En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 172
    Síguenos en

    El despido de la investigadora del equipo de inteligencia artificial ética de Google Timnit Gebru conmocionó al mundo. Los motivos y la forma en que fue apartada de su cargo hicieron que Gebru denunciara públicamente el "racismo institucional" de la gigantesca multinacional. ¿Qué pasó?

    Hasta principios de diciembre, la etíope Timnit Gebru era una de las investigadoras más importantes del equipo de inteligencia artificial ética de Google. Junto con otros investigadores de la empresa, Gebru escribió un artículo académico que no gustó a los jefes de su empresa, lo que motivó su censura.

    En el artículo se identificaban fallas en una nueva generación de tecnología del lenguaje, incluido un sistema creado por Google que sustenta el motor de búsqueda de la empresa. Esta inteligencia artificial funciona a partir del "aprendizaje" de lo que se busca y se sube a internet. Dado los sesgos en el lenguaje, y a veces lenguaje de odio, por parte de los usuarios, la tecnología artificial puede generar, a su vez, lenguaje sesgado y de odio.

    El trabajo académico de Gebru y sus colegas fue aceptado por una conferencia académica, tras lo cual un alto mando de Google le exigió a sus participantes que no presentaran el trabajo, o que eliminaran sus nombres de este, a lo que Gebru se negó. 

    Tras el hecho, Gebru envió un e-mail a compañeros de trabajo en el que hablaba acerca de dicha censura, de la necesidad de aumentar la contratación de empleados pertenecientes a minorías, y donde señalaba lo problemático de estos sesgos de la inteligencia artificial que afectan el funcionamiento de la empresa. 

    Además, advirtió que, de no recibir una explicación por parte de la compañía acerca de por qué le ordenaron retirar su nombre del documento, renunciaría. "Tu vida se vuelve peor cuando empiezas a abogar por grupos subrepresentados. Empiezas a hacer enojar a los líderes", rezaba parte del e-mail, según consignó The New York Times

    Al día siguiente, Gebru recibió un e-mail  que decía: "Aceptamos tu dimisión inmediata, desde hoy". De inmediato, se le revocó su acceso al correo electrónico empresarial. Según dijo al The New York Times, lo peor de esto fue lo "deshumanizante" del modo, y cómo los altos mandos de la multinacional se negaron a dialogar acerca de la decisión. "Pueden tener razones para cerrar nuestra investigación. Pero lo más perturbador es que se niegan a discutir por qué", subrayó.

    Según informó el empresario de Google Jeff Dean a sus empleados, la empresa respetó "la decisión de renunciar" de Gebru, a pesar de que ella no presentó la renuncia, y se trató de un despido, como ella misma denunció ese día. En su cuenta de Twitter, Gebru subrayó que la empresa se maneja a partir de lógicas de "racismo institucional".

    ​"Aparentemente la manager de mi manager envió un correo a mis subordinados informando que aceptaba mi renuncia. Yo no había renunciado, había pedido simples condiciones de trabajo e informado que contestaría una vez que volviera de mis vacaciones. Pero creo que ella ya decidió por mí", tuiteó ese mismo día. 

    Ya son más de 2.300 empleados de Google y más de 3.700 académicos del mundo que han firmado una carta en apoyo a Gebru.

    Etiquetas:
    Google, racismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook