En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    Las 'apps' de idiomas son cada vez más populares y millones de usuarios alrededor del mundo las utilizan para aprender una nueva lengua. Sputnik consultó al profesor de Lenguas Extranjeras de la Universidad de Michigan Shawn Leowen acerca de cuán útiles son las aplicaciones y cuál es la mejor manera de aprender un nuevo idioma.

    Las aplicaciones para aprender idiomas se pusieron de moda durante la pandemia de COVID-19. Sin embargo, a menudo estas herramientas tecnológicas son vistas con escepticismo desde la academia, que pone en duda su eficacia para el aprendizaje real de una lengua extranjera. 

    Algunos estudios realizados acerca del aprendizaje en ciertas aplicaciones pueden ser pertinentes para conocer más del tema. Por ello, Sputnik habló con Shawn Leowen, profesor de Lenguas Extranjeras de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos. 

    Leowen también compartía la inquietud sobre qué tanto se puede aprender de un idioma a partir del mero uso del de estas apps, lo que lo llevó a dirigir dos estudios distintos basados en dos de las más populares: Babel y Duolingo.

    Utilizada mensualmente por millones de usuarios de todo el mundo, Babel ofrece 14 idiomas diferentes, desde alemán hasta indonesio. Para la investigación, 85 estudiantes angloparlantes fueron elegidos para estudiar español 10 minutos al día durante tres meses, contó a Sputnik Leowen. 

    Antes de comenzar, cada estudiante tomó un test inicial de vocabulario, para comprobar en qué nivel de español se encontraban. Al finalizar el período de estudio, realizaron el mismo test para verificar cuánto habían mejorado. 

    Resultados sobre Babel

    "Al final de la investigación comprobamos que efectivamente había habido una mejoría por parte del grupo. Ninguno de ellos estaba tomando clases particulares de español, sino que solo habían utilizado Babel", explicó Leowen.

    En un ranking de tres niveles (básico, intermedio y avanzado), con tres respectivos subniveles (básico estándar, básico medio, básico alto, etcétera) alrededor de un 60% de los estudiantes tuvo importantes mejorías que oscilaron entre uno o dos subniveles. 

    "Los resultados me sorprendieron mucho especialmente en la parte oral, evaluada a través de una entrevista, ya que Babel no ofrece demasiadas oportunidades para la producción de texto o para el habla, y se concentra más en la gramática y el vocabulario", señaló. 

    El lingüista señaló dos factores que hicieron la diferencia en los resultados. "No ha de sorprender que el número de horas que cada estudiante dedicó a la aplicación incida en el resultado. Naturalmente, quienes más usaron la app fueron quienes obtuvieron mejores resultados", puntualizó. 

    Para Leowen, el resultado más interesante fue cómo los niveles de motivación que cada integrante manifestó antes de comenzar con el estudio se vio reflejado en los resultados finales. "Esto se vio principalmente reflejado en la oralidad, aunque no demasiado en el área de gramática y vocabulario", subrayó.  

    Conclusiones sobre Duolingo 

    El estudio de Duolingo, algo más acotado, contó con algunos elementos particulares. Solo nueve personas participaron del estudio, incluido el propio Leowen, todas graduadas de la carrera de Lenguas Extranjeras.

    La consigna era cumplir con al menos 34 horas de estudio durante un semestre, y eligieron el turco, ya que se trataba de un idioma ajeno a los participantes. El equipo se basó en un estudio previo de Roumen Vesselinov y John Grego en el que se sostiene que ese es el tiempo requerido para aprender el equivalente de un semestre universitario de español, explicó el profesor. 

    El resultado de las pruebas finales lo sorprendió. Aunque hubo algunas personas que obtuvieron entre un 60 y un 70% de aciertos, la mayoría de los puntajes rondaba el 40%. "No son los resultados que permitirían aprobar la cátedra de turco de la Universidad", admitió. 

    La sorpresa vino porque "uno creería que personas que se dedican al estudio de lenguas extranjeras, teóricamente, serían las más propensas a tener mejores resultados, y la persona promedio que usa Duolingo no es, seguramente, un lingüista", expresó. 

    La mejor forma de aprender un idioma

    Leowen sostiene que, aunque no se trata del modo ideal de aprender un idioma, "son mejor que nada". El veredicto desalentador viene a raíz de que, según él, el problema de estas aplicaciones es que no permiten la interacción con otras personas, especialmente con hablantes del idioma que se está aprendiendo. 

    "Si esta es la única forma en la que estás estudiando una nueva lengua seguro que vas a aprender algo, pero creo que son un poco limitadas. Para mí el aspecto comunicacional es muy importante y estas apps no lo tienen demasiado desarrollado", evalúa. 

    Sin embargo, nuevamente, resaltó que la motivación siempre ayudará a aquél que quiera aprender. "Lo que ocurre con estas apps es que son fáciles de empezar a usar así como de dejar de utilizar", señala, cosa que no ocurre tan fácilmente con las clases de idioma convencionales.

    Para él, las apps pueden ser especialmente útiles para quienes ya están tomando clases universitarias o privadas de un idioma, ya que permite practicar a cualquier hora y en cualquier lugar con ejercicios que "suelen ser atractivos y entretenidos". Pero lo esencial, reiteró, es la interacción con hablantes primarios de la lengua que se estudia. 

    "Una de las cosas más interesantes que tiene internet para mí es que puede comunicarnos con gente de todo el mundo. Eso es especialmente maravilloso ahora, ya que en una época de pandemia y confinamiento todavía tenemos esos recursos que nos permiten permanecer comunicándonos", concluyó. 

    Etiquetas:
    lenguas, idiomas, aplicaciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook