En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 284
    Síguenos en

    En el día en memoria de las víctimas del accidente del barco Estonia el primer ministro del país báltico, Juri Ratas, declaró en rueda de prensa que se hace necesaria una nueva investigación sobre el desastre de 1994 debido a un documental.

    El documental, llamado Estonia: un hallazgo que lo cambia todo —Estonia: The Find That Changes Everything, en inglés—, salió a la luz el mismo día en el canal Discovery. Así, la cinta habla sobre un boquete de unos cuatro metros de largo por más de un metro de ancho en el buque.

    El documental causó revuelo porque en el informe oficial de la investigación —que concluyó en 2009— no se hace mención del agujero. Después de investigar este caso durante muchos años, la Comisión de indagación llegó a la conclusión de que las puertas de proa desprendidas y una fuerte tormenta causaron el hundimiento del barco.

    Suecia, Estonia y Finlandia han ratificado un acuerdo especial según el cual se prohíbe y se penaliza acercarse al Estonia. Si bien los suecos planearon inicialmente cubrir el barco con hormigón y convertirlo así en un sarcófago, finalmente fue cubierto con varios miles de toneladas de grava.

    Sin embargo, el documentalista Henrik Evertsson se saltó las prohibiciones y, a bordo de un robot, bajó hasta el navío. Los expertos entrevistados por los cineastas afirman que dicho boquete en el buque no podría haber sido el resultado de una explosión a bordo. Según el profesor de tecnología marina Jorgen Amdahl, pudo haber sido causado por impactos externos con una fuerza de entre 500 y 600 toneladas.

    A su vez, el exjefe de la Comisión de Estonia responsable de investigar el accidente, Margus Kurm, apuntó a que la causa pudo haber sido el choque contra un submarino.

    El Gobierno de Suecia prometió —según el periódico sueco Aftonbladet— que haría todo lo que estuviera en su poder para sacar al buque del fondo del mar Báltico, si bien posteriormente dio un giro de 180 grados. Las autoridades tanto de Estonia como de Suecia y Finlandia —en cuyas aguas tuvo lugar el accidente— deberán ahora aclarar los nuevos detalles a los que aduce el documental.

    Según la columnista de Sputnik Irina Alksnis, la prohibición de acercarse al buque y haber intentado sepultarlo bajo cemento llevan a pensar en una conspiración al más alto nivel, y no en una investigación negligente.

    Si bien desde el momento del naufragio ya han pasado 26 años, todavía muchos sobrevivientes del Estonia y los familiares de las víctimas siguen vivos. 

    El primer ministro sueco de entonces, Karl Bildt, y su sucesor en el cargo, Ingvar Carlsson, se han negado a hablar sobre este tema con los periodistas, según destaca Aftonbladet.

    El buque Estonia viajaba de Tallin a Estocolmo (Suecia) y naufragó la noche del 28 de septiembre de 1994 en la zona de responsabilidad de Finlandia. Viajaban 989 personas a bordo, de las cuales 137 sobrevivieron y 852 fallecieron. Solo fueron recuperados 94 cuerpos. El naufragio sigue siendo el de mayores dimensiones en aguas del mar Báltico en tiempos de paz.

    Etiquetas:
    investigación, naufragio, accidente, hundimiento, documental, buques, mar Báltico, Finlandia, Suecia, Estonia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook