000 personas en Buñol y que fue proclamada en 2002 Fiesta de Interés Turístico Internacional. 50 años antes, este particular festejo estaba prohibido. Y es que, la Tomatina no proviene de la tradición religiosa. Ni tan siquiera de la costumbre medieval. Nace a raíz de una pelea entre los buñoleros en la Plaza del Pueblo. En 1945, durante un desfile de Gigantes y Cabezudos, un grupo de jóvenes decidieron hacerse un hueco dentro de la comitiva de la fiesta. Sus empujones en aquella plaza abarrotada provocaron la caída de uno de los participantes. Este, preso de la ira, comenzó a golpear todo lo que había a su alrededor. En su camino se topó un puesto de frutas y verduras. Allí se suplió de tomates e inició una auténtica batalla vegetal entre los presentes.

Esto volvió a repetirse al año siguiente, el último miércoles de agosto, pero con una diferencia: los vecinos traían los tomates de casa. Y, al igual que en 1945, la Policía Local tuvo que detener este enfrentamiento de hortaliza en mano. Las autoridades locales prohibieron la Tomatina, aunque algunos la celebraban a expensas de ser detenidos. En 1957, los buñoleros incluso se manifestaron para que volviera a ser permitida. Para ello, pasearon por la localidad un tomate gigante dentro de un ataúd, al ritmo de marchas fúnebres. Fue tal el éxito de esta protesta que dos años después la Policía dio luz verde a la Tomatina.

Desde entonces su popularidad no ha hecho más que crecer. En un principio, los asistentes traían sus tomates. En 1975, su organización pasó a depender de Los Clavarios de San Luis Bertrán, asociación del Patrón del Pueblo. A partir de 1980, pasó a depender del Ayuntamiento, que tuvo que limitar el número de participantes para garantizar la seguridad.

Pamploneses en la plaza Consistorial durante el chupinazo - Sputnik Mundo
España
Sin encierros y almuerzos: los 'No Sanfermines' arrancan en Pamplona | Vídeo
En 2020, la Tomatina ha vuelto a desaparecer del calendario. No por la fiereza del combate, como sucediera antaño, sino por responsabilidad. El coronavirus ha barrido con las fiestas tradicionales de España y la batalla vegetal de Buñol no ha sido una excepción. Desde el consistorio municipal lamentan no poder celebrarla, sobre todo porque este año coincidía con su 75 aniversario. Para este tenían preparadas varias actuaciones, además de la presentación del himno Catarsis en rojo, creado por el compositor valenciano Andrés Valero.

Un varapalo para la localidad, sobre todo, a nivel económico, ya que cifran que el sector turístico de la provincia de Valencia perderá hasta dos millones de euros.

"Para muchos bares y restaurantes de la localidad esta suspensión es un desastre, porque en muchos casos la recaudación de hoy suponía la mitad de los ingresos de todo el año", comenta a la Agencia Efe María Vallés, concejala de Turismo y Tomatina de Buñol.

Por ello, el Ayuntamiento de Buñol ha dedicado las partidas destinadas a la fiesta a establecer subvenciones a autónomos o pymes y dar vales de comedor a los alumnos de la población. Pero, la Tomatina 2020 no se queda ahí.

Para no perder el espíritu de la fiesta, la Concejalía de Turismo ha propuesto el #TomatinaChallenge. Así, anima a sus vecinos a grabarse mientras reciben un tomatazo o lanzan uno. La creatividad es parte importante de este reto virtual.

Los chillidos y risas de los participantes en esta propuesta serán lo único que quebrará la tranquilidad de Buñol este 26 de agosto. Un miércoles atípico en esta localidad valenciana, que espera que 2021 le devuelva los ríos de salsa de tomate que corren por su vertical callejero.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала