En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 255
    Síguenos en

    El futuro de la gata Gli, de 16 años, ha sido ampliamente discutido en la sociedad turca desde que el Gobierno del país decidió reconvertir a Santa Sofía en una mezquita, tras haber funcionado como museo durante décadas.

    Umut Bahceci, una guía turística turca que administra la cuenta de Instagram del gato Gli, posa con el animal en la mezquita Santa Sofía
    © REUTERS / Umut Bahceci/HagiaSophiaCat
    Umut Bahceci, la guía turística turca que administra la cuenta de Instagram del gato Gli, posa con el animal en la mezquita Santa Sofía

    La felina con más de 71.000 seguidores en Instagram vive en los alrededores del templo y es muy querida por los turistas. La fama del animal se debe parcialmente al expresidente estadounidense Barack Obama que, durante su visita a Turquía en 2009, acarició al gatito.

    Ante el cuestionamiento de la población, las autoridades han dejado en claro que Santa Sofía seguirá siendo el hogar del animal.

    Ibrahim Kalin, portavoz del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, informó que Gli, así como todos los otros gatos que viven en el área se quedarán donde están.

    "Ese gato se ha vuelto muy famoso, y hay otros que aún no se han hecho tan famosos. Ese gato se quedará allí, y todos los gatos son bienvenidos a nuestras mezquitas", dijo Kalin a Reuters.
    View this post on Instagram

    A post shared by Ayasofya Kedisi Gli (@hagiasophiacat) on

    El 10 de julio, el Consejo de Estado de Turquía anuló la decisión de 1934 que había convertido a Santa Sofía en un museo. La decisión de reconvertirla en una mezquita provocó fuertes críticas de numerosos países y organismos internacionales.

    Etiquetas:
    mascotas, animales, Turquía, Santa Sofía, gatos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook