En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 221
    Síguenos en

    En el momento de comprar un coche nuevo hay que fijarse en varios factores, y uno de ellos es su interior. Por una parte, un interior con asientos de cuero luce más atractivo y lujoso a primera vista. Por otra parte, el cuero es muy caprichoso y produce ciertos problemas para los conductores, y una buena alternativa serían los asientos de tela.

    Las ventajas de un interior de cuero se destacan a primera vista. Un auto con asientos de piel se ve más lujoso y caro en comparación con los que gozan de asientos de tela. El cuero tiene un olor agradable, además de resistente al desgaste, hipoalergénico y no absorbe olores, pero no todo es tan fácil.

    Hay que tener en cuenta que hoy en día muchos productores de autos llaman 'cuero' a lo que en realidad no lo es. Se trata más bien de cuero sintético, polipiel o ecopiel que se usa para interiores de los autos modernos, afirma el portal rg.ru.

    Principalmente, este material está compuesto por un 30% de algodón y un 70% de poliuretano. En las marcas de lujo suelen usar una capa especial de poliuretano que deja pasar el aire y copia a la perfección la textura del cuero. Además, este material es bastante resistente al desgaste. A simple vista es casi imposible distinguir el cuero real de su copia sintética, mientras que su costo será significativamente más bajo.

    Tanto los asientos de cuero como los de ecopiel conservan muy bien el calor y el frío. Un auto estacionado más de dos horas al sol se convierte en una sauna y al subir una persona puede incluso quemarse si lleva puesto un short o una falda. 

    Lo mismo con el frío: en una noche helada, los asientos de cuero y pseudocuero se convierten en un bloque duro frío. Es más, incluso si dichos asientos se calientan, el calor puede distribuirse de manera desigual al principio.

    Además, todos los tipos de cuero requieren un mantenimiento especial, si no quieres que pierdan el brillo. Al menos una vez al mes habrá que tratarlos con productos especiales. En caso opuesto, el polvo, sudor y la suciedad harán que el cuero se arrugue y se ponga duro y aceitoso. Para protegerlo se utilizan cremas a base de cera y componentes sintéticos que hidratan la superficie y la protegen del agrietamiento. 

    Otro argumento en contra del cuero es que te hace sudar, y ningún sistema de ventilación o perforación soluciona este problema por completo. Este tipo de asientos son bastante resbaladizos y puede ser peligroso para los conductores al hacer un giro brusco. Por esa razón, los autos de carreras prefieren utilizar alcantara, un material suave similar al terciopelo para fijar bien al piloto en su sitio.

    Al final, un asiento de cuero es muy fácil de dañar y caro de reparar. Botones de metal, cigarrillos encendidos, o mascotas en el auto, todo esto es una potencial amenaza para su interior de cuero. Y no bastará con una limpieza, —como en el caso de los asientos de tela— tocará cambiar los fragmentos completos. Además, al venderlo, un interior de cuero viejo y en mal estado puede desanimar a un comprador, incluso si el automóvil en sí está en excelentes condiciones.

    Etiquetas:
    automóviles, asientos, cuero, consejos, coches
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook