17:02 GMT +311 Diciembre 2018
En directo
    © Sputnik .

    Alrededor de 145 calderones de la familia de los delfines oceánicos se quedaron varados en la isla Steward, en el extremo sur de Nueva Zelanda. La mitad de las ballenas piloto ya estaban muertas, si bien el resto fue sacrificado al no haber posibilidad de reflotarlas.

    Los responsables locales explicaron que la posibilidad de salvar a los cetáceos era extremadamente baja.

    En consecuencia, "lo más humano que se podía hacer por ellas era sacrificarlas", según explicó el representante del Ministerio de Conservación de Nueva Zelanda, Ren Leppens.

    Los varamientos de ballenas son relativamente comunes en las costas neozelandesas. Pueden ocurrir cuando una ballena se desorienta o si tiene algún problema de salud y decide salir del mar por voluntad propia.

    También: Un tiburón tigre queda varado en la orilla para darle un mordisco a una ballena y casi muere (vídeo)

    Los 'suicidios masivos' de los animales normalmente tienen que ver con enfermedades, errores de navegación, cambios repentinos en las mareas, la persecución de depredadores o las condiciones meteorológicas extremas.

    Etiquetas:
    muerte, costas, animales, ballenas, Nueva Zelanda
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Más vídeos