En directo
    Sociedad
    URL corto
    51826
    Síguenos en

    El 11 de junio de 1970, falleció en Nueva York Alexandr Kérenski, uno de los primeros líderes democráticos rusos que desempeñó un papel clave en el derrocamiento de la monarquía. 

    El primer ministro del Gobierno provisional ruso que se formó en Petrogrado después de la abdicación del último zar de Rusia, Nicolás II, durante la Revolución de Febrero de 1917, fue calificado por sus contemporáneos como una persona excéntrica y contradictoria.

    Kérenski (centro) junto a los miembros del Gobierno provisional
    © Sputnik /
    Kérenski (centro) junto a los miembros del Gobierno provisional

    El ministro de Exteriores del Gobierno provisional, Pável Miliukov, calificó a Kérenski como una persona cuyo "hábito de glorificarse a sí mismo" pasó a ser sistemático. Esta fue la razón por la que se le ofreció el puesto de ministro de Justicia. 

    Miliukov acusó a Kérenski de liberar al revolucionario León Trotski y de "prohibir al Estado Mayor continuar arrestando a los bolcheviques", además de suspender el desarme obligatorio de los partidarios de Lenin.

    El reconocido empresario Nikolái Vrángel, a su vez, subrayó que Kérenski —quien, según él, no era "nada más que un bufón"—  "no destacaba por sus talentos, inteligencia ni conocimientos", aunque tenía otras cualidades: "La confianza en sí mismo y la arrogancia". Y esto fue lo que pronto le permitió convertirse en el líder del Gobierno provisional.

    Alexandr Kérenski (izda.) en el campo de batalla
    Alexandr Kérenski (izda.) en el campo de batalla

    En su libro de memorias En el frente interior, el atamán cosaco y teniente general del Ejército Imperial Ruso Piotr Krasnov recordó que a Kérenski, al que tachó de "diletante", no le gustaba pedir consejos: en vez de esto, prefería dárselos a los demás.

    "Cuando era ministro de Justicia, no dije nada. Pero cuando se convirtió en el ministro militar y de la Armada, me molestó mucho. ¿Cómo puede serlo durante una guerra una persona que no entiende nada del ámbito militar?", se preguntó.

    Tras el fracaso de la campaña de Krasnov en Petrograd, Kérenski huyó a Finlandia. Más tarde, regresó a Petrograd, y varias semanas después, se trasladó a Moscú, de donde iba a mudarse a Samara, donde en ese momento se formó KomUch, el primer Gobierno antibolchevique de Rusia. Finalmente, optó por emigrar al extranjero.

    En junio de 1918, arribó a Londres, donde más tarde fue recibido por el entonces primer ministro británico David Lloyd George. Según reveló el propio Kérenski en su libro de memorias, fue él la primera persona en explicar a Lloyd George el panorama completo de la Guerra civil en Rusia. Luego, se mudó a París, donde se reunió con el primer ministro Georges Clemenceau, quien prometió "prestar toda la ayuda necesaria a las fuerzas patrióticas de Rusia".

    En el exilio, trabajó como editor en el periódico Dni (Días, en español) y llevó una vida social activa. Fue autor de varias publicaciones, en las que analizó los acontecimientos que derivaron en la Revolución de Octubre.

    En 1940, emigró a Nueva York junto a su segunda esposa, la periodista australiana Lydia Tritton, quien también era su asistente personal. Alquilaron un pequeño apartamento donde a menudo recibieron a otros críticos del comunismo. En EEUU, se convirtió en un favorito de los emigrantes rusos: cientos de personas asistían a sus conferencias.

    Kérenski en un discurso en Washington en 1938
    Kérenski en un discurso en Washington en 1938
    En octubre de 1948, Kérenski publicó una carta abierta a Iósif Stalin en la que lo acusó de imponer el totalitarismo en Rusia y Europa. En las décadas de 1940 y 1950, creó una enciclopedia de tres volúmenes titulada La historia de Rusia desde la antigüedad hasta comienzos del siglo XX, y en las décadas posteriores, trabajó como profesor en el Instituto Hoover de la Guerra, la Revolución y la Paz de la Universidad de Stanford.

    En 1966, Kérenski refutó uno de los mitos que siempre habían rodeado a su persona. Según una leyenda, en octubre de 1917, huyó del Palacio de Invierno vestido con ropa de mujer para que los bolcheviques no lo detuvieran.

    "¡No lo hice, no! Me fui en mi auto. Fui a la ciudad de Gátchina para apresurar a las tropas", reveló en una entrevista con el periodista Guenrij Borovik.

    Sus últimos años Kérenski los vivió solo en su apartamento de Manhattan. Una vez que fue diagnosticado con cáncer de intestino, fue internado de emergencia en el Hospital de San Lucas. Falleció el 11 de junio de 1970 a la edad de 89 años. Más de 350 personas asistieron al funeral del revolucionario ruso.

    Etiquetas:
    Alexandr Kérenski, revolución
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook